Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como CARLOS TAIBO

En el fondo

OPINIÓN de Carlos Taibo   Durante los dos últimos meses, los de la guerra ucraniana, he procurado mantenerme lejos del ruido de los medios. Si mis cálculos son correctos, he concedido un par de entrevistas, y he rehuido algo así como un centenar, he depositado en mi página web -nadie la lee- una decena de artículos y, en fin, corre por ahí un libro modesto del que soy -dicen- autor. No he conseguido esquivar, sin embargo, dos obstáculos. Si el primero es el de la manipulación, comúnmente bien intencionada, de mis textos, o de mis intervenciones orales, el segundo es el del encasillamiento que tanto gusta a quienes se entregan a los juegos maniqueos y al presentismo más hilarante. Quien no está conmigo, quien no le ríe las gracias a esa filantrópica organización que es la OTAN, está irremediablemente -sabido es- con Putin y sus tanques. La manifestación más reciente de esto último, de lo del maniqueísmo que me voy a permitir tildar de desinformado, es, en lo que a mí respecta, un artícu

Explicar la zozobra

OPINIÓN de Carlos Taibo  Vivo inmerso, desde el inicio de la intervención militar rusa en Ucrania, en una permanente zozobra. Si así se quiere, tiene su origen en dos hechos. Si el primero lo aporta mi dificultad para encontrar soluciones a problemas perentorios, el segundo lo configuran mis conocimientos, muy limitados, en lo que hace a lo que ocurre en estas horas. Suplo lo uno y lo otro con ideas generales que, aunque respetables, me sirven de poco o, en su caso, reclaman una aplicación que es cualquier cosa menos sencilla. Pienso en declaraciones como la que invita a rechazar las guerras, los ejércitos, las alianzas militares y los imperios, o en ese lema que reza “no a la guerra entre los pueblos, no a la paz entre las clases”. En la trastienda no es difícil barruntar lo que hay: un conflicto sucio, o varios, en el que el currículo de los agentes intervinientes está lleno de manchas, arrogancia y podredumbre. Pareciera como si hubiesen quedado muy atrás conflictos que, como los de

Ucrania: un balance de cuatro días

OPINIÓN de Carlos Taibo   Escribo estas líneas para ordenar mis ideas, pocas y nada claras, sobre lo que ocurre en Ucrania desde hace cuatro días. Debo confesar con humildad que los conocimientos que creí acumular en el pasado en relación con la Europa central y oriental me sirven de poco para lidiar con un escenario por muchos conceptos inédito. Disculpen por ello las osadías en la interpretación y las imprecisiones que este texto a buen seguro incluye. 1. Ninguno de los conflictos registrados en las tres últimas décadas en la Europa central y oriental –Chechenia, Transdnistria, Abjazia, Osetia de Sur, Nagorni-Karabaj, el Donbás, Crimea- arroja luz para interpretar lo que acarrea la invasión de un país de 600.000 km² y casi cincuenta millones de habitantes, aunque algo nos digan del sufrimiento ingente, e impresentable, de la población civil. Para conocer algo parecido en ese recinto geográfico habría que retrotraerse, con rendimientos muy limitados, a la agresión alemana de 1941 cont

Sartre, Menéndez Pidal y la crisis de los misiles de Cuba

OPINIÓN de Carlos Taibo  Conocí a Alfonso Sastre con ocasión de una de las semanas de filosofía que organiza en Pontevedra el Aula Castelao. Antes había leído una parte significada de la obra del dramaturgo y un libro delicioso titulado Lumpen, marginación y jerigonça. Aunque ya sé que Sastre tiene fama de hombre crudo y de opiniones intempestivas, no es ésa la imagen que extraje de mi experiencia personal. Me pareció, antes bien, alguien muy equilibrado, de juicio mesurado y extremadamente cortés en las formas.   Invoco el nombre de Sastre porque me sirve para ilustrar algo que a buen seguro le ha pasado a la mayoría de ustedes: una frase trivial adquiere a nuestros oídos un significado especial si la situamos en alguna circunstancia excepcional, como puede ser, sin ir más lejos, una anécdota escuchada en labios de otra persona. En este caso la anécdota cuenta que en 1962, al amparo de la crisis de los misiles de Cuba, nuestro hombre y Juan Antonio Bardem, el director de cine, acudier

Sobre las recomendaciones de las guías turísticas

OPINIÓN de Carlos Taibo | El lector desmemoriado.- Cuando era joven trabajé unos años como corrector de estilo. Aunque cierto es que, condenado a galeras, acabé revisando textos, más bien desagradables, de medicina, hubo una etapa gloriosa en la cual me tocó hincarle el diente a un buen puñado de novelas de Agatha Christie y, más aún, a algunas guías turísticas. Estas últimas, publicadas en origen en Inglaterra, eran comúnmente sórdidas. Incluían de vez en cuando, sin embargo, y supongo que a manera de compensación, algún arrebato de humor británico. Recuerdo, por ejemplo, que en una guía del sudeste asiático se desaconsejaba vivamente acudir a un locutorio telefónico para llamar, desde Birmania, a Europa o a Estados Unidos. Y se sugería que era preferible gastar un poco más de dinero y realizar la llamada desde el hotel. La guía apuntaba que, si el turista, pese a todo, deseaba servirse de un locutorio, lo mejor era que se pertrechase con alguna lectura ligera. Por ejemplo, decía, Gue

Por los medios alternativos

OPINIÓN de Carlos Taibo .- No creo que a estas alturas tenga que glosar la condición de los medios de incomunicación del sistema que padecemos. Sabida es su subordinación a los intereses de las grandes corporaciones, la dramática ausencia de algo que huela a pluralismo, la demonización de todos los discursos críticos y la trivialización de muchos de los contenidos que manejan.  El ascendiente de esos medios es tal que resulta legítimo preguntarse si es posible imaginar otros de corte diferente, emancipados de todas las tutelas que acabo de mencionar. Hay quien, al respecto, piensa, de forma legítima, que detrás del concepto de “medio de comunicación” no puede haber sino estrategias de edulcoración y manipulación de la realidad. O que al menos las habrá si seguimos pensando en medios de comunicación “de masas” que se levantan sobre grandes espacios geográficos y que, por lógica, escapan a cualquier tipo de dirección y control desde abajo.  Aun con esas cautelas, y como quiera que

Los modelos latinoamericanos: una reflexión libertaria

OPINIÓN de Carlos Taibo.-  02.09.13.  La discusión está en la calle: ¿estaría aportando la América Latina de los gobiernos de izquierda un modelo estimulante que daría respuesta a muchos de los callejones sin salida en los que nos encontramos en el Norte opulento o, por el contrario, y pese a los fuegos de artificio, debemos mantener todas las cautelas en lo que hace a lo que significan esos gobiernos? No olvidemos que muchos de quienes se sitúan en la primera de esas posiciones consideran que experimentos como el venezolano, el ecuatoriano o el boliviano demostrarían la posibilidad de respetar las reglas de la democracia liberal --en ellos hay elecciones razonablemente pluralistas-- al tiempo que se despliegan políticas sociales que estarían cambiando el escenario en franco y afortunado provecho de los desfavorecidos. Antes de entrar en materia diré que, desde mi punto de vista, no se trata de negar que los gobiernos en cuestión han perfilado políticas preferibles a las asumidas p

Los modelos latinoamericanos: una reflexión libertaria

Por  Carlos Taibo .- La discusión está en la calle: ¿estaría aportando la América Latina de los gobiernos de izquierda un modelo estimulante que daría respuesta a muchos de los callejones sin salida en los que nos encontramos en el Norte opulento o, por el contrario, y pese a los fuegos de artificio, debemos mantener todas las cautelas en lo que hace a lo que significan esos gobiernos? No olvidemos que muchos de quienes se sitúan en la primera de esas posiciones consideran que experimentos como el venezolano, el ecuatoriano o el boliviano demostrarían la posibilidad de respetar las reglas de la democracia liberal --en ellos hay elecciones razonablemente pluralistas-- al tiempo que se despliegan políticas sociales que estarían cambiando el escenario en franco y afortunado provecho de los desfavorecidos. Antes de entrar en materia diré que, desde mi punto de vista, no se trata de negar que los gobiernos en cuestión han perfilado políticas preferibles a las asumidas por sus antecesores. T

Por qué hay que construir espacios autónomos

OPINIÓN de  Carlos Taibo .- Defiendo desde mucho tiempo atrás la idea de que la construcción de espacios de autonomía en los cuales procedamos a aplicar reglas del juego diferentes de las que se nos imponen debe ser tarea prioritaria para cualquier movimiento que ponga manos a la tarea de contestar el capitalismo desde la doble perspectiva de la autogestión y la desmercantilización. Creo que la opción que me ocupa es tan necesaria como honrosa y hacedera. En último término se asienta en la convicción de que hay que empezar a construir, desde ya, la sociedad del mañana, con el doble propósito de salir con urgencia del capitalismo y de perfilar estructuras autogestionadas desde abajo, lejos del trabajo asalariado y de la mercancía. Me parece, por añadidura, que esos espacios, que por lógica tienen capacidad de atracción y de expansión, configuran un proyecto mucho más realista que el que preconiza desde siempre, ahora con la boca pequeña, la socialdemocracia ilustrada. Cuando alguien me

ESPAÑA. Proyectos de mayorías, proyectos de minorías

OPINIÓN de  Carlos Taibo.-   Coloqué días atrás en la Red un comentario en el que en sustancia señalaba que no veía mayor sentido a la proliferación de foros, plataformas y constituyentes que se ha hecho valer en los últimos meses. A mi entender --agregaba-- nuestros problemas y expectativas encuentran un cauce adecuado de expresión de la mano de tres instancias ya consolidadas: las asambleas populares del 15-M --o muchas de ellas--, el sindicalismo alternativo y los movimientos sociales que no han sido absorbidos por el sistema. Si alguien siente la tentación de apostillar que hay que mejorar, y mucho, en la coordinación de las tres instancias mencionadas, le daré, claro, toda la razón. Una de las personas que terció en el foro que siguió a mi comentario tuvo a bien subrayar que el proyecto que yo proponía lo era de minorías, cuando lo que necesitamos es, antes bien, uno de mayorías. No diré en modo alguno que el argumento carece de peso. Pero me permitiré plantear mis disensiones. C

ESPAÑA. Fomento sin trenes

OPINIÓN de Carlos Taibo.- Sabido es que el Ministerio de Fomento ha tomado la delicada decisión de cerrar medio centenar de líneas de tren. Según la versión oficial de los hechos, semejante decisión responde a un criterio de estricta rentabilidad. La explicación suena a algo bien conocido: se deja de invertir durante años en las líneas en cuestión, se permite que el servicio se deteriore y, al cabo, el cierre se presenta como insorteable. Pena es que, de la mano de una primera y palmaria contradicción, el mentado criterio de la rentabilidad sólo se aplique, sin embargo, a determinados servicios ferroviarios. Porque nadie ha conseguido demostrar que la alta velocidad, tan idolatrada por nuestros gobernantes, es rentable. En estos días más de uno ha recordado que veinte años atrás se manejó repetidas veces la idea de que la amortización de la inversión que había reclamado, dos décadas atrás, el AVE Madrid-Sevilla se iba a tomar nada menos que cien años. Y se ha subrayado también que las

ESPAÑA. Los retos, o los problemas, del 15-M

OPINIÓN de Carlos Taibo .-  Me piden de "Madrid 15-M" que, ahora que se cumple el segundo aniversario del movimiento, asuma un ejercicio de consideración crítica, no simplemente elogiosa, de lo que aquél ha supuesto. Antes de hacerlo dejaré claro, aun con todo, que no tengo dudas en lo hace a las virtudes del movimiento del 15 de mayo: ha permitido forjar una identidad contestataria que faltaba, ha proporcionado un saludabilísmo espacio de reencuentro de muchas gentes, ha reabierto con fortuna debates que parecían definitivamente clausurados, ha dado alas a movimientos que bien que las necesitaban y, en fin, y por encima de todo, ha hecho posible que muchas gentes descubran que pueden hacer cosas que hace un par de años hubiesen resultado impensables. Con estos antecedentes confesaré que no acierto a entender qué ganaríamos si el 15-M desapareciese, al tiempo que puedo imaginar sin problemas las pérdidas, ingentes, que de ello se derivarían. Si, al cabo, no dispusiésemos d

Sobre José Luis Sampedro: muy por encima de la literatura

OPINIÓN de Carlos Taibo .- (Recojo un texto que dediqué a la figura de Sampedro. Apareció en "República de las Letras", nº106, 2008). Quien escribe estas líneas carece, por desgracia, de aptitudes para juzgar la obra literaria de José Luis Sampedro. Ha leído, sí, varias de las novelas de José Luis pero admite sin rubor que sería una frivolidad por su parte entregarse a la tarea de glosar virtudes o defectos. Quiere uno creer, sin embargo, y hacerlo con firmeza, que por mucho que las apariencias puedan sugerir otra cosa, la fama contemporánea de José Luis Sampedro en modo alguno cabe atribuirla a su desempeño literario, y ello por mucho que sea cierto que éste ha acabado por ser un elemento decisivo para explicar aquélla. Y es que doy por seguro que Sampedro no me desmentiría si afirmase que entre quienes le quieren incondicionalmente se encuentran a partes iguales los lectores de sus novelas, sus alumnos de antaño y tantos ciudadanos sensatos que admiran su compromiso

Sobre el 15-M, candidaturas, elecciones y parlamentos

OPINIÓN de Carlos Taibo .-   Veo que van surgiendo noticias que comprometen, o quieren comprometer, al 15-M con la construcción de eventuales alianzas electorales. Anoto mi opinión al respecto. 1. Cada cual es dueño de asumir individualmente las posiciones que desee. Otra cosa es utilizar el nombre de un movimiento. ¿Alguien puede aportar algún ejemplo de una asamblea del 15-M que haya autorizado a uno de sus miembros a usar el nombre del propio 15-M como reclamo para participar en una lista electoral? Creo firmemente que la discusión electoral debe quedar fuera del movimiento. Otra cosa es -repito- lo que cada uno de sus integrantes, a título personal, tenga a bien hacer. 2. No me queda más remedio que preguntarlo: ¿cuántas personas que nunca pelearon por un proyecto asambleario y abierto desembocaron hace dos años en el 15-M para ahora retomar sus mismas monsergas de siempre, chupando, llegado el caso, de la imagen del movimiento? 3. Quien identifica el 15M con mover las manitas y

Sobre la palabra "austeridad" y sus usos

OPINIÓN de  Carlos Taibo .- Vuelvo a la carga con lo de la austeridad. Me parece evidente, por lo pronto, que a los ojos de la mayoría la austeridad es un valor saludable: cuando decimos de alguien que es una persona austera estamos identificando, inequívocamente, una cualidad. Y ello es así aunque la palabra pueda arrastrar en ocasiones -pocas- un significado que remite a un ensimismamiento antipático y hosco.  Como quiera que nuestros gobernantes no acaban de ser completamente tontos, bien que se han cuidado de echar mano de la palabra “austeridad” para retratar las miserables políticas que abrazan. Esa palabra les proporciona una adecuado envoltorio que permite esconder la triste realidad de agresiones sin cuento contra los más castigados. Otorga una pátina saludable a lo que con toda evidencia no lo es.    No incurramos, entonces, en un error de libro: el que nos invita a aceptar calladamente la manipulación que nos imponen desde arriba. Opongámonos con firmeza a los recortes

Felipe González y la autodeterminación

OPINIÓN de Carlos Taibo.-  Felipe González dijo ayer que le gustaría poder votar en un eventual referendo de autodeterminación en Cataluña. Como de costumbre, a mi me gustaría hacer lo contrario que a González o, lo que es lo mismo, y en este caso, dejar en manos de los habitantes de Cataluña ese derecho. Con el compromiso franco, eso sí, de respetar el criterio mayoritario, tanto si lo es a favor de una Cataluña independiente como si se inclina por ratificar el escenario actual o por defender otro cualquiera. No se me escapa que nos hallamos ante un choque de dos "legitimidades": la que nace de las instituciones catalanas y la que ve la luz en las españolas. No puedo por menos que anotar que la principal plasmación de esta última, la Constitución en vigor en España, vio la luz en condiciones de dudoso carácter democrático, lejos de un debate amplio y plural, y con la absurda pretensión -hoy lo sabemos- de cerrar para siempre, antidemocráticamente, toda posible contestaci

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible