Ir al contenido principal

Sudán del Sur: Un número de personas sin precedentes se enfrenta a una grave falta de alimentos

Según la actualización de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), se estima que 6,96 millones de sursudaneses se enfrentarán a un nivel de inseguridad alimentaria grave o incluso peor, antes de que acabe el próximo mes de julio.


FAO-UNICEF-PMA 14 de junio de 2019, Juba - El número de personas que se enfrentan a una grave falta de alimentos en Sudán del Sur es el más elevado registrado hasta la fecha, advirtieron hoy tres organismos de las Naciones Unidas.

Según la actualización de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF) publicada hoy por el Gobierno del Sudán del Sur en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), se estima que 6,96 millones de sursudaneses se enfrentarán a un nivel de inseguridad alimentaria grave o incluso peor (Fases 3, 4 y 5 de la CIF), antes de que acabe el próximo mes de julio.

Se estima que unas 21 000 personas se enfrentarán posiblemente a una falta catastrófica de acceso a los alimentos (Fase 5 de la CIF, el nivel más alto de las cinco categorías), mientras que cerca de 1,82 millones se enfrentarán a una situación de Emergencia (Fase 4 de la CIF) y otros 5,12 millones de personas a niveles de Crisis (Fase 3 de la CIF). En comparación con el pronóstico de enero pasado para el período de mayo-julio de 2019, 81 000 personas más de las proyectadas originalmente se enfrentan a la Fase 3 de la CIF o peor, sobre todo en los estados de Jonglei, Lakes, Unity y Bahr el Gazal del Norte.

El retraso de las lluvias y los altos precios reducen el acceso a los alimentos

La actual temporada de carestía comenzó antes de lo previsto, después de que las existencias de la mala cosecha de 2018 alcanzaran niveles mínimos, y se ha extendido aún más debido al retraso en el inicio de las lluvias estacionales de 2019. Esto, combinado con la persistente inestabilidad económica, las consecuencias de años previos de conflicto y el consiguiente agotamiento de los activos y el desplazamiento de la población, ha contribuido a deteriorar los medios de subsistencia y reducido la capacidad de las personas para acceder a los alimentos. Los elevados precios causados por las malas cosechas del año pasado, las perturbaciones del mercado debidas a la inseguridad, los elevados costes del transporte y la depreciación de la moneda, también están contribuyendo a los elevados niveles de inseguridad alimentaria aguda.

La implementación efectiva del acuerdo de paz y la estabilidad política son imprescindibles para permitir una ayuda humanitaria urgente y a gran escala, a fin de proteger los medios de subsistencia e impulsar una producción agrícola vital para el país.

"Esta puesta al día de la CIF revela que queda mucho por hacer. La recuperación de la producción alimentaria y el aumento de los rendimientos en Sudán del Sur dependen del mantenimiento de la paz, y se les debe dar una oportunidad", aseguró Meshack Malo, Representante de la FAO en Sudán del Sur. "La FAO - añadió- trabaja con los agricultores que retornan para ayudarles a reasentarse, desarrollar activos y adaptarse a los cambios en las pautas de precipitaciones. Pero aún queda mucho trabajo por hacer para aumentar su capacidad para enfrentarse a estas crisis de manera sostenible".

"Con una mayor estabilidad en el país, el acceso a los necesitados ha mejorado, lo que nos ha permitido tratar a más de 100 000 niños y niñas que sufren malnutrición severa en los primeros cinco meses del año, y más del 90 por ciento de ellos se recuperan", señaló Mohamed Ag Ayoya, Representante de UNICEF en Sudán del Sur. "Pero los niveles de malnutrición siguen siendo críticos en muchas zonas y nuestro temor es que la situación empeore en los próximos meses".

"La temporada de carestía coincide con la temporada de lluvias y es una tormenta perfecta en Sudán del Sur", indicó por su parte Ronald Sibanda, Director del PMA en Sudán del Sur. "A medida que incrementamos nuestra respuesta, se trata de una carrera contra el tiempo y la naturaleza: debemos actuar ahora para salvar las vidas y el sustento de millones de personas al borde de la inanición".

Respuesta a la crisis

La FAO está proporcionando nuevas variedades de semillas adaptadas a las condiciones locales y capacitación en técnicas que reducirán las pérdidas causadas por la sequía y las inundaciones.  Además de prestar apoyo a 800 000 familias vulnerables dedicadas a la agricultura, la pesca y la ganadería con semillas de hortalizas y cultivos, aperos de labranza y aparejos de pesca, la FAO asiste con campañas de vacunación y otros servicios veterinarios para ayudar a los ganaderos a proteger sus medios de vida.

UNICEF y sus aliados seguirán ampliando los servicios durante la temporada de carestía para llegar a un mayor número de niños y niñas afectados por la malnutrición aguda severa, ampliando su programación mediante dos métodos clave. En las zonas con un buen acceso humanitario, una presencia a largo plazo sobre el terreno permitirá que UNICEF y sus socios permanezcan allí y cumplan sus objetivos. Las misiones integradas de respuesta rápida facilitarán el llegar a las personas que viven en zonas inseguras e inaccesibles. Se espera asistir a más de 100 000 niños y niñas afectados por la malnutrición aguda severa durante el momento álgido de la temporada de carestía.

Como parte de su respuesta, el PMA atenderá hasta 5,1 millones de personas con diversas formas de ayuda, como la distribución de alimentos y dinero en efectivo de importancia vital en zonas con mercados en funcionamiento, alimentos a cambio de trabajo en la construcción y rehabilitación de bienes comunitarios, alimentos para almuerzos escolares y productos especiales para la prevención y el tratamiento de la malnutrición entre los niños y las mujeres embarazadas o lactantes.

El PMA ha almacenado previamente 173 000 toneladas de alimentos en más de 60 zonas antes del inicio de la estación de lluvias, 66 000 toneladas más que en el mismo período de 2018. El posicionamiento previo no sólo ayuda a salvar vidas, sino que también reduce los costes de distribución.

Comentarios

-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible