Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como ANA CUEVAS

Cobardes made in Israel...y Cía

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Lo he leído por ahí: "Hoy en día todo se fabrica en China menos los cobardes, que son made in Israel."Acompañaba el texto la instantánea de un militar israelí apuntando con un rifle a un niño palestino de no más de ocho años que lloraba aterrorizado en el suelo.

¡Gracias doctor Montes!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- El viernes recibí la noticia de la repentino fallecimiento del doctor Luis Montes. Al parecer su corazón se quebró mientras se dirigía en automóvil a un encuentro sobre la muerte digna. A mi entender, cayó en acto de servicio. Ejerciendo la coherencia ideológica, humanitaria diría yo, que tantos problemas y sinsabores le acarrearon durante un largo periodo de su vida.

Sobre disidentes, presuntos terroristas y reputados fascistas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Para consternación de nuestro masterizado gobierno, Alemania ha resultado ser un país donde se cumple la separación de los poderes y que, contra todo pronóstico, ha propinado un democrático guantazo a gran parte de las subjetivas peticiones de nuestra "independiente" judicatura. No contemplan el delito de rebelión ni la comparación que el juez español establece en su auto entre las movilizaciones independentistas y el 23-F. Quizás tenga que ver con que ningún independentista entró al Congreso a tiro limpio ni sacó los tanques a la calle. No debería extrañarnos el escepticismo teutón si consideramos que allí sería impensable una fundación Adolfo Hitler que se nutriera de subvenciones públicas o que mantuvieran su momificado cadáver en un mausoleo que atrapa a sus víctimas bajo toneladas de cemento y, en cambio aquí,... ¡Pues eso!

El TFM de Cristina Cifuentes y la sangre del unicornio

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- ¡Menudo lío se ha montado por el maqueo curricular de la presidenta madrileña! Porque a ver: ¿Quién no ha soltado alguna mentirijilla sobre sus méritos académicos en un día tonto? Al parecer y según la defensa aérea de sus colegas de partido( lo digo por la técnica de poner el ventilador para expandir la mierda), quien más y quien menos entre sus señorías ha fantaseado por encima de sus posibilidades a la hora de aportar títulos, masters y otros oropeles que avalaran su sapiencia para el cargo que desempeñan.

El día que satanasa colgó el delantal

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- No le falta razón al bueno del obispo Munilla. Es obvio que las feministas llevamos el demonio dentro. Yo diría más: Si Satán es la antítesis de Dios (y se sabe de buena tinta que dios es un inequívoco macho de poblada barba), Satán tiene que ser hembra. Satanasa sería lo correcto. Eso explicaría por qué servidora, pese a exorcizar convenientemente sus demonios con cada desayuno, siente que le gira la cabeza y que está a punto de reptar por las paredes al escuchar las sandeces que algunos miembros y "miembras" de nuestra progresista y equiparada sociedad han soltado estos días sobre la huelga feminista del 8 de marzo.

Forrest-Mariano-Gum

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- España es un gran país. Una tierra preñada de oportunidades donde, cierto tipo de individuos que rayan la indigencia intelectual, encuentran la posibilidad de realizarse en política e incluso ocupar puestos destacados. Uno de los ejemplos más llamativos de la exitosa integración de esta clase de borderlineslo tenemos en M.Rajoy.

España navegando en la nave del misterio

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Llevamos más de dos años con la mordaza puesta. Una ley represiva y anti-democrática que el Congreso de los diputados acordó derogar pero que nuestra carpetovetónica derecha, integrada por PP y Ciudadanos, intenta preservar contra viento y marea.
También contra la opinión de la ONU que exigió a España que: "adopte todas las medidas necesarias para garantizar, en la legislación nacional, el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas de conformidad con los estándares internacionales”.

¡No es un saqueo!: ¡Es el mercado, amigos!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Gracias a la intervención de Rodrigo Rato en el Congreso de los Diputados, los españolitos hemos recibido una lección gratuita e ilustrativa sobre el gansterismo que domina en las altas instituciones. Vamos, que confunden la cosa pública con la cosa nostra.

Los niños de un dios menor

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Es difícil estimar con precisión el número de niñas y niños asesinados en Palestina por las fuerzas de ocupación israelí.

Píntame angelitos negros

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Cuando vi las imágenes no podía creerlo. No se trataba de mercancías o animales capturados para ser posteriormente objeto de subasta. Eran, son, seres humanos. Mujeres, hombres y niños de origen subsahariano y piel negra que llegan hasta Libia huyendo de la pobreza, la guerra o el terrorismo. Y una vez allí, caen en manos de las mafias esclavistas que los torturan para ser vendidos a otros desalmados que, tras hacer lo propio, tratan de extorsionar a las familias de los cautivos a cambio de su supuesta libertad.

¡El fascismo es alegría!

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Solo por haber amenazado de muerte a varias personas (incluida la alcaldesa madrileña), colectivos enteros, etnias, periodistas o cadenas de televisión. O por hacer arrebatadas loas a Hitler añorando esas chimeneas de los hornos crematorios que, según afirman, hoy se necesitan más que nunca para eliminar "rojos" y "guarros". Solo por unas cuantas, muchas para ser sinceros, desafortunadas frases colgadas en su chat profesional de policías municipales haciendo uso de su legítimo derecho de libertad de expresión... les llaman malas personas. ¡No es justo!

¿Todos a la cárcel?

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Cuando parecía que la cosa estaba un poco más tranquila en Catalunya con el anuncio de elecciones en diciembre, un nuevo giro de guión ha vuelto a poner el patio hecho unos zorros. El ingreso inmediato en prisión de la mitad del Govern no ha sido, evidentemente, una decisión estrictamente legal. El estado español no es partidario de ningún tipo de independencia, tampoco de la judicial. Y la encarcelación de Junqueras y los Consellers solo puede tener un propósito: avivar la indignación del pueblo catalán y satisfacer la sed de venganza que reclaman Ciudadanos y un gran número de españoles convenientemente envenenados.

Más madera para nuestra propia hoguera

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- He de admitir que una tristeza bruna me oprime el corazón cuando contemplo el fantasmagórico paisaje que ha dejado el fuego a su paso por el norte. Como una fuerza diabólica e implacable arrasó con la vida de personas animales, árboles, casas, granjas, trabajo e ilusiones reduciéndolo todo a unas cenizas negras que ahora se filtran por los acuíferos y contaminan el suelo, los ríos y la costa gallega. Es lo que se denomina una catástrofe medioambiental.

Rompiendo España...a hostia limpia

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Mariano Rajoy declaró que, gracias a la intervención de las fuerzas policiales, el referéndum independentista no se había celebrado. Aunque no fue así exactamente. Desde primera hora de la madrugada era evidente que, al haber sido desmantelada la infraestructura logística, no se podría garantizar una consulta que cumpliera con los mínimos requisitos imprescindibles. Luego, amén de ser ilegal, el asunto se había quedado en una mera performance sin más validez que la de manifestar el sentimiento de un considerable número de ciudadanos catalanes. Algo no desdeñable, por otro lado.

Marianico en "Washingtón"

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Como ya es costumbre en nuestro presidente siempre que el país se ve agitado por una crisis de enjundia, Mariano pone tierra de por medio. Pero esta vez no ha sido algo tan banal como un partido de fútbol lo que le ha servido para distanciarse del problema de turno. Rajoy ha cruzado el charco hasta el mismísimo corazón del Imperio para entrevistarse con el Sumo Sacerdote, con el oráculo del tuit, con ese adonis rubio de tez anaranjada y fluido verbo que aprendió diplomacia en algún manicomio llamado Donald Trump.

Instalado dictadura

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Entre las docenas de chistes y memes que circulan estos días por la red, sobre las medidas que se están tomando para impedir el referéndum catalán, he leído algunos que me parecen geniales. Por ejemplo uno que sugiere a los organizadores que escondan las papeletas para votar... en las cunetas porque allí nunca miran. Humor negro, esperpéntico, como no podía ser de otra manera dada la situación valleinclanesca que atravesamos, ¡y cuándo no! los carpetovetones. Pero declarar un estado de excepción en Cataluña no tiene ninguna gracia.

La policía del pensamiento

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Parece ser que no basta con cometer un delito para ser un criminal. Según el criterio de algún juez que vive anclado emocionalmente al franquismo, es suficiente con pensar o debatir sobre el asunto. Ya saben, como en el catecismo, que se puede ser pecador de pensamiento aunque seas un ser virtuoso en tus actos cotidianos. Hay que domesticar esas cabecitas locas que, a fuerza de darle al caletre, se pueden venir arriba y sacar los pies del tiesto. Y si no lo hace el temor a dios, ahí están algunos jueces fascistoides como el que suspendió un acto este domingo en Madrid por considerar que se hacía apología de la consulta independentista.
En un país donde neo-nazis y falangistas exhiben con impudicia y brazo en alto su parafernalia en manifestaciones y actos de exaltación a la dictadura, ¿ resulta ilegal escuchar a unos tipos defendiendo su postura independentista? Algo no me cuadra.

Cómo ser de izquierdas y no morir en el intento

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Supongo que solo soy un patético coletazo de lo que mi maestro Labordeta definió como la izquierda depresiva aragonesa. Parafraseando a Cánovas: Soy de izquierdas (y española) porque no puedo ser otra cosa. Para mí no se trata de la adhesión a un partido político o a una doctrina ideológica concreta. Ser de izquierdas es un sentimiento que nace intuitivamente. Una necesidad moral de contribuir en la medida posible a que cualquier ser humano tenga derecho a un planeta habitable, un trabajo digno, a una sanidad, a una educación de calidad, a una vivienda… y, por supuesto, a la paz y a la libertad. ¿Les parece algo raro o pervertido?

Nazis sin fronteras

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- El asesinato despiadado de una joven anti-fascista en Charlottesville (EEUU) nos descubre que, el país más poderoso del mundo, también tiene los armarios abarrotados de espectros. Hay viejas heridas en la historia que no acaban de curarse. En España sabemos algo sobre esto. Aquí no faltan voceros revisionistas de la verdad histórica que niegan, o pretenden pasar página, de miles de crímenes que han quedado impunes. Ejecuciones, fosas abandonadas, torturas, violaciones... Todo se barre convenientemente bajo la alfombra del olvido. Si no, ¿cómo sería posible que el partido en el gobierno hubiera sido fundado por un ministro franquista? De aquello que no se habla, no existe. Invirtiendo la carga de la prueba, se tacha de revanchistas a quienes claman justicia. No se puede cimentar un gran país sobre la humillación y el desprecio a las víctimas de la dictadura. Sobre falacias e hipocresía. Así nos va.

Sobre lobas feroces y cerdos gilipuertas

OPINIÓN de Ana Cuevas Pascual.- Ser mujer no es una tarea fácil en casi ningún lugar de este planeta. En lo que denominamos el primer mundo, aunque a nivel jurídico y constitucional exista una virtual igualdad, tampoco resulta sencillo. Cierto es que aquí no se nos lapida o se nos encierra bajo un burka, me replicarán muchos. Es verdad. La quema de brujas, o sea de mujeres, son deportes que han quedado en la trastienda de nuestra historia negra. Pero, de alguna manera subsisten en el inconsciente colectivo y, cuando una fémina saca los pies del tiesto patriarcal, a más de uno le entran ganas de volver a apilar madera.
-

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible