Ir al contenido principal

10.000 personas separadas por las guerras son reunidas con sus familiares en el Reino Unido

Londres.– 10.000 personas que habían sido separadas por el conflicto y por la persecución han sido reunidas con sus familias en el Reino Unido, en el marco de un programa de reunificación familiar auspiciado por la Cruz Roja Británica (BRC por su sigla en inglés) y por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Khaled se reúne con su hijo en el aeropuerto en el marco del Programa de Reunificación Familiar entre la OIM y la Cruz Roja Británica. Foto: Cruz Roja Británica


Desde 2011, cuando comenzó el Programa de Asistencia en materia de Viajes para la Reunificación Familiar entre la CRB y la OIM, el 90% de las llegadas fueron de mujeres y niños que se reúnen con sus maridos y padres en el Reino Unido. El Programa ayuda a brindar apoyo a los refugiados que cumplen las condiciones para recibir la asistencia que los reunirá con sus familiares cercanos, pero que no pueden afrontar los gastos del viaje.

La mayor parte de quienes fueron reunidos eran de Siria o Sudán, seguidos por la República Islámica de Irán, Etiopía y Eritrea.

“Diez mil personas que son padres, madres, hijos o hijas se encuentran nuevamente juntos, con frecuencia tras años de separación y adversidades”, dijo Dipti Pardeshi, Jefe de Misión de la OIM en el Reino Unido. “La OIM tiene el orgullo de ser parte en los procesos de reunificación familiar; alcanzar la cifra de 10.000 personas reunidas aquí en el Reino Unido es sin dudas un logro muy significativo”.

La OIM es consciente de que más y más personas procuran acceso al derecho de reunirse con su familia cada año, de acuerdo con Pardeshi.

“Si bien me alienta ver programas como el de la Reunificación Familiar entre la OIM y la CRB aquí en el Reino Unido, hay mucho más por hacer. Esto afecta a las familias de todo el mundo, y por ello los países deben explorar más posibilidades para sortear la brecha que existe entre la legislación actual y las necesidades significativas que existen”, continuó diciendo.

Como ha sido reconocido, el programa provee una de las pocas rutas seguras para las familias que han sido separadas por el conflicto y la persecución para que puedan estar juntas nuevamente. Para aquellos que reúnen las condiciones necesarias para acceder al beneficio, el esfuerzo puede potencialmente dejar a las personas lejos de los peligros que implica un viaje – como, por ejemplo, por vía marítima a través del Mediterráneo – y de tal modo unirse a sus seres queridos. De acuerdo con el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM, seis personas han fallecido a diario en 2018 intentando este viaje. Hasta ahora este año, la tasa de bajas es de aproximadamente tres personas por día.

Para sirios como ‘Khaled’, el peligro del viaje fue la razón por la cual eligió viajar solo, dejando en el Líbano junto a su abuela a un hijo de tres años.

“Había 55 personas en un bote que solamente tenía espacio como para 15”, recordó Khaled. “Me senté cerca de una mujer de 70 años que tenía un bebé de dos meses en sus brazos”.

Siguió diciendo: “Cuando el bote se hundió, nadé durante cinco horas antes de poder ver las luces del barco de rescate. Si mi hijo hubiera estado ahí, estoy seguro de que hubiera perdido la vida. Me sentí muy feliz de no haberlo llevado conmigo. Pensé en esa mujer y en el bebé y me sentí desamparado”.

Eventualmente Khaled llegó al Reino Unido en donde se le otorgó estatus de refugiado. Se contactó con la Cruz Roja Británica, que pudo traer a su hijo al Reino Unido en el marco del Programa de Reunificación Familiar conjunto entre la CRB y la OIM.

“Sentí una enorme alegría cuando vi a Ali en el aeropuerto. Es algo que voy a recordar por siempre. Dije: ‘Quiero darte un beso’. Y él respondió: ‘Papá, tengo miedo’.

“Le dije ‘no tengas miedo, estás seguro aquí’. Lo sostuve en mis brazos y le di un beso”.

“Si bien reunir a 10.000 personas con sus seres amados es un hito muy positivo para nosotros, los costos, la complejidad y las actuales reglas hacen que este camino hacia la protección esté fuera del alcance de muchas familias – familias que ya han estado separadas por demasiado tiempo, alejadas por circunstancias verdaderamente terribles,” sostuvo Alex Fraser, Director de Apoyo a Refugiados y Restauración de Vínculos Familiares en la Cruz Roja Británica.

“Estar separados de esta forma es increíblemente traumatizante para las personas que ya se encuentran lidiando con las consecuencias de la guerra y de los conflictos. Estas familias deben estar juntas, y ese es el motivo por el cual estamos apelando al gobierno para poder ampliar los criterios respecto de quienes pueden solicitar la reunificación familiar”, siguió diciendo.

Poder acceder a los viajes no es el único obstáculo que enfrentan los refugiados. La Cruz Roja y la OIM ven muchas más familias que han sido separadas debido al conflicto o la persecución, pero que no pueden estar juntas debido a la legislación actual. Esto incluye a refugiados jóvenes que llegan al Reino Unido solos y no reúnen los requisitos necesarios para auspiciar a sus padres a fin de que se reúnan con ellos.

“De acuerdo con las actuales reglas, los jóvenes que llegan solos al Reino Unido no pueden traer a sus padres para unirse a ellos. Cada día en que estos niños están separados de sus padres es un día que nunca podrá recuperarse,” explicó Fraser.

Para brindar el apoyo necesario para que la Cruz Roja Británica pueda reunir a más refugiados con sus seres queridos, pueden hacerse donaciones a la entidad benéfica Fondo Mundial para los Refugiados. Para brindar apoyo a la Organización Internacional para las Migraciones para que pueda continuar con su trabajo en el Reino Unido con migrantes y refugiados, por favor donar aquí.

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible