Ir al contenido principal

Miles de personas huyen de la nueva ola de violencia en el estado sursudanés de Ecuatoria Central


Un refugiado de Sudán del Sur cambia dinero en un mercado en el asentamiento de refugiados de Meri, República Democrática del Congo, noviembre de 2017. © ACNUR / Colin Delfosse

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiado, está observando un aumento en las llegadas de personas refugiadas de Sudán del Sur en la República Democrática del Congo (RDC). En los últimos días, miles de personas desesperadas han cruzado la frontera para escapar de los combates y la violencia contra los civiles.Se estima que 5.000 refugiados han llegado a varios pueblos fronterizos cercanos a la ciudad de Ingbokolo, en la provincia al noroeste de RDC, Ituri, de acuerdo con líderes del pueblo local. Hay reportes de que 8.000 personas más están desplazadas dentro de Sudán del Sur, a las afueras de la ciudad de Yei.

Las personas están huyendo de los combates entre el ejército y un grupo rebelde, Frente de Salvación Nacional, que empezaron el 19 de enero. Esto se encuentra en el estado de Ecuatoria Central de Sudán del Sur, que limita con la RDC y Uganda. Los enfrentamientos están bloqueando el acceso humanitario a las zonas afectadas.

En RDC, quienes huyen de la violencia llegaron a pie durante el fin de semana, La mayoría son mujeres, niños, niñas y adultos mayores. Ellos llegan agotados, hambrientos y sedientos. Hay personas con malaria y otras enfermedades. Muchos sufren traumas por haber presenciado incidentes violentos, incluyendo hombres armados asesinando y violando civiles e incendiando los pueblos.

El personal de ACNUR en la provincia de Ituri dice que las personas desesperadas están buscando albergue en iglesias, escuelas, casas abandonadas, o duermen a la intemperie. Esta es un área remota que casi no cuenta con infraestructura o centros de salud. Los recién llegados han sobrevivido gracias a la comida que les comparten las personas del pueblo local.

El área al que han llegado los refugiados es de difícil acceso, las carreteras y los puentes están muy dañados y en mal estado. Las autoridades congoleñas alientan a las personas a alejarse de la volátil frontera y que se adentren al país, donde puedan recibir más ayuda.

ACNUR ha enviado más personal a Ituri para registrar a las personas refugiadas y apoyar su posible reubicación. Sin embargo, necesitamos fondos para aumentar los albergues y brindar asistencia como alimentos, agua y servicios médicos en el asentamiento de refugiados más cercano, Biringi. Este asentamiento se encuentra más al sur y cuenta con una población de más de 6.000 refugiados sursudaneses.

El conflicto en Sudán del Sur ha dejado más de 2,2 millones de refugiados desde 2013. ACNUR llama nuevamente a las partes en conflicto para que tomen todas las posibles acciones para procurar la seguridad de los civiles, su libertad de movimiento, y que se garanticen rutas seguras para que los civiles puedan abandonar las zonas en conflicto.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible