Ir al contenido principal

La espera que nunca termina

Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, 30 de agosto



La desaparición forzada se ha convertido en un problema mundial que no afecta únicamente a una región concreta del mundo. Las desapariciones forzadas, que en su día fueron principalmente el producto de las dictaduras militares, pueden perpetrarse hoy día en situaciones complejas de conflicto interno, especialmente como método de represión política de oponentes.




Familias brasileñas que conviven diariamente con la espera relatan sobre sus tristezas y también la esperanza que los sostiene en la búsqueda de sus familiares.




Los familiares de personas desaparecidas necesitan convivir diariamente con la ausencia de su ser querido, lo que les causa un profundo sufrimiento y una incertidumbre constante.

Esta pérdida siempre es devastadora para las familias, pero la manera en la que las afecta puede ser diferente para cada una. Con frecuencia, los efectos físicos, emocionales y psicosociales se complican por dificultades jurídicas, administrativas y económicas.

No existen datos oficiales sobre la cantidad de personas desaparecidas en el mundo, pero el CICR estima que ese número alcanzaría cientos de miles. Los Estados tienen la obligación de prevenir la desaparición de personas, de buscar y localizar a las personas desaparecidas y de brindar una respuesta integral en relación con las necesidades de los familiares. Queda mucho por hacer para responder a las necesidades de los familiares y es necesario que las autoridades y la sociedad actúen para dar esas respuestas.

EL CICR desarrolla su acción humanitaria con respecto a las personas desaparecidas y sus familiares en varias partes del mundo, pues entiende que todas las personas, sin distinción, tienen el derecho de saber el destino y el paradero de sus seres queridos y de tener una respuesta adecuada a las necesidades humanitarias derivadas de la desaparición de un familiar.



La desaparición forzada se usa a menudo como estrategia para infundir el terror en los ciudadanos. La sensación de inseguridad que esa práctica genera no se limita a los parientes próximos del desaparecido, sino que afecta a su comunidad y al conjunto de la sociedad.

La desaparición forzada se ha convertido en un problema mundial que no afecta únicamente a una región concreta del mundo. Las desapariciones forzadas, que en su día fueron principalmente el producto de las dictaduras militares, pueden perpetrarse hoy día en situaciones complejas de conflicto interno, especialmente como método de represión política de los oponentes. Es motivo de especial preocupación:

el acoso de los defensores de los derechos humanos, los parientes de las víctimas, los testigos y los abogados que se ocupan de los casos de desaparición forzada;
el uso por los Estados de la lucha contra el terrorismo como excusa para el incumplimiento de sus obligaciones;
y la todavía generalizada impunidad por la práctica de la desaparición forzada.
Debe prestarse también especial atención a los grupos de personas especialmente vulnerables, como los niños y las personas con discapacidad.

El 21 de diciembre de 2010, la Asamblea General, en virtud de la resolución A/RES/65/209 Documento PDF, expresó su preocupación, en particular, por el aumento de las desapariciones forzadas o involuntarias en diversas regiones del mundo, como los arrestos, las detenciones y los secuestros cuando son parte de las desapariciones forzadas o equivalen a ellas, y por el creciente número de denuncias de actos de hostigamiento, maltrato e intimidación padecidos por testigos de desapariciones o familiares de personas que han desaparecido.

Asimismo, la resolución acoge con beneplácito la aprobación de la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas y decide declarar el 30 de agosto Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que comenzará a observarse en 2011.

Las madres y los familiares de las víctimas de desaparición forzada organizan una protesta el Día de la Madre en 2012 en Ciudad de México, México para exigir justicia. Foto: ACNUDH
https://www.icrc.org/pt/afaltaquevocefaz

Comentarios

Publicidad

Publicidad

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible