Ir al contenido principal

Siria: Mueren 44 personas en un nueva jornada de represión

AGENCIAS.- Al menos 44 personas han muerto en las últimas horas por la represión de las fuerzas de seguridad en Siria durante las manifestaciones de protesta contra el régimen, según un grupo de activistas de la oposición.

Se trata de uno de los días más sangrientos desde que comenzaron las movilizaciones anti-gubernamentales hace seis meses. En la noche del viernes varias fuentes de opositores hablaron de 36 muertos, cifra que luego aumentó, informa ANSA.

Los hechos de represión más violentos, dijo la Comisión General para la Revolución Siria, citada por la TV qatarí Al Jazeera, se registraron en la provincia de Idlib, en los alrededores de Homs y en la localidad de Duma, cerca de Damasco.

Los activistas del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con base en Gran Bretaña, agregaron que tropas y carros blindados se dirigían a la ciudad de Maaret al Numan, en Idlib. Según un conteo elaborado por los Comités de Coordinación locales, una de las plataformas que reúne a los organizadores del levantamiento, con las víctimas mortales del viernes aumenta a 2.968 el número de los muertos desde el inicio de las manifestaciones. La organización humanitaria internacional Avaaz habla, en cambio, de 3.400 muertos, 278 de ellos soldados.


Cerca de 3.000 personas han muerto desde que comenzaron las movilizaciones antigubernamentales en Siria, que este viernes cumplen sus seis primeros meses, según los datos del grupo opositor Comité de Coordinación Local, citados por el diario británico 'The Guardian'.

Según los datos del Comité, desde mediados de marzo se han registrado 2.934 muertos, entre los que figuran 481 soldados. Aparte, el número de personas torturadas hasta la muerte es de 108, según la misma fuente.

Por ciudades, las mayores cifras son los 761 muertos de Homs, los 594 de Deraa --la ciudad en que comenzaron las movilizaciones--, los 350 de Hama, los 319 de Idlib, los 243 de los suburbios de Damasco, los 182 de Latakia y los 125 de Deir Ezzor. En la propia Damasco se han registrado 90 víctimas mortales y en Alepo ha habido 44.

Recientemente, la ONU informó de más de 2.600 muertos a causa de la represión de las manifestaciones. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha pedido una acción internacional contra el régimen de Siria y ha acusado al presidente Bashar al Assad de "incrementar la violencia y la represión".

La organización internacional Avaaz, por su parte, ha asegurado este viernes, citada por el blog informativo de 'The Guardian', que un equipo de investigación formado por 60 expertos en Derechos Humanos ha confirmado los nombres de 3.004 personas muertas a manos del régimen en 127 ciudades de todo el país. Entre los colaboradores de Avaaz se encuentra Wissam Tarif, fundador de la organización de Derechos Humanos siria Insan.


ÚLTIMAS VÍCTIMAS
El activista de los llamados Comités de Coordinación Local en Siria, Omar Edelbe, dijo por teléfono desde Beirut que la mayoría de las víctimas se registraron en la provincia septentrional de Idleb, donde al menos diecisiete personas fallecieron por la represión de los leales al régimen de Bashar al Assad.

“Las fuerzas de seguridad lanzaron amplias operaciones en zonas donde hay ocultos soldados desertores, especialmente, en la zona de Yabal Zauyia, fronteriza con Turquía, donde puede haber unas diez aldeas”, explicó el opositor.

Según Edelbe, en sus operaciones las fuerzas de seguridad están empleando carros de combate y aparentemente los desertores se han enfrentado a los seguidores del gobierno, que siempre ha negado que haya renuncias en las filas del Ejército.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos reveló que los cadáveres de once desaparecidos ayer en varias aldeas de Yabal Zauyia fueron encontrados hoy.

Las organizaciones de la oposición han denunciado que desde hace dos días las áreas fronterizas del norte de Siria son objetivo de una vasta operación del Ejército, que ha desplegado tanques y batallones de Infantería para peinar las montañas en busca de opositores.

Además de los fallecidos en Idleb, también hubo muertos en la provincia central de Hama, sobre todo, en la zona rural de Halfaya, “donde también hay desertores, aunque lamentablemente todas las víctimas han sido civiles”, indicó Edelbe.

El activista agregó que en Deraa, en el sur, al menos otras cuatro personas perecieron, al igual que en la localidad central de Homs, mientras que el resto de víctimas se registraron en Damasco y en sus alrededores.

Edelbe destacó que las manifestaciones más multitudinarias en este viernes de protestas bautizado como “Vamos a seguir hasta la caída del régimen” se celebraron en Deraa, Homs, Idleb y Damasco.
Y resaltó que en el que ha sido hasta ahora uno de los principales focos de la rebelión contra Al Asad, Dir Zur, en el este, las protestas han disminuido porque “la ciudad está cercada por el ejército y las fuerzas de seguridad, que han llevado a cabo grandes campañas de arrestos”
.
Aun así, Edelbe apuntó que una persona murió hoy allí por los disparos de los efectivos del régimen.
Estos sucesos no pudieron ser verificados de forma independiente por el estricto bloqueo informativo que las autoridades han impuesto en el país.

El régimen de Bashar al Assad ha continuado con la represión de las protestas, pese al llamamiento el pasado día 13 de la Liga Árabe a que pusiera fin al derramamiento de sangre e iniciara un diálogo con la oposición.

Ayer, representantes de los grupos opositores anunciaron en Estambul que 140 personas formarán el Consejo Nacional Sirio (CNS) que dirigirá la revuelta contra el régimen y establecerá un gobierno interino en caso de ser derrocado.

Dentro de las oposición existen diversas facciones, que van desde los Hermanos Musulmanes hasta organizaciones laicas, pasando por los representantes de la población kurda e incluso disidentes de la minoría religiosa alauí-nusayrí, a la que pertenece la familia Al Asad y la elite política y militar de la república árabe.

Más de la mitad de los miembros del CNS viven dentro de Siria, mientras que el resto se encuentra en el exilio por lo que no se ha hecho pública la identidad de todos sus integrantes para evitar represalias.
Desde que comenzaran las protestas a mediados de marzo pasado, la represión gubernamental en Siria ha causado al menos dos mil 600 muertos, según datos proporcionados esta semana por la ONU.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible