Ir al contenido principal

La Eurocámara aprueba el CETA con el voto favorable socialista y conservador


IU responsabiliza al PSOE de colocarse “en el ala más derechista” de los socialistas en Europa al sumar sus votos al PP y C's

Marina Albiol cree que la aprobación hoy del tratado con Canadá es “un golpe a la democracia" por hacerse antes de la ratificación en los parlamentos estatales, mientras Paloma López destaca que con este acuerdo “se perderán al menos 200.000 puestos de trabajo”



El Parlamento Europeo ha aprobado hoy el tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el Canadá, más conocido como CETA. Finalmente, los votos favorables han sido mayoría con 408 frente a 252 votos en contra. El tratado entrará en vigor de manera provisional hasta que los 28 parlamentos de los estados miembro lo apruebe, un proceso que probablemente concluirá en abril.

Izquierda Unida, a través de su portavoz en el Parlamento Europeo y responsable federal de Relaciones Internacionales, Marina Albiol, ha responsabilizado hoy a los eurodiputados del PSOE de haberse situado “en el ala derecha” del grupo socialdemócrata de la Eurocámara tras votar a favor de la ratificación del Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre la Unión Europea y Canadá. La eurodiputada ha denunciado que la aprobación de este tratado supone “un golpe a nuestras democracias” al ejecutarse antes de pasar y debatirse por los parlamentos estatales. “Esto -dijo- no es el final de la lucha contra el CETA; se abre una nueva etapa y debemos seguir presionando en las calles”.

Albiol insistió en el hecho de que “el PSOE se ha posicionado con el voto a favor del CETA en el ala más derechista de la socialdemocracia europea. Su voto, sumado al de PP y Ciudadanos, demuestra que la Gran Coalición que gobierna el Estado español también opera en la Unión Europea, con un Grupo Socialdemócrata completamente subalterno a los intereses de las grandes corporaciones”.

Defendió también el voto nítidamente en contra por parte de Izquierda Unida y del Grupo de la Izquierda Unitaria/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) en el que se integra, frente a los ataques de socialistas y conservadores. Éstos coincidieron durante el debate en equiparar la posición de la izquierda con la de Marine Le Pen y el supuesto proteccionismo económico de Donald Trump.

“A los socialistas sólo hay que recordarles que lo malo no es votar igual que otras posiciones por motivos completamente opuestos, sino que ellos voten igual que el PP porque comparten sus políticas y posiciones. Tenemos detrás una historia ligada al antifascismo y de defensa de la memoria democrática que deberían respetar mucho más”, indicó la dirigente federal de IU.

El CETA ha sido aprobado finalmente por 408 votos a favor, 254 en contra y 33 abstenciones. Ahora debe ser ratificado en los parlamentos estatales. El hecho de que el texto haya pasado antes por la Eurocámara es para Albiol “una trampa a la democracia” porque entra en vigor de forma provisional y ya no podrá ser modificado.

Marina Albiol explicó que “es la primera vez que un texto legislativo se aplica antes de ser debidamente aprobado. Ello supone todo un chantaje a la ciudadanía y a los parlamentos, además de una prueba del valor que las instituciones europeas y los poderes económicos le dan a la democracia cuando contraviene sus intereses”.

Por su parte, la eurodiputada de IU Paloma López ha apuntado que el CETA “es una grave amenaza” para los trabajadores y las trabajadoras europeos, las pequeñas y medianas empresas, las relaciones laborales y los salarios”.

“La Comisión de Empleo de la Eurocámara -recordó- votó en contra del CETA porque Canadá no ha firmado el convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la negociación colectiva. Además, hay informes de la Comisión Europea que se han posicionado frente al acuerdo porque su aplicación tendrá como consecuencia una fuerte destrucción de empleo”.

Se calcula que “se perderán al menos 200.000 puestos de trabajo”, por lo que “lamentamos que el Parlamento haya ignorado hoy sus propias palabras y haya preferido defender a las grandes multinacionales antes que a sus propios trabajadores”, detalló.

El hecho de que Canadá no haya firmado dicha convención de la OIT es, además, clave a la hora de pronosticar que “se van a desequilibrar claramente las relaciones laborales en favor de las multinacionales”, que “tendrán a los tribunales de arbitraje para atacar los derechos de los trabajadores”.

Paloma López advirtió de que este tratado comercial traerá “más pobreza y desigualdad”, como consecuencia de la “caída de salarios generalizada” que acarrea, además de ser una fuente de “desempleo de larga duración”.

Ambas eurodiputadas de IU han agradecido la implicación de los activistas que se han desplazado hoy hasta Estrasburgo y han recordado que “la batalla no está perdida”, por lo que han llamado a continuar con la lucha en las calles, en la nueva etapa que se abre de ratificación en los parlamentos estatales.

Comentarios