Ir al contenido principal

Libia: Mueren al menos 48 personas y otras 150 resultan heridas por los ataques de la coalición

La Liga Árabe se opone a la actuación de la coalición: "Queremos proteger a los civiles de las bombas, no más bombas sobre civiles"    

Fuerzas de la coalición occidental bombarderaron con aviones de guerra y misiles contra las tropas de Muamar Gadafi, causando la muerte de almenso 48 personas y dejando otras 150 heridas, informó la televisión estatal.

El secretario general de la Liga, Abu Musa, ha insistido en que lo que está pasando en Libia difiere del objetivo de imponer una zona de exclusión aérea. “Queremos proteger a los civiles de las bombas ha dicho Musa no más bombas sobre civiles. Le hemos pedido al Consejo de Seguridad el establecimiento de una zona de exclusión aérea para proteger civiles así como zonas seguras para albergar civiles sin que les ataquen, pero sobre las operaciones militares de hoy, la verdad es que no tengo informes todavía”.

Por su parte, las fuerzas que respaldan a Gadafi ingresaron al centro de la ciudad libia de Misurata, 200 kilómetros al este de Trípoli, donde testigos reportaron que hay víctimas mortales, dos de ellas por disparos de francotiradores, informa ANSA. Los francotiradores "están apoyados por cuatro blindados que patrullan la ciudad", dijeron las mismas fuentes, y advirtieron que "es muy difícil para la gente salir".

Las fuerzas de Gadafi bloquearon el puerto de la ciudad, por lo cual está interrumpido el ingreso de ayudas. Un portavoz de los rebeldes manifestó que "los tanques están en el centro de Misurata, hay tantos muertos que no podemos contarlos".

Los aviones de la coalición internacional bombardearon nuevamente el domingo las fuerzas militares del líder libio Muamar Gadafi, que por su lado prometió una "larga guerra" y advirtió que todo su pueblo está "armado" y "vencerá", informa FRANCE PRESE.

Esta primera fase de ataques aéreos es "un éxito" y permitió instaurar una zona de exclusión aérea, declaró el domingo el máximo oficial estadounidense, el almirante Michael Mullen, y aseguró que las tropas leales a Gadafi ya no avanzan hacia Bengasi, feudo de la rebelión.

"Nosotros somos los victoriosos, vosotros los vencidos. Jamás abandonaremos el campo de batalla pues defendemos nuestra tierra y nuestra dignidad" dijo el líder libio en un mensaje sonoro, el segundo desde el inicio el sábado de la operación militar internacional, lanzada en virtud de la resolución 1973 de la ONU, adoptada el jueves.

Gadafi, en el poder desde hace casi 42 años, predijo además una "larga guerra" y aseguró que "todo el pueblo libio está armado", y "vencerá".

CBS News indicó el domingo en su sitio en internet que tres bombarderos invisibles B-2 de Estados Unidos habían lanzado 40 bombas contra una "importante pista aérea libia" que no fue identificada. Un portavoz del Pentágono dijo que no tenía información sobre tal ataque.

Aviones de combate franceses fueron los primeros en atacar el sábado, en una campaña para obligar a Gaddafi a un cese del fuego y terminar su ofensiva contra civiles, informa REUTERS.

Los aviones destruyeron tanques y vehículos blindados en la región donde se encuentra el principal enclave rebelde, la ciudad oriental de Bengasi.

Una fuente de las fuerzas armadas dijo que el domingo Francia continuaba sus operaciones en Libia para derrotar a Gaddafi.

Vehículos militares quemados estaban varados en la principal carretera hacia Bengasi, mientras los rebeldes avanzaban hacia la ciudad estratégica de Ajdabiyah, cuyo control perdieron la semana pasada.

Un transportador de tanques y vehículos militares aún estaban en llamas. Catorce cuerpos estaban tendidos en el desierto al lado de los vehículos.

"Esto es todo por Francia (...) Hoy vinimos y vimos que la carretera estaba abierta", dijo el combatiente rebelde Tahir Sassi, mientras observaba la escena.

Horas después, buques y submarinos británicos y estadounidenses lanzaron 110 misiles Tomahawk contra las defensas antiaéreas que rodean la capital Trípoli y la ciudad occidental de Misrata, que eran sitiadas por las fuerzas de Gaddafi, dijeron oficiales militares de Estados Unidos.

Los oficiales comentaron que las fuerzas de su país estaban trabajando con el Reino Unido, Francia, Canadá e Italia en una operación llamada "Odyssey Dawn" (Odisea al Amanecer). Dinamarca afirmó que contaba con cuatro aviones de combate listos para unirse a la campaña el domingo y que estaba esperando por instrucciones de Estados Unidos.

Gaddafi sostuvo que las redadas equivalían a terrorismo. Indicó que los libios ahora estaban armados para defender al país y que la derrota de Occidente era inevitable.

"No dejaremos nuestra tierra y la liberaremos", declaró en un discurso por televisión estatal. "Permaneceremos vivos y ustedes morirán", añadió.

Se esperaba que las fuerzas aéreas occidentales usen el amanecer del domingo para evaluar los daños que han provocado.

China y Rusia, que se abstuvieron la semana pasada en la votación del Consejo de Seguridad que respaldó la intervención, expresaron su pesar por la acción militar. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que esperaba que el conflicto no lleve a una mayor pérdida de vidas civiles.

Explosiones y fuertes disparos de la artillería antiaérea remecían Trípoli en las primeras horas del domingo. El ataque fue seguido por desafiantes gritos de "Allahu Akbar" que resonaron en el centro de la ciudad.

La televisión estatal mostró imágenes desde un hospital no identificado de lo que llamó las víctimas del "enemigo colonial". Diez cadáveres estaban envueltos en sábanas blancas y azules y varias personas estaban heridas, una de ellas de gravedad, dijo la televisión.

Habitantes de Trípoli dijeron que oyeron explosiones cerca del distrito oriental de Tajoura, mientras que en Misrata dijeron que los ataques tuvieron por blanco una base aérea de las fuerzas de Gaddafi.

Las fuerzas de Gaddafi aún rodeaban Misrata el domingo, indicó un residente, señalando que tres francotiradores del Gobierno estaban situados sobre los techos del centro de la ciudad.

"Parecen estar listos para disparar a cualquiera que se mueva", indicó el residente, llamado Mohammed, a Reuters.

Un testigo Reuters en el bastión oriental de Bengasi reportó fuertes explosiones y disparos de artillería antiaérea, pero no estaba claro qué bando disparaba.

La intervención, después de semanas de discusiones diplomáticas, fue recibida en Bengasi con una mezcla de recelo y alivio.

"Creemos que esto pondrá fin al régimen de Gaddafi. los libios nunca olvidaremos la postura de Francia con ellos. Si no fuera por ellos, Bengasi habría sido invadida anoche", dijo Iyad Ali, de 37 años.

"Saludamos a Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y a los países árabes por estar con Libia. Pero pensamos que Gaddafi desatará su furia contra los civiles. Por lo que Occidente tiene que golpearlo duro", comentó Khalid al-Ghurfaly, un empleado público de 38 años.

El principal hospital de Bengasi estaba lleno de hombres, mujeres y niños heridos en el asalto del sábado lanzado por las fuerzas de Gaddafi contra la ciudad. Había 24 cadáveres en la morgue del centro de salud, incluyendo a soldados del Gobierno.

Los ataques, lanzados desde unos 25 barcos, incluidos tres submarinos estadounidenses, en el Mediterráneo, se dieron después de una reunión en París de líderes árabes y occidentales que respaldaron la intervención.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo que los participantes habían acordado usar "todas las medidas necesarias, especialmente militares" para hacer cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que exigía el fin de los ataques contra civiles.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible