Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como OLLANTAY ITZAMNÁ

Chakana y plurinacionalidad

OPINIÓN de Ollantay Itzamná En Bolivia, hace unos días atrás, a raíz de la divulgación que hizo el gobierno plurinacional de su logotipo con forma de la Chakana, sectores ejecutores del último Golpe de Estado en Bolivia arengaron nuevamente contra las simbologías de Abya Yala, esta vez, acusando al gobierno de Arce-Choquehuanca de sustituir, de forma inconstitucional, el sagrado Escudo de Bolivia por la Chakana. Sí. Los mismos que quemaron la Wiphala y masacraron a indígenas que enarbolan éste símbolo patrio, hace tan sólo meses atrás. ¿Qué es la Chakana? Chakana es un código que tiene la forma de una cruz griega escalonada que para los pueblos andinos expresa/sintetiza la totalidad. En quechua chaka quiere decir puente que une los extremos. La Chakana consta de dos puentes imaginarios que unen Norte-Sur, Oriente-Occidente. Expresa la comunión entre todas las dimensiones de la coexistencia cósmica. Chakana simboliza/sintetiza la comunidad cósmica, y dentro de ella a la comunidad humana

Guatemala: Cuando las y los plebeyos claman un proceso constituyente plurinacional

OPINIÓN de Ollantay Itzamná Salieron de sus casas y comunidades a media noche, en muchos casos. Trayendo consigo pancartas y mantas con sus demandas. Atol, tortilla y frijoles para su desayuno y almuerzo… Llegaron, y se encontraron con sus compañer@s de destino en uno de las cuatro puntos de ingreso al corazón político y económico del país, la ciudad de Guatemala. Son casi las 6 de la mañana. La ciudad comienza a despertar con pereza a su caos cotidiano. Las y los recién llegados, con aroma a tierra campesina y mística indígena, descienden de los buses y camiones…, algunos mastican sus tortillas en grupo, sentados de cuclillas. Otr@s, buscan sus mantas y carteles… comienzan a darle forma al río de multitudes multicolores que serpenteantes ingresarán, por las cuatro entradas, a la “gran ciudad de Guatemala” con aire colonial republicano y aroma castizo. Algunos gritan consignas, otros, miran con admiración los “gigantes bosques de cemento” que desfilan en sentido contrario a su paso. Y,

Ecuador, ante una falsa disyuntiva de progresismo o agenda indígena

OPINIÓN de Ollantay Itzamná Según resultados de las elecciones generales del pasado domingo, 7 de febrero, los pueblos del Ecuador deberán volver a las urnas el próximo 11 de abril (el mismo día de las elecciones generales del Perú) para definir, en segunda vuelta, al nuevo Presidente y Vicepresidente del país: Arauz-Rabascall (UNES) o Yacu Pérez- Virna Cedeño (PACHAKUTIK). El primero se proclama progresista, el segundo, eco comunitarista. Bajo las paraguas del término progresismo se categorizan a las diferentes tendencias ideológico políticas que en las últimas décadas emergieron, fueron y son gobierno en algunos países de Abya Yala. Sus apuestas son: post neoliberalismo vía revisión de contratos de privatizaciones y fortalecimiento de los estados, redistribución social de excedentes económicos, repulsa a la presencia imperial norteamericana en la región, y apuesta por la integración regional. Esta es, según las promesas, la apuesta del binomio Arauz-Rabascall (Moreno fue elegido tamb

La titulocracia y desafíos de la decolonialidad

OPINIÓN  de Ollantay Itzamná Todas las civilizaciones generaron y gestionaron sus conocimientos y tecnologías buscando mejorar sus condiciones de vida y acrecentar su poder. En el mundo occidental, durante la Edad Media, surgió la Escolástica que dio origen a lo que actualmente conocemos como universidades, y desde allí se cualificó y dosificó el conocimiento acreditado en cartones (títulos). Cartones que a su vez ascendían socioculturalmente a sus poseedores más que los títulos nobiliarios de Duque, Marqués, Conde, Vizconde, Barón… Durante la civilización moderna, las universidades se constituyeron en los nuevos “templos” del saber científico, en base a las verdades que creían algunos varones del norte de Europa. A esto llamaron ilustración (y al resto de conocimientos los llamaron ignorancia). En ese entonces, ser “universitario” era como ser “escolástico elegido por Dios” en la Edad Media. Siglos después, devino el fordismo (Siglo XX) que consistía en especializar, capacitar, a los

Pueblos de Abya Yala hacia la Plurinacionalidad

OPINIÓN de Ollantay Itzamná En San Benito, Cochabamba, Bolivia, entre el 18 y 19 de Diciembre, 2020, se reúnen diferentes pueblos de Abya Yala para debatir y consensuar ideas y acciones para hacer frente al neocolonialismo externo que sufre la región, pero también superar el colonialismo interno que imprimen diferentes estados naciones sobre los pueblos. ¿Cuál es la diferencia de este encuentro en relación a otros? Durante la llamada década de gobiernos progresistas de América Latina, diferentes esfuerzos de integración entre pueblos y movimientos anti imperiales se suscitaron promovidos por los diferentes gobiernos de izquierda. Esta vez, son las organizaciones y pueblos indígenas quienes convocaron y participarán, junto a movimientos sociales. Los anteriores esfuerzos de articulación entre pueblos estuvo condicionado por las categorías coloniales de Estado nación. Eran bolivianos, peruanos, mexicanos, argentinos, chilenos… quienes se juntaban. Ahora, al parecer, se reúnen quechuas, a

Guatemala, a dos siglos de la República fallida, Asamblea Constituyente Plurinacional

OPINIÓN de Ollantay Itzamná El sistema neoliberal atrofió a los bicentenarios estados naciones de Abya Yala a tal grado que en pleno festejo oficial de los “agasajos bicentenario” de éstos, los pueblos y sectores excluidos plantean desde las calles y plazas la urgente necesidad de nuevos procesos de asambleas constituyentes plurinacionales para consensuar y fundar nuevos estados. Ocurre en Perú, Chile, Guatemala… Bolivia tomó la delantera. ¿Cómo y dónde nace la demanda de la Asamblea Constituyente Plurinacional en Guatemala? En el caso de Guatemala, la propuesta del proceso de Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional (ACPP) surgió en 2012, cuando el entonces Presidente Otto Pérez Molina intentó impulsar una reforma constitucional que no prosperó. En aquella oportunidad, comunidades indígenas y campesinas organizadas en resistencia, y articulados en el movimiento sociopolítico Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), salieron a las calles bajo la consigna: “No a la reforma constit

Perú, entre “Golpe de Estado” y la demanda de su 13ª Asamblea Constituyente

OPINIÓN de  Ollantay Itzamná Perú es uno de los países de Abya Yala donde el sistema neoliberal, luego de la “derrota” de los grupos guerrilleros (Sendero Luminoso y Movimiento Revolucionario Túpac Amaru), a inicios de la década de los 90 del pasado siglo, se imponía sin mayor resistencia, ni conflictividad social. En los últimos 30 años, el debilitamiento del Estado criollo se dio en proporción diametral a la “anulación” de los procesos de articulación social de los sectores populares del país. No sólo perdió fuerza el Estado, sino también los sectores populares (muy a pesar de contar con una envidiable acumulación histórica de luchas desde la época de la Colonia española) no logran constituirse en actores sociopolíticos con horizonte nacional. Lo ocurrido el pasado 9 de noviembre, donde el Congreso de la República, basado en disposiciones constitucionales, destituyó al entonces Presidente del Perú, Martín Vizcarra (también denunciado por actos de corrupción), para que el “desconocido

El Vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca, apuesta implementar el Buen Vivir

OPINIÓN de Ollantay Itzamná David Choquehuanca, aymara, Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, en el día de su juramentación, sorprendió con un potente discurso diferente que desafía a la modernidad con argumentos desde el horizonte del Buen Vivir. El mensaje impacta en un mundo post pandémico donde los mitos de desarrollo y la razón moderna están de capas caídas. Si bien la “retórica” del Buen Vivir ya estuvo presente en el relato oficial del Movimiento Al Socialismo (MAS), durante el gobierno de Evo Morales, sin embargo, con el transcurrir del tiempo, el Buen Vivir, fue cediendo terreno en el discurso oficial en la medida que la ideología desarrollista de la izquierda clasemediera se fue imponiendo en el MAS. Al grado que la “consigna” del Buen Vivir era asumido como un slogan más para edulcorar la propuesta del “capitalismo andino amazónico”. Choquehuanca, como uno de los fundadores/ideólogos del MAS-IPSP, ahora como Vicepresidente, comienza a argumentar públicamente la

Dimensión política de las espiritualidades indígenas

OPINIÓN de Ollantay Itzamná Las comunidades aymaras y quechuas, el 6 de noviembre (en vísperas de la juramentación oficial del nuevo gobierno), organizaron y celebraron, muy a pesar de las limitaciones en tiempos de pandemia, una ceremonia de purificación y legitimación espiritual para el electo Presidente de Bolivia, Luis Arce, y el Vicepresidente, David Choquehuanca, en el apoteósico sitio sagrado de Tiwanaku. El mestizo Arce y aymara Choquehuanca fueron simbólicamente posesionados como gobernantes en Tiwanaku. En las luchas de los movimientos indígenas y campesinos de Bolivia, la práctica de ceremonias espirituales es una constante que se constituye en el elemento central de la mística de la resistencia y perseverancia individual y colectiva en las luchas. Durante el gobierno de Evo Morales, los ritos espirituales indígenas (integrado con elementos cristianos) cobraron centralidad en los protocolares actos gubernamentales, al grado que para los sectores conservadores dicha opción fu

Bolivia, jerarquías Católica y evangélicas fueron derrotadas en las urnas

OPINIÓN de Ollantay Itzamná Los pueblos de Bolivia, en las pasadas elecciones generales del 18 de Octubre reciente, no sólo derrotaron en las urnas al intervencionismo norteamericano vía OEA/USAID, ni la derrota circunstancial la sufrió únicamente la deteriorada oligarquía neo republicana tradicional y emergente. Una de las principales élites vapuleadas en las urnas fueron las jerarquías católica y evangélicas. El 18 de octubre pasado fue prácticamente un plebiscito popular que castigó a la institucionalidad católica y evangélica, promotoras y ejecutoras del Golpe Estado, y legitimadoras del desastroso y sanguinario gobierno de facto de 11 meses. El 18 de octubre, en un sentido figurado, fue la victoria de la Wiphala sobre la Biblia. De la Hoja de Coca sobre el crucifijo sangriento. Fue el triunfo casi escatológico de los vencidos por la primera y segunda evangelización sobre los evangelizadores que se reunieron en la Universidad Católica Boliviana para acordar la sucesión (in)constitu

Bolivia, nuevamente nos deja lecciones para los pueblos de Abya Yala

OPINIÓN de Ollantay Itzamná A casi un año del Golpe de Estado (10 de noviembre del 2019), luego de varias artimañas del gobierno de facto para perpetuarse en el poder, finalmente los pueblos de Bolivia acudieron a las urnas para redimir la institucionalidad de su país. El proceso electoral, ya disminuido en su efusividad por las restricciones de la pandemia, fue una de las más raras en la historia del país. Desde el gobierno de facto, utilizando toda la artillería institucional, se buscó fulminar por todos medios, al Movimiento Al Socialismo (MAS), encarcelando/desprestigiando a sus integrantes y simpatizantes. Se intentó instalar en el imaginario colectivo boliviano al MAS como el letal enemigo interno de la democracia boliviana. Finalmente, cerca de 7,3 millones de bolivianos fueron habilitados/convocados a acudir a las urnas a elegir 177 autoridades del Órgano Ejecutivo (Presidente y Vicepresidente) y Legislativo (legisladores plurinacionales y representantes supranacionales) para e

Autodeterminación de los pueblos indígenas y Estado nación

OPINIÓN de O llantay Itzamná En consonancia con las exigencias de emancipación de los pueblos del África y Asia, en 1960, la Organización de las Naciones Unidas, en su Resolución nº 1514, estableció la autodeterminación como un derecho que asiste a todos los pueblos para emprender su destino. Casi tres décadas después, en 1989, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el Convenio Internacional nº 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales, reconoció a los grupos indígenas como pueblos. Hasta entonces, la categoría de pueblo era atribuido únicamente para los países o naciones. Y, en el mismo Convenio estableció el derecho a la autodeterminación como derecho colectivo de los pueblos indígenas que los estados firmantes deben garantizar su ejercicio. En la década de los 90 del pasado siglo, países como México, Guatemala, Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Chile, entre otros, ratificaron dicho Convenio y se obligaron a implementar los derechos consignados en él. ¿En qué consiste la au

Bolivia, elecciones generales sin lecciones de la pandemia

OPINIÓN de Ollantay Itzamná Bolivia, vive su primer proceso electoral, luego del Golpe de Estado (2019), bajo un violento régimen dictatorial que expresamente se niega a salir del poder por las urnas. Luego de dos masacres de indígenas movilizados en resistencia al Golpe, miles de bolivianos heridos, centenares de encarcelados por diferencias políticas, y otros tantos criminalizados (perseguidos penalmente), finalmente, el próximo 18 de octubre, 7.3 millones de bolivianos van a las urnas a elegir a 177 autoridades del Órgano Ejecutivo (President@ y vice President@), Legislativo (166 legislador@s) y representantes supranacionales (9 en total). Luego de la renuncia a su candidatura de la usurpadora, Jeanine Ánez, 7 binomios presidenciales se mantienen en la contienda electoral. De éstos, según las diferentes encuestas, el golpeado Movimiento Al Socialismo (MAS) tiene amplias ventajas para ganar en primera vuelta. La constatación de las propuestas en el último y único debate de candidatos

El silencio de indianistas, indigenistas, ambientalistas, feministas… en la Bolivia actual

OPINIÓN de Ollantay Itzamná A casi un año de la consumación del Golpe de Estado, y la instauración del letal régimen dictatorial en Bolivia, seguimos preguntándonos ¿dónde están los prolijos indianistas, indigenistas, feministas, ambientalistas… que fustigaron duramente contra el indio dictador de Evo Morales? Sus discursos incendiarios abonaron/promovieron el Golpe de Estado el 10 de noviembre pasado. Pero, una vez que el “indio Presidente” fue “defenestrado”, y asumió el poder de facto Jeanine Áñez, por voluntad del Gobierno norteamericano, indianistas, indigenistas, ambientalistas, y muchas feministas, guardaron y guardan un cómplice silencio sepulcral. Arengaron en las calles y redes sociodigitales contra Evo Morales por la muerte de pájaros en los incendios de Chiquitania (que Morales ejemplarmente apagó), pero negaron la existencia del Golpe de Estado. No dijeron nada ante las dos masacres de indígenas que se resistían al Gobierno de facto. Mucho menos, ante la persecución/crimin

199 años de la Independencia centroamericana y pueblos indígenas

OPINIÓN de Ollantay Itzamná En los siete países que conforman la región de Centro América, incluido Belice y Panamá, coexisten en total alrededor de 60 pueblos originarios. De estos, 23 se encuentran en Guatemala, 6 en Honduras, y así sucesivamente, (sin contar a los pueblos que surgieron a partir del siglo XVI). El 15 de septiembre de 1821, descendientes de los españoles (criollos) en la Provincia de Guatemala (conformada por lo que actualmente es Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Guatemala), se auto proclamaron “independientes” con relación al debilitado poder de la Corona española. En ese entonces, los criollos de la región eran pocas familias, Aycinena era una de las más poderosas. Y así, determinaron la naturaleza, la organización, la estructura, los alcances, la relación… del naciente Estado independiente de la unión centroamericana. ¿Qué significó y significa para los pueblos originarios la independencia criolla de 1821? Si bien aquella sui géneris proclama de indep

Día internacional de mujeres indígenas, no de víctimas, ni de indiecitas folclorizadas Ollantay Itzamná En 1872, luego de una sublevación aymara, comandada por el mítico duo Bartolina Sisa y Zárate Willka, en lo que actualmente es Bolivia, fueron públicamente descuartizadas las y los sublevados, como escarmiento para que nunca más indígenas se constituyesen en sujetos de su emancipación. En 1983, en el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América, en Tiahuanaco, Bolivia, en honor a Bartolina Sisa, se acordó recordar cada 5 de septiembre como Día Internacional de la Mujer Indígena. Desde entonces, progresivamente, en toda Abya Yala, recordamos con diferentes actividades dicha fecha. No existe “la mujer” indígena. Tampoco las indígenas son víctimas folclóricas En nuestro sentipesamiento indígena y campesina, no existe la noción ontológica de “la mujer”. Es decir, la categoría de la individuación como elemento constitutivo del runa (ser humano en interrelación, en el idioma quechua) es inexistente. Somos runas en la medida que somos y estamos con los demás. Warmi (mujer con y entre las y los demás, en quechua) es una categoría que refiere a Ella en cuanto ser con las y los demás, determinado por los principios de complementariedad y la interrelación. Quizás sea una de las razones de las expresiones de la homeostasis que pervive en las comunidades indígenas (como la vestimenta, las costumbres…). La individuación no es bien vista en ninguna de sus expresiones. Con preocupación observamos que cada 5 de septiembre se torna cada vez más una especie de “olimpiadas de víctimas y folcloristas”. Es decir, se expone a nuestras hermanas y madres indígenas en foros/webinarios para que expresen sus penurias acumuladas, y quien cuente más penas y con más ropaje indocolocial, y si acaso porta algún título académico, es la “indiecita” más cotizada y requerida en los foros de las ONG, eventos estatales o de la cooperación internacional. Nuestras madres, hermanas e hijas no son víctimas. Son cosujetos con derechos, obligaciones y utopías. Ellas luchan, gastan sus existencias sobre la Pachamama para que nosotros/as coexistamos y caminemos tras las utopías que nos mostraron Bartolina Sisa/Zárate Willka, Micaela Bastidas/Túpac Amaru II,… El folclorismo (apariencia espectacular que agota al indígena en la vestimenta o el sonido) es tan letal como el victimismo indígena. Y, peor aún cuando ese victimismo o folclorismo está determinado por la “apoliticidad” de la academia “multiculturalista”. Somos indígenas, muchos portamos títulos académicos, pero no para alardear, ni para competir en las olimpiadas de la titulocracia (estrategia colonial), sino para utilizarlos como llave que abre la conciencia libertaria de los nuestros y de los otros. El 5 de septiembre es una oportunidad para reflexionar la ética y la mística subversiva de Bartolina Sisa/Zárate Willka que los encaminó por el camino del no retorno hacia su inmolación. Las condiciones de dominación y violencia para los pueblos de Abya Yala, lejos de mejorar en relación a la época del primer siglo republicano, han empeorado. Y, en los pueblos indígenas y campesinos, son nuestras madres, hermanas, hijas… quienes llevan el peor peso de las repúblicas criollas y de los estado/empresas neoliberales. Por ello, el Día Internacional de las Mujeres Indígenas es un motivo para ratificar nuestras luchas desde los territorios, y calibrar nuestras estrategias compartidas. Ollantay Itzamná Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos https://ollantayitzamna.com/ @JubenalQ

OPINIÓN de Ollantay Itzamná En 1872, luego de una sublevación aymara, comandada por el mítico duo Bartolina Sisa y Zárate Willka, en lo que actualmente es Bolivia, fueron públicamente descuartizadas las y los sublevados, como escarmiento para que nunca más indígenas se constituyesen en sujetos de su emancipación. En 1983, en el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América, en Tiahuanaco, Bolivia, en honor a Bartolina Sisa, se acordó recordar cada 5 de septiembre como Día Internacional de la Mujer Indígena. Desde entonces, progresivamente, en toda Abya Yala, recordamos con diferentes actividades dicha fecha. No existe “la mujer” indígena. Tampoco las indígenas son víctimas folclóricas En nuestro sentipesamiento indígena y campesina, no existe la noción ontológica de “la mujer”. Es decir, la categoría de la individuación como elemento constitutivo del runa (ser humano en interrelación, en el idioma quechua) es inexistente. Somos runas en la medida que somos y estamos con

Bolivia, ¿elecciones para perpetuar el Golpe de Estado?

OPINIÓN de Ollantay Itzamná Cuando se creía que las últimas movilizaciones sociales defenestrarían, incluso en tiempos de pandemia, al gobierno de facto de Bolivia, la élite del Movimiento Al Socialismo (MAS) desmovilizó e hizo que se le levantasen la gran mayoría de los puntos de bloqueos de caminos, porque “ya se promulgó una Ley que fija como plazo tope de elecciones generales el 18 de octubre próximo”. Las últimas movilizaciones populares, por su magnitud y alcance territorial, fueron las primeras en la fase post Golpe de Estado. Y no eran para exigir elecciones únicamente, sino, sobre todo, la renuncia del gobierno golpista de Jeanine Ánez, ahora, entroncado, con los poderes fácticos de los fascistas croatas bolivianos. ¿Volverá a ganar las elecciones el MAS? Ningún proceso electoral, bajo un gobierno dictatorial y fascista, permitirá que los subalternos (¿socialistas?) ganen las elecciones. Añez fue categórica cuando sentenció en Sucre, a principios del año: “No permitiremos que





Justicia climática para África







ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible