Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como ANA CUEVAS

Píntame angelitos negros

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Cuando vi las imágenes no podía creerlo. No se trataba de mercancías o animales capturados para ser posteriormente objeto de subasta. Eran, son, seres humanos. Mujeres, hombres y niños de origen subsahariano y piel negra que llegan hasta Libia huyendo de la pobreza, la guerra o el terrorismo. Y una vez allí, caen en manos de las mafias esclavistas que los torturan para ser vendidos a otros desalmados que, tras hacer lo propio, tratan de extorsionar a las familias de los cautivos a cambio de su supuesta libertad.

¡El fascismo es alegría!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Solo por haber amenazado de muerte a varias personas (incluida la alcaldesa madrileña), colectivos enteros, etnias, periodistas o cadenas de televisión. O por hacer arrebatadas loas a Hitler añorando esas chimeneas de los hornos crematorios que, según afirman, hoy se necesitan más que nunca para eliminar "rojos" y "guarros". Solo por unas cuantas, muchas para ser sinceros, desafortunadas frases colgadas en su chat profesional de policías municipales haciendo uso de su legítimo derecho de libertad de expresión... les llaman malas personas. ¡No es justo!

¿Todos a la cárcel?

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Cuando parecía que la cosa estaba un poco más tranquila en Catalunya con el anuncio de elecciones en diciembre, un nuevo giro de guión ha vuelto a poner el patio hecho unos zorros. El ingreso inmediato en prisión de la mitad del Govern no ha sido, evidentemente, una decisión estrictamente legal. El estado español no es partidario de ningún tipo de independencia, tampoco de la judicial. Y la encarcelación de Junqueras y los Consellers solo puede tener un propósito: avivar la indignación del pueblo catalán y satisfacer la sed de venganza que reclaman Ciudadanos y un gran número de españoles convenientemente envenenados.

Más madera para nuestra propia hoguera

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- He de admitir que una tristeza bruna me oprime el corazón cuando contemplo el fantasmagórico paisaje que ha dejado el fuego a su paso por el norte. Como una fuerza diabólica e implacable arrasó con la vida de personas animales, árboles, casas, granjas, trabajo e ilusiones reduciéndolo todo a unas cenizas negras que ahora se filtran por los acuíferos y contaminan el suelo, los ríos y la costa gallega. Es lo que se denomina una catástrofe medioambiental.

Rompiendo España...a hostia limpia

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Mariano Rajoy declaró que, gracias a la intervención de las fuerzas policiales, el referéndum independentista no se había celebrado. Aunque no fue así exactamente. Desde primera hora de la madrugada era evidente que, al haber sido desmantelada la infraestructura logística, no se podría garantizar una consulta que cumpliera con los mínimos requisitos imprescindibles. Luego, amén de ser ilegal, el asunto se había quedado en una mera performance sin más validez que la de manifestar el sentimiento de un considerable número de ciudadanos catalanes. Algo no desdeñable, por otro lado.

Marianico en "Washingtón"

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Como ya es costumbre en nuestro presidente siempre que el país se ve agitado por una crisis de enjundia, Mariano pone tierra de por medio. Pero esta vez no ha sido algo tan banal como un partido de fútbol lo que le ha servido para distanciarse del problema de turno. Rajoy ha cruzado el charco hasta el mismísimo corazón del Imperio para entrevistarse con el Sumo Sacerdote, con el oráculo del tuit, con ese adonis rubio de tez anaranjada y fluido verbo que aprendió diplomacia en algún manicomio llamado Donald Trump.

Instalado dictadura

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Entre las docenas de chistes y memes que circulan estos días por la red, sobre las medidas que se están tomando para impedir el referéndum catalán, he leído algunos que me parecen geniales. Por ejemplo uno que sugiere a los organizadores que escondan las papeletas para votar... en las cunetas porque allí nunca miran. Humor negro, esperpéntico, como no podía ser de otra manera dada la situación valleinclanesca que atravesamos, ¡y cuándo no! los carpetovetones. Pero declarar un estado de excepción en Cataluña no tiene ninguna gracia.

La policía del pensamiento

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Parece ser que no basta con cometer un delito para ser un criminal. Según el criterio de algún juez que vive anclado emocionalmente al franquismo, es suficiente con pensar o debatir sobre el asunto. Ya saben, como en el catecismo, que se puede ser pecador de pensamiento aunque seas un ser virtuoso en tus actos cotidianos. Hay que domesticar esas cabecitas locas que, a fuerza de darle al caletre, se pueden venir arriba y sacar los pies del tiesto. Y si no lo hace el temor a dios, ahí están algunos jueces fascistoides como el que suspendió un acto este domingo en Madrid por considerar que se hacía apología de la consulta independentista.
En un país donde neo-nazis y falangistas exhiben con impudicia y brazo en alto su parafernalia en manifestaciones y actos de exaltación a la dictadura, ¿ resulta ilegal escuchar a unos tipos defendiendo su postura independentista? Algo no me cuadra.

Cómo ser de izquierdas y no morir en el intento

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Supongo que solo soy un patético coletazo de lo que mi maestro Labordeta definió como la izquierda depresiva aragonesa. Parafraseando a Cánovas: Soy de izquierdas (y española) porque no puedo ser otra cosa. Para mí no se trata de la adhesión a un partido político o a una doctrina ideológica concreta. Ser de izquierdas es un sentimiento que nace intuitivamente. Una necesidad moral de contribuir en la medida posible a que cualquier ser humano tenga derecho a un planeta habitable, un trabajo digno, a una sanidad, a una educación de calidad, a una vivienda… y, por supuesto, a la paz y a la libertad. ¿Les parece algo raro o pervertido?

Nazis sin fronteras

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- El asesinato despiadado de una joven anti-fascista en Charlottesville (EEUU) nos descubre que, el país más poderoso del mundo, también tiene los armarios abarrotados de espectros. Hay viejas heridas en la historia que no acaban de curarse. En España sabemos algo sobre esto. Aquí no faltan voceros revisionistas de la verdad histórica que niegan, o pretenden pasar página, de miles de crímenes que han quedado impunes. Ejecuciones, fosas abandonadas, torturas, violaciones... Todo se barre convenientemente bajo la alfombra del olvido. Si no, ¿cómo sería posible que el partido en el gobierno hubiera sido fundado por un ministro franquista? De aquello que no se habla, no existe. Invirtiendo la carga de la prueba, se tacha de revanchistas a quienes claman justicia. No se puede cimentar un gran país sobre la humillación y el desprecio a las víctimas de la dictadura. Sobre falacias e hipocresía. Así nos va.

Sobre lobas feroces y cerdos gilipuertas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Ser mujer no es una tarea fácil en casi ningún lugar de este planeta. En lo que denominamos el primer mundo, aunque a nivel jurídico y constitucional exista una virtual igualdad, tampoco resulta sencillo. Cierto es que aquí no se nos lapida o se nos encierra bajo un burka, me replicarán muchos. Es verdad. La quema de brujas, o sea de mujeres, son deportes que han quedado en la trastienda de nuestra historia negra. Pero, de alguna manera subsisten en el inconsciente colectivo y, cuando una fémina saca los pies del tiesto patriarcal, a más de uno le entran ganas de volver a apilar madera.

¡Oh Bella Ciao!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.-  "Será la flor, de un guerrillero,
O bella ciao, bella ciao, bella ciao, ciao, ciao.
Será la flor, de un guerrillero,
muerto por la libertad." ( Bella Ciao)

Esos perversos trasvestidos... sin orgullo

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Para mí, existen varios tipos de travestis. Los que de forma libre y voluntaria deciden ponerse ropa que, convencionalmente, se considera propia del sexo ¿opuesto? O los que se mudan de discurso según la tendencia que esté en auge en cada temporada.
Y luego hay otra clasificación, menos glamurosa y más tétrica, que está compuesta por individuos que habitan en el tercer milenio físicamente, que también usan faldas como los primeros, pero que llevan a Torquemada tatuado en el corazón. En esa categoría ha entrado arrasando por pleno derecho un cura de Hospitalet de Llobregat, mosén Custodi Ballester, que en mitad de una homilía se marcó un streep-tease emocional y vomitó su homofobia sobre los sobrecogidos parroquianos. Nada nuevo perteneciendo a una institución tan respetuosa y asertiva con los derechos y libertades sexuales de los seres humanos. Pero como la hoguera y el potro ya forman parte de nuestro glorioso pasado, ahora se conforman con llamarte en…

Quemando la casa

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Algo me dice que los más célebres negacionistas del cambio climático como Trump, Putin, Aznar o el primo de Rajoy no combaten la pertinaz canícula que nos asola con un folio reconvertido en abanico. Seguro que desafían los perversos peligros que encierra el aire acondicionado, según afirma algún consejero de salud autonómico, para no sudar la gota gorda. Y será por eso (porque viven aislados en una burbuja térmica, fresquita y confortable) que siguen manteniendo que esto del cambio climático es una chorrada inventada por izquierdosos, progres y apocalípticos. No vayan a pensar que su obstinada negación podría proceder de siniestros vínculos con las grandes industrias petroleras. Eso sería entrar en la conspiranoia, ¿no?. Bueno, el caso es que mientras medio mundo se achicharra, grandes masas forestales arden pasto de las llamas, avanzan las superficies desérticas y se avecinan masivas migraciones humanas huyendo de las consecuencias, la última cumbre in…

Huevos rotos fusilados

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Si les contara que he visitado un restaurante en Alemania donde el plato estrella del menú se llamaba: "Esencia de judío ahumado a la cámara de gas" , ustedes me dirían que he perdido el juicio. Que miento como una posesa puesto que tal burrada no sería consentida ni de coña en el país teutón. Pues dirían bien. Los alemanes desprecian ese sentido del humor chusco, casposo y ofensivo. Incluso lo consideran un delito. Pero en Carpetovetonia, cuna del esperpento, la percepción del "humor" toma dimensiones delirantes y se tiene más manga ancha. Eso sí, dependiendo de donde venga el chascarrillo claro. Resulta que en España existen bares y restaurantes manifiestamente franquistas que hacen ostentación de toda la parafernalia de ideología fascista con premeditación, alevosía y diurnidad.

Las hijas muertas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Apenas se habla de ellas. Los informativos hacen una breve reseña en la sección de sucesos sobre unos hechos que se repiten con tanta frecuencia que parecen solo frías estadísticas. Casi no hay lugar a ponerles un nombre, una cara, una biografía que las reivindique como seres humanos plenos de anhelos e ilusiones, no como anónimas víctimas. Fallecen, dice la prensa, a manos de sus maridos, compañeros o de un tarado que se siente despechado y por ello con derecho a arrebatarles la vida. En realidad, son asesinadas porque algunos hombres entienden a la mujer como un objeto, ni siquiera una mascota. Estranguladas, acuchilladas, molidas a golpes, a menudo delante de sus hijos. Esos hijos que pasan a ser parte del sangriento plan del criminal, a veces su propio padre. ¿Qué mejor manera de intentar saciar su irracional odio que aniquilar lo que esas mujeres más querían? Y si sobreviven, arrastrarán toda la vida el horrible estigma de saber que fue papá quien …

Risas tontas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- ¡A ver a quién no le da la risa tonta después de dar un repaso a la actualidad!. Porque hay que reconocerlo. Los escándalos van saliendo como una ristra de chorizos (nunca mejor dicho) y eso que se zancadillea a la justicia con la pericia de un futbolista marrullero. Pero oye... y lo que nos desternillamos con esta fauna, ¿acaso no vale un imperio? O una nación o dos. Lo digo porque, según el CIS, PP y PSOE siguen capitaneando la intención de voto de los cachondos españoles. Y el Artur Mas, heredero del abad Pujol y su trajín de "misales" por los confesionarios suizos, aparece ante los nacionalistas catalanes como el mismísimo Moisés separando las aguas del Ebro para liberar a su pueblo del yugo carpetovetón.

Voracidad y diente

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- "Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente,
los que entienden la vida por un botín sangriento:
como los tiburones, voracidad y diente,
panteras deseosas de un mundo siempre hambriento."
Miguel Hernández

Las cloacas del Estado

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- No sé cómo lo vivirán ustedes pero servidora tiene la sensación de ser una extra involuntaria de una película de cine negro. Lo malo viene cuando la película se convierte en culebrón y, en cada episodio, nos toca palmar a los mismos. Vamos, a los atónitos ciudadanos de Carpetovetonia que, visto lo visto, hemos sido saqueados a diestra y siniestra durante décadas por aquellos que se autocalifican servidores públicos. Es verdad que, mientras nos robaban la cartera en suelo patrio, los gangsters nos ilustraban acerca de lo mal que iban las cosas en Venezuela. Pero no es de extrañar porque, en un quiebro de esta cascabelera ¿última? trama, han salido a relucir los "negocietes" que el ex-presidente de la comunidad madrileña y su abigarrada familia tenían con los chavistas. De ahí esa insistencia con el país del otro lado del océano. Conocen el percal de primera mano. Los tentáculos de la cosa-nostra habían cruzado el charco para extender su mierda …

El ataque de las ranas psicotrópicas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- En un lugar llamado España acaecen a cada momento fenómenos paranormales cuya explicación no puede hallarse dentro de los límites de lo racional. Hechos insólitos que causarían la risión al más sosainas y apático de los mortales. Como esa denuncia que planea sobre un concejal gallego por un cartel de carnavales que mostraba un monigote disfrazado de Papa dándole al tintorro copa en ristre. Si ya suena raruno que el origen de la denuncia venga de una asociación de viudas que dicen haber visto ofendida su sensibilidad religiosa, más ridículo resulta que se haya admitido a trámite. Solo puedo pensar que el monigote no es el único que empina el codo. O será algún juez cachondo con muy poco trabajo. Tengo entendido que nuestro sistema jurídico es nutrido, impecable, apolítico y no está nada, nada colapsado. ¿O es al revés?

Publicidad

Publicidad

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible