Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como ANTONIO HERMOSA

El acuerdo intrapalestino y el Gobierno israelí

OPINIÓN de Antonio Hermosa.- Tras escuchar durante años por parte de portavoces del gobierno de B. Netanyahu que era imposible negociar con un interlocutor que hablaba en dos idiomas opuestos, ahora que los antiguos enemigos deciden reconciliarse va el primer ministro israelí y lo primero que se le ocurre es dar un portazo a las negociaciones de paz y suspenderlas hasta que el Vaticano gane un mundial. ¡Para lo que habían servido en estos ocho meses, dirá alguien, bien se podrían interrumpir! Pero no, no ha sido ésa la razón esgrimida, sino la de que la reconciliación palestina ha producido un brutal ataque de celos en el Gobierno israelí, que se ha sentido compuesta y sin novio: ¡la ha preferido a ella en vez de a mí!, ha sido la airada reacción de la doncella; y sabiendo, además, que “con Hamás no se puede hablar de paz”, como ha dicho Tzipi Livni, ministra de asuntos exteriores. En fin, inaudito e intolerable, oiga.

Parece, pues, que nos quedamos sin redondear la “oportunidad” aludi…

Las elecciones municipales turcas y la sombra del destino

OPINIÓN de Antonio Hermosa.- Las elecciones municipales del pasado 30 de marzo en Turquía han legitimado una vez más el bonapartismo de Erdogan, su política autoritaria y populista y la industria de corrupción surgida al calor de ella. El primer ministro turco, que no participaba en la carrera electoral, planteó desde el principio sin embargo las municipales como una especie de referéndum en torno a su persona. Y ha ganado. Ahora, este Alá venido a menos y este Mahoma venido a más, este ídolo de sí mismo que truena contra las ratas de la oposición, rebaja a traidores a quienes se le enfrentan, rebautiza como complots o calumnias las denuncias por corrupción, tiene de nuevo vía libre para seguir adorándose a sí mismo y amenazar a los idólatras por no caer de rodillas ante el nuevo dios.
Desde luego, no le costará trabajo –en realidad, ya lo ha hecho- justificar mediante su democrática victoria la racionalidad de su quehacer político, y reprochar a los perdedores natos, como considera a …

Siria: tanto tiempo en tres años

OPINIÓN de Antonio Hermosa.- Más de once mil muertos por tortura en la sola capital entre los aproximadamente 150.000 computados; más de un millón de niños confinados en campamentos asediados entre los cinco millones terriblemente afectados por la violencia, de una población que no alcanzaba los 23 millones en 2011; la violación como arma de destrucción social y como chantaje cómodamente realizado por el régimen a la cultura en cuyo humus ha germinado; el uso de armas químicas en la periferia de Damasco; la hambruna como método de conquista, etc. Tres años de guerra, civil al principio pero ya internacionalizada, cada uno más cavernario que el anterior, conforman por tanto un espacio de tiempo sobrado para medir cuánto tarda una civilización en retornar a la barbarie. Durante su curso hemos asistido al espectáculo –y lo más inaudito: como espectadores- del desarrollo de un minucioso programa de industrialización de la muerte en el que su responsable principal, el mandatario sirio Bach…

Mientras se 'finlandiza' Ucrania

OPINIÓN de Antonio Hermosa.- El día 21 del pasado mes de noviembre Ucrania y la Unión Europea [UE] debían firmar un acuerdo de asociación que venía preparándose desde 2012. Para el próximo 16 de este mes está prevista la celebración en Crimea de un referéndum, convocado por el gobierno local, al objeto de independizarse de Ucrania o, en su defecto, de ganar mayor cuota de autonomía de la que ya posee. Nadie ajeno a lo sucedido en estos tres largos meses acertaría a situar ambos hechos como el principio y el fin (momentáneo) de un mismo curso de acontecimientos, ni, por ende, a vislumbrar el vínculo causal que los une.

El nexo más visible, mas en absoluto el único, se llama Rusia, razón bastante para explicar por qué a ciertos países les sienta tan mal su historia reciente. El acuerdo no se selló porque Putin se opuso, pese a no constituir el primer paso para una integración futura de Ucrania en la UE ni conllevar un programa de financiación de la deuda ucraniana que habría situado al …

Los males del bien: Pitágoras y la amistad

Por Antonio Hermosa.-  En mis cursos de historia del pensamiento griego, tras la filosofía de los no filósofos, como Homero y Hesíodo, un punto fijo del itinerario presocrático lo constituye el estudio de Pitágoras, en especial los Discursos de Crotona, cuya paternidad no siempre se le reconoce. En el primero de ellos mis alumnos asisten entre remisos y expectantes a una primicia intelectual: la sistematización históricamente originaria, bien que aún incompleta, del alma griega.


La figura de Pitágoras siempre ha despertado curiosidad, interés y admiración, y la aureola romántica que nimba de incertidumbre hasta su misma existencia quizá no haya sido un factor menor al respecto. Parte de la doxografía nos habla de él casi como un semidiós ya desde su mera descripción física –la longitud y el color de su cabellera, el porte, la altura, la voz, la belleza de sus facciones, etc.–, y como si de una genuina deidad se tratara cuando ensalza al contarlas sus dotes intelectuales; por boca de Já…

Una Constitución para Túnez

OPINIÓN de Antonio Hermosa.- “Nosotros, representantes del pueblo tunecino, miembros de la Asamblea nacional constituyente (…) obrando en pro de un régimen republicano democrático y participativo en el cuadro de un Estado civil y gobernado por el derecho, y en el que la soberanía pertenece al pueblo, que la ejerce sobre la base de la alternancia pacífica por medio de elecciones libres y del principio de la separación y del equilibrio de poderes; en el que el derecho de organizarse, fundado sobre el principio del pluralismo, la neutralidad administrativa, el buen gobierno y las elecciones libres constituyen el eje de la competencia política; en el que el Estado garantiza la supremacía de la ley, el respeto de las libertades y de los derechos del Hombre, la independencia de la justicia, la equidad y la igualdad en derechos y deberes entre todos los ciudadanos y todas las ciudadanas, y entre todas las categorías sociales y las regiones…”.
Esas palabras, que esculpen el nuevo Estado tuneci…

Siria: mudos hablan con sordos en Ginebra

OPINIÓN de Antonio Hermosa.-  ¿De qué pueden hablar dos sujetos que se odian; que necesitan de un mediador para hablar? (“Le hablamos al mediador de Naciones Unidas y ellos [la contraparte] hacen lo mismo”, explicaba Boutheïna Chaaban, de la delegación de Asad, a un periodista). Y cuando el odio es la premisa de la conversación, ¿a qué acuerdos es posible llegar? ¿Y qué valor tendrían los supuestos acuerdos si en la sola semana de negociaciones la muerte, que presume en Siria de un ejército de más de 130.000 soldados, ha engrosado sus filas con 1.300 más, medio centenar de ellos civiles? ¿Qué credibilidad produce un gobierno que mientras habla de paz prosigue su idilio con el crimen y la destrucción, arrasando barriadas enteras de hipotéticos partidarios de la oposición, es decir, de la contraparte que negocia con sus legatarios?


Las negociaciones han terminado como la lógica reclamaba, es decir, sin acuerdos de ningún tipo, a no ser que se consideren tales el minuto de silencio guarda…

¿Primavera legal en Túnez?

OPINIÓN de Antonio Hermosa Andújar.- ¿Se viste nuevamente de color la primavera en Túnez? ¿Vuelve a ser el pequeño país norteafricano el primero de la clase en el mundo árabe, como cuando se dotara en 1861 de la primera Constitución y se colocara, junto a Egipto, a la vanguardia de su modernización? Cuando intelectuales, empresarios, sindicatos y demás portavoces de la sociedad civil coinciden con los políticos propios y las cancillerías extranjeras es que el río suena, y ya se sabe lo que sucede cuando el río suena. El punto de la coincidencia es la vuelta de tuerca experimentada por el país con la próxima aprobación de la nueva Constitución, que devuelve a los tunecinos el sueño de un futuro común en libertad y en paz, tan lejos de la anarquía libia, la guerra civil siria o el militarismo egipcio. De no ser por la sombra de incertidumbre, cada vez más densa, que arroja la formación de un grupo armado que se ha hecho fuerte en las montañas próximas a la frontera argelina, y la amenaz…