Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como ILKA OLIVA

Una primavera de millones de Lulas

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Para 1958, fue descubierta casi por casualidad y en su propio hábitat, la cronista y poeta de la favela, Carolina Maria de Jesus; quien se encargó de retratar en su diario su día a día: la vida en las favelas de Brasil. Una realidad cruda, de miseria, de abuso, de exclusión y; una realidad, también, de sueños, de lealtad y de amor puro. Muy poco conocida en Latinoamérica, Carolina Maria de Jesus plasmó en sus letras la esencia de los arrabales brasileños, mismos que en ferviente amor han salido a las calles a defender a un obrero que los dignificó y les devolvió la voz y el poder de los sueños: Lula.

La necesidad de la Memoria Histórica latinoamericana

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Porque es necesario que el Nunca Más se enraíce en la identidad del pueblo latinoamericano, porque es urgente que la impunidad dé paso a la justicia, porque es imprescindible rescatar la Memoria Histórica de la omisión de los gobiernos derechistas, porque apremia que se vuelva desidia en un pueblo amnésico.

Las niñas también juegan fútbol

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Llegué en noviembre a Estados Unidos, para los primeros días de abril cuando empezaba a derretirse la nieve del invierno, salí a buscar trabajo a los campos de fútbol, llevaba conmigo mi título de árbitra de fútbol avalado por FIFA y una carta de recomendación de la Federación de Fúbtol de Guatemala.

Sociedades en decadencia

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Cada día, apresuradamente, con la urgencia de la destrucción; característica principal de la humanidad que conformamos, nos estamos convirtiendo en el bagazo de una sociedad en decadencia.

La resistencia de los azafranes

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Piensan que ya no queda aliento alguno, que lograron pulverizar los anhelos y que han arrancado del campo las raíces de los azafranes. Piensan que han dejado a los árboles sin corteza, desvalidos, en tierra erosionada. Creen que todo es un alud. Pero cada ciprés silvestre, naciendo en los peñales les demuestra lo contrario. Piensan que han silenciado el canto del jilguero, pero las parvadas surcando el horizonte les demuestra que hay trinos imposibles de matar y que hay bellezas y libertades deslumbrantes que ningún odio puede opacar.

El abandono del sur de Chicago

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- El sur de Chicago es la decadencia, es una gran urbe derrumbándose, calles deterioradas, edificios a punto de desplomarse sobre las cabezas de los inquilinos que, en su mayoría son afrodescencientes y latinoamericanos indocumentados: mexicanos y centroamericanos. Mal pagados, explotados en sus trabajos, estigmatizados y acosados constantemente por la policía.

El racismo como ADN de la humanidad

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Cada vez que sale a la luz un video de violencia policial estadounidense contra los afro descendientes, la noticia se propaga como pólvora y le da la vuelta al mundo. Entonces comienzan las etiquetas en las redes sociales con repudio y doble moral. Pero vivo en Estados Unidos y he visto cómo asiáticos discriminan a negros y latinos por igual, o cómo latinos discriminan a asiáticos y negros. O cómo negros discriminan a asiáticos y latinos. Es tan racista un negro, un latino, un asiático, un europeo que un anglosajón, ¿por qué? Porque el racismo es patriarcal como la violencia de género, como la homofobia, como la discriminación.

La vergüenza del pueblo salvadoreño

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- La traición no puede caber jamás en la mente de una persona que tenga dos dedos de frente, mucho menos en la mente de un revolucionario. Y muchos avispados se cuelgan de ellos para buscar beneficio propio. Tal es el caso del presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, jactancioso que anda por la vida con su capa de revolucionario mientras apuñala por la espalda a su pueblo.

El invierno como sosiego y fortalecimiento

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- En invierno, el cielo se emponcha en su color grisáceo y bajan las nubes densas a deambular por las calles de la gran ciudad; una neblina gélida que hace que los transeúntes desahuciados lamenten esa temporada a la que le llaman mal tiempo.

El ocio como amor propio y resistencia política

OPINIÓN de ilka Oliva Corado.- Vivimos diariamente en el trajín de un sistema que nos exprime cada vez más, que nos roba el oxigeno, extorsiona, manipula, violenta y nos controla; es el sistema del capital que tiene como objetivo hacer del ser humano un objeto incapaz de crear, pensar y sentir.

¿Cuándo se unirá la izquierda latinoamericana?

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Este momento, este preciso momento que vive Latinoamérica, es la cúspide del neoliberalismo que triunfa sobre la Memoria Histórica. Se ve desde leguas de distancia, es apoteósico. Era previsible, solo era cuestión de tiempo llegar a este punto de incoherencia, porque estamos plagados de generaciones sin memoria y sin identidad.

Generaciones sin memoria

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Lo que está sucediendo en Latinoamérica en estos momentos, debería ser de vital importancia para las generaciones de la desmemoria. Todo aquel que tenga de 40 años para abajo, considérese parte de la generación de la desmemoria.

Honduras poniendo el pecho por el triángulo norte de Centroamérica

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- En Guatemala el chiste se contó solo: en el 2015, agarraron los sábados para ir a broncearse a las plazas del país y tomarse la foto del recuerdo, mientras se colgaban de los nombres de los mártires de la dictadura; con carteles, revolcaderas en el pavimento y somatando nicas, todo con tal de salir en la tele para después ponerse a gatas votando por la continuidad de las mafias en el gobierno. Cuando tenían la oportunidad de decir no a las elecciones e ir por la Asamblea Nacional Constituyente. Ejemplo claro de cómo no se deben hacer las cosas cuando lo que se busca es un cambio. Pero pues, estamos hablando de Guatemala.

La sirvienta como esclava

OPINIÓN de Ilka OLiva Corado.- La servidumbre, la sirvienta, la criada, la muchacha, la ayuda, la nana, la cholera, la chacha, la gata, la mucama; a la empleada doméstica se le conoce con infinidad de nombres, despectivamente. Sin embargo es la empleada más importante, paradójicamente también es la mal pagada, la explotada y la esclavizada en un modelo de sociedad que utiliza a los parias como trampolín; como escalera, como el soporte más importante para sostener la explotación de unos para beneficio de otros.

Oasis de la incoherencia y el oportunismo

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Sociedades de doble moral, sociedades incoherentes y chambonas que forman vergeles de tierra fértil para la impunidad de los oportunistas. Sociedades racistas, misóginas, clasistas donde proliferan los peleles. Los cómodos y los insensibles: peor aún, los solapadores. Guatemala es una sociedad de esas.

El encanto del Che

OPINIÓN de Ilka Oliva Corado.- Estados Unidos es un país con una diversidad de culturas, impresionante. En la parada de un semáforo, esperando cruzar la avenida, puede haber cincuenta personas y todas son de distinto país y todas tienen una historia, un pasado, una raíz. La cantidad de religiones y pensamiento político es también así de variada. En una reunión social, en un restaurante, en un simple supermercado o en el parque se puede encontrar una variedad de culturas e idiomas que es imposible identificar.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible