Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como ILKA OLIVA

Cristina y su terquedad de yegua

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Modestia aparte, Cristina además de mujer es yegua y morocha, (como dicen los argentinos) vaya que ya quisieran muchas ser yeguas como ella. En mi pueblo, que queda en el oriente de Guatemala y que colinda con El Salvador, árido como él solo, en aquellos cerros yermos, es común que uno al referirse a una mujer diga yegua o potranca, nadie se ofende, porque no se dice para ofender, es un halago y una afirmación. Son honores que solo la gente de pueblo agradecemos. Pero claro, uno tiene que convivir con los animalitos (que son nuestra familia) para entender el contexto, nadie de la capital lo entendería. Porque nadie que no ha convivido con ellos conoce su naturaleza. La mujeres en esencia somos muy parecidas a las yeguas.

Reestructuración del Plan Cóndor en Latinoamérica

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- No importa quién sea el presidente de turno, el sistema capitalista es el mismo. Con cada cambio de administración se producen reajustes, que vienen de la mano de los egos personales de cada presidente, pero el Plan Cóndor es el mismo, no se mueve de lugar, está instalado de forma permanente. Lo que se producen son reajustes de acuerdo al tablero político del neoliberalismo y del progresismo en la región.

Mi encuentro con el Che

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Tenía 16 años cuando escuché por primera vez hablar de Ernesto “Che” Guevara, yo estudiaba magisterio de Educación Física y el R, que me doblaba la edad, egresado de la misma escuela, trabajaba en la Dirección General de Educación Física, que quedaba a un costado de la escuela, éramos amigos, éramos amigos porque yo no aceptaba ser su novia, pero él siempre estaba ahí, como pretendiente de planta, me acompañaba por las tardes a la parada de autobús en la 4ta. Avenida y 18 calle de la zona 1, en la capital guatemalteca. Nos íbamos desde la 12 avenida, por toda la 18 calle y él aprovechaba para hablarme de guerrillas, trova y revoluciones.

Paria

OPINIÓN de Ilka OLiva Corado.- De niña recuerdo que después de vender helados en el mercado los fines de semana, regresaba a la casa al filo de las dos de la tarde, (entre semana a las 12:30 porque a la 1 entraba a estudiar) y agarrábamos camino con mis amigos, costal en la mano cada uno, a recoger basura de casa en casa para irla a tirar al barranco, nos pagaban 25 centavos por costal.

Liquidar a Venezuela porque muerto el chucho se acabó la rabia

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Estamos a un pelo de que Estados Unidos y su jauría, invadan Venezuela. Los primeros es abrir espacio terrestre, marítimo y aéreo serán Brasil, Colombia y Argentina, sus gobernantes ya están a gatas. ¿Alguien le creyó el cuento de La Paz a Juan Manuel Santos? Irán con sus tanquetas oxidadas a lanzar bazucazos a sus hermanos: de sangre, de leche, de corazón y de patria.

Los inmigrantes indocumentados en la administración Trump

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Cualquier forma de lucro a costillas de los migrantes indocumentados es una ganga. Es un negocio rentable, muy rentable como el de la trata de personas para fines de explotación sexual, laboral o tráfico de órganos, es por eso que quienes más lo sufren son los parias, ¿quién por ellos?

Resistir, resistir, resistir

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Hubiera resultado tan fácil que Cristina al siguiente día de terminado su mandato presidencial en Argentina, agarrara sus tiliches y se largara al extranjero; total que había cumplido lo que le correspondía como jefa de gobierno. Lo mismo hubiera hecho Dilma cuando le dieron el golpe de Estado, lo más fácil: largarse y no voltear atrás. Pero se quedaron y no para estar de brazos cruzados, lo mismo que Lula que no ha parado un día.

El norte, la emigración inminente

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- El norte no siempre es Estados Unidos, el norte, para los migrantes y desplazados es un lugar lejano al que van en busca de la utopía. Obligados por las circunstancias, esas circunstancias tienen responsables: un Estado inoperante, un sistema avasallador por tradición y una sociedad inhumana e insensible.

Madres a consecuencia de una violación

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- A esta hora en cualquier calle, bar, rincón, casa y montarral de Latinoamérica, están violando a una niña, adolescente y mujer, en los próximos cinco minutos serán docenas más de abusadas, al medio día serán cientos y al llegar la noche, miles. De ellas la mayoría serán golpeadas, muchas asesinadas en crímenes de odio, algunas desaparecerán y jamás se sabrá de ellas, posiblemente mueran en los infiernos de la trata de personas; y de otras aparecerán sus cuerpos desmembrados en cualquier calle, en una bolsa de basura o un costal. De esas niñas, adolescentes y mujeres violentadas, cientos quedarán embarazadas.

Transgredidas, testimonios de sobrevivientes de la violencia de género

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.- Transgredidas es uno de los libros que más me ha costado escribir, me ha dolido, lo he llorado y lo he sentido en carne viva, porque son relatos de testimonios e historias de niñas, adolescentes y mujeres que sufrieron abuso sexual, ya sea en su camino como migrantes indocumentadas hacia Estados Unidos o bien fueron víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual.

El oficio de sirvienta

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado, EEUU.- Últimamente defensores de derechos humanos nos llaman asistentes domésticas, para aminorar el golpe, pero a las cosas por su nombre: somos sirvientas, nuestro oficio es servir.

Nuestra lucha contra los feminicidios en Latinoamérica

OPINIÓN de Ilka Oliva.- El 8 de abril se cumplió un mes del feminicidio de 41 niñas, a las que el Estado de Guatemala violó y quemó vivas. Y también, el 8 de abril apareció el cuerpo de Micaela García, una niña argentina miembro del Movimiento Evita que hace unos días había desaparecido. Micaela, de 21 años estudiaba la carrera de Educación Física, se desvivía por los parias, los negritos esos a los que el clasismo detesta. La violó y la asesinó un violador serial al que un juez dejó en libertad porque según él lo único que tenía era una “perversidad natural.”

La dignidad imprescindible del pueblo ecuatoriano

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- En estos momentos de alegría y fiesta en Latinoamérica por el triunfo de Alianza País, es preciso recordar que todo en la historia contemporánea inició con la ilusión de un Niño Arañero, vendedor de dulces de papaya en las calles de su natal Venezuela; reseño su origen porque estamos hechos de Memoria Histórica e identidad. Niños como Chávez nacen uno cada quinientos años y pasan por la tierra para marcar la historia de los pueblos.

Solapar nos convierte en cómplices

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Muchos preferimos vivir en nuestra burbuja y cerrar los ojos a la realidad, quedarnos en la pasividad, voltear para otro lado y guardar silencio. Esto respecto a la corrupción del gobierno y a la ineficacia de un Estado fallido. Esto en relación a la violencia sistemática y a la impunidad. Al tráfico de influencias y a la manipulación de los medios de comunicación. Preferimos quedarnos al margen de la injusticia, porque es más cómodo no involucrarse, porque involucrarse exige respeto hacia uno mismo y hacia los otros y sobre todo: honestidad, responsabilidad y entereza.

“La culpa la tienen las familias disfuncionales”

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado, Guatemala.- Cada vez que una tragedia golpea a Guatemala y en la que se ven involucradas las familias que habitan la alcantarilla, como en una ola de odio el rechazo permanente por parte de la clase media y la burguesía se hace visible de una forma tajante. Con mil rostros, máscaras y pronunciamientos. El más visible: “son familias disfuncionales”. Con esto buscando hundir aún más a esa parte de la sociedad a la que el sistema le ha negado todo. Y a la vez quitar toda responsabilidad al Estado y a la indolencia de una sociedad infestada de capitalismo y además racista, clasista y mente colonizada.

Guatemala. Hogar Seguro Virgen de la Asunción: tragedia que no cala

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Mucha agua ha corrido desde el día del incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, (8 de marzo) con ello también una desinformación abrumante, medios que buscan captar la atención de los lectores con los titulares más escalofriantes y notas con tintes amarillistas que menosprecian la vida y la dignidad de las víctimas y sus familias. Ni hablar de ética y humanismo. “Estaban ahí por delinquir” mencionan unos, otro subraya que: “ aquello era un retrato de familias disfuncionales, ” refiriéndose a los padres de familia que al enterarse del incendio llegaron como pudieron al refugio. Artículos, reportajes y relatos detallados desde el punto de vista clasista, del que más tiene, del acomodado.

Guatemala: los culpables de sus muertes somos nosotros

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Yo estoy convencida de que Guatemala no tiene solución, y táchenme de lo que quieran. No tiene solución porque el problema somos nosotros. Nosotros la hundimos, la ensuciamos, la desangramos, la escupimos y la deshonramos. Nosotros somos los únicos culpables de todo lo que sucede en el país.

¿Y las deportaciones que realiza México?

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Las recientes redadas de indocumentados en Estados Unidos han despertado el interés de medios de comunicación, pero no porque les importen los derechos humanos de los indocumentados ni la denuncia del abuso, lo hacen porque es pan caliente y noticia fresca que se puede aprovechar para un sinfín de objetivos. Pero este aprovechamiento no viene solamente de medios de comunicación, también se apuntan urgentes: artistas, cineastas, poetas, comunicadores sociales, líderes comunitarios y abogados especializados en inmigración, ¿finalidad?, sacar la mejor tajada del pellejo reventado del indocumentado.

El doble estándar de las manifestaciones en Estados Unidos

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Hemos visto cómo multitudes en Estados Unidos han tomado las calles desde que Trump tomó posesión como presidente del país, y eso es excelente. Sin embargo, no podemos ser ingenuos y creer que todo aquello es dignidad e inconformidad con las políticas de Trump y que la sociedad de un día para otro despertó y se conciezó de los valores humanos. Porque en Estados Unidos siguen existiendo ciudadanos de tercera categoría aún para los manifestantes que claman por justicia social, equidad y humanidad.