Ir al contenido principal

Hábitat Humano

OPINIÓN de Mauricio Castaño H., Colombia.-  A donde fueres haz lo que vieres, y mejor aún, la tecno economía o si se quiere las obras de infra estructura dictan pautas de comportamiento y no al revés. Es equivocado afirmar que la cultura, los ciudadanos conscientes son los que motivan determinadas prácticas. En estos tiempos de la moderna industria ha generado pautas de comportamiento, las vías rápidas y las largas distancias obligan a viajar en automotores y no sólo eso, en los mismos conglomerados citadinos en donde los ritmos son rápidos todos quieren ir veloces en cualquier dispositivo que no sean sus propios pies. Digamos que la Revolución Industrial ha generado todo un desarrollo económico que ha construido su propio espacio acorde a sus necesidades y las personas no hacen más que acomodarse a sus dinámicas, por ello decimos que la cultura, los comportamientos humanos son subsidiarios de aquella, la voluntad interior de la persona no es responsable del caos.




En nuestro tiempo actual en las ciudades en las que vive más del setenta por ciento de la población, se denuncia permanentemente de lo mortífero de la contaminación ambiental que hace toda la industria, a un grado tal que amenaza de muerte a sus habitantes. Tomemos un ejemplo cercano de la ciudad de Medellín, en donde se ha declarado la alerta ambiental. El aire que se respira no es apto para la salud humana, contiene material particulado seis veces más al permitido en el mundo, es tan grave que puede matar personas. La polución de la industria fabril, del parque automotor, la topografía cóncava y la falta de vientos hacen que la contaminación se condense y respiremos veneno.

Los dirigentes bailan al ritmo de los intereses económicos, la tecnocracia instalada en la ciudad es más bien ramplona, ajenos a desarrollos sostenibles de estos hábitats y del planeta mismo. Estimulan la industria del cemento y automotriz de sus amigos sin importar la sinrazón, esta ciudad pequeña que es Medellín con menos de 3 millones de habitantes, no tiene más espacio para los más de un millón cien mil automotores, y si a ello le sumamos que el combustible es el peor y costoso que se consume en el mundo. El anterior mandatario se aventuró en hacer grandes vías para los vehículos que ya no caben, es como si al obeso le dieran como solución una correa más larga y con más huecos para amarrar su barriga creciente en vez de ponerlo a dieta.

Pues bien, hemos dicho que la tecno economía dicta pautas de comportamiento, de costumbres, y nos parece que la decisión política debe estar a favor de impulsar obras de infraestructura que estimulen el uso de transporte limpio como la bicicleta eléctrica con buenas ciclo rutas, el transporte masivo cómodo. La dirigencia debe ser inteligente en no decidir sólo para unos cuantos amigos que quieren hacen fortuna con poco esfuerzo y sin importar los daños a la ciudad, a la salud pública. Los atascos hablan de lo irracional de los demagogos que no tienen otro norte que el de la especulación. El énfasis debe darse más en el desarrollo tecno económico responsable y sostenible, responsable con el hábitat humano.

Comentarios