Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como RAFAEL FERNANDO NAVARRO

Tal vez sólo nostalgia

El equipo de redacción de El Mercurio Digital lamenta el fallecimiento de uno de sus más queridos y entrañables colaboradores, Rafael Fernando Navarro. A modo de homenaje rescatamos este texto de 2011, donde se percibe el color de su prosa y la luz de sus metáforas, tan característicos de su escritura. Nos unimos al dolor de sus seres queridos. In memoriam.

Por Rafael Fernando Navarro Cuando los azahares. Cuando los naranjales paridos por Abril. Cuando la Giralda se aparea con el río por Triana. Cuando Sevilla es un parto de perfumes. Eramos niños entonces. Dios vivía en el Pardo, condecorado por Franco los domingos mañaneros. Dios estaba a gusto dirigiendo las conciencias. Franco disfrutaba con la amistad divina bajo la sombra del palio.

Eramos niños entonces. Macarena de Queipo. Esperanza morena de Triana. Sevilla era hermosa. Nunca sabrá ser de otra manera. Guadalquivir en la cintura preñando de magnolias los pechos de blusa estrecha. España era católica. Lo ordenaba el Dios-Franco …

España es un sillón

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- En aquel tiempo España era una piel de toro. Por todo el país trotaba el Obsborne negro, bravo, “enamorao de la luna que abandona por las noches la maná” Fue por el setenta y cinco cuando a muchos se le pararos los pulsos, las Lolas, Las Márquez, las Cármenes y amanecieron los Serrat, los Victor Manuel, las Cecilias. España se puso camisas blancas, le cantó a los abuelos que picaron en las minas y el Mediterráneo fue espuma de orgullo.
Un taxidermista macabro pretendió momificarnos para siempre. Todo amordazado y bien amordazado. Pero la libertad siempre se abre camino entre las grietas de la piedra hostil, porque lo humano está por encima de sus propias circunstancias. Ahí está su grandeza. Un día se rompen las ataduras y la libertad es un triunfo conseguido.

Empezamos entonces a asumir nuestro destino como una responsabilidad compartida, a ser uno para todos y todos para cada uno, porque el valor de lo individual es infinito y porque lo infinito …

¿Los obispos piensan?

OPINIÓN de Rafael Fernando Navrro.- Los Obispos tienen derecho a expresar sus opiniones. Creo que fue Juan XXIII quien dijo que sólo tiene derecho a hablar quien tiene algo que decir. Dicho de otra forma, el papa bueno reconocía el derecho a la palabra si esa palabra contenía una idea enriquecedora para el oyente, pudiendo deducir con claridad que debería suprimirse la posibilidad de decir tonterías. La palabra es algo muy serio como para ahuecarla de contenido y lanzarla al aire como una ventosidad maloliente capaz de producir un rechazo automático. Tan seria es la palabra, que la biblia sitúa el origen del mundo en su vientre creador. En el principio fue la palabra y la palabra era Dios.

Lo peor es que los obispos cuando ejercen su derecho a hablar parten del convencimiento de que su palabra es ley, de que la vida de los oyentes debe guiarse por ella porque ella es la norma suprema decidida por dios contra la libertad suprema del hombre a orientar su quehacer de acuerdo con la propia…

Flores

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- París. Un hombre joven con su hijo de unos cuatro años en brazos frente al lugar del atentado jihadista. El diálogo del amor entre los dos:

-Papá, por qué han matado a tanta gente? ¿Son muy malos los malos? ¿Tendremos que cambiarnos de casa, a un sitio donde no haya malos?

-Hijo mío, gente mala la hay en todas partes. Buena también. Aquí hay personas buenas. No todas son malas.

-Pero los malos llevan pistolas y matan.

-Hijo, no te preocupes. Nosotros no tenemos pistolas, pero tenemos flores.

-Ya estoy más tranquilo, papá. Tenemos flores y las flores no matan, nos protegen.


Hollande habla de una Francia en guerra. Pide ayuda al resto de naciones argumentando que según el reglamento de la OTAN cuando un país es atacado deben acudir en su ayuda todos los demás integrantes. Hollande está en período preelectoral y muy bajo en la estima de sus conciudadanos. Necesita –dicen expertos politólogos- inyectar en vena una alta graduación de adhesión. Está, según eso…

¿Usted es tonto?

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- No se ofenda por la pregunta. Estoy convencido de su capacidad intelectual y de su predisposición para captar cualquier realidad que le plante la vida delante de sus ojos. Nadie conseguirá bajarme de esta apreciación sobre usted. Comprendo que el título le soliviante porque la pregunta en sí misma es una afirmación en el lenguaje de la calle. Pero no es mi intención.

Los políticos ni siquiera tienen la delicadeza de plantearse la pregunta sobre sus entendederas. Directamente parten de la base de que usted nunca entiende sus palabras, no porque ellos no las expongan con absoluta claridad, sino porque usted carece de materia gris suficiente para asimilar lo que ellos de forma tan elemental expresan. No preguntan. Directamente afirman: usted es tonto. Cuando Javier Maroto afirma que entre los refugiados que huyen de la guerra hay muchos terroristas,usted va y entiende que entre los refugiados que huyen de la guerra hay muchos terroristas. Y usted va y …

¿Se muere la democracia?

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- No hablo de “nuestra” democracia. Me refiero más bien a la democracia como forma de entender la sociedad aquí, en Alemania o Canadá. Es decir, a la democracia como forma vital de entendernos, de vivir, de convivir.

No hace mucho, en Italia se arrinconó a un presidente popularmente elegido y se le sustituyó por un tecnócrata impuesto por la emperatriz europea Angela Merkel. Acabamos de asistir a la deposición de un presidente elegido en Grecia. Su programa ha sido estrangulado por el poder dictatorial de Europa y se han convocado nuevas elecciones. Y ante ese estrangulamiento del programa del primer ministro, los partidos políticos griegos se fraccionan y Europa se frota las manos porque al final impondrá unas condiciones que hagan emerger el presidente sumiso y arrodillado que Alemania necesita para ungirlo como lacayo de sus intereses.

De paso, esa Europa con nombre y apellidos alemanes, nos pone ante el espejo-chantaje de lo que no está dispuesta a…

La corbata roja

Por Rafael Fernando Navarro.- El Padre Angel es un cura como miles de curas. El Padre Angel es viejo, como miles de curas viejos. El Padre Angel es pobre, como miles de curas pobres y miles de curas no tan pobres. Al Padre Angel le duele el hambre como a miles curas les duele el hambre y a miles sólo les preocupa el “pan espiritual” El padre Angel se preocupa de los cuerpos, como miles de curas, mientras miles de curas se preocupan sólo de las almas porque ellas no piden pan ni vaqueros ni alpargatas de esparto. El Padre Angel es como miles de curas y se distingue de miles de curas.

Pero del Padre Angel, aunque de modo absolutamente secundario, me llama la atención su eterna corbata roja. Botín-banquero también usaba una corbata roja color-uniforme. Pero no me llamaba la atención porque era un color-moneda, estilo-millón-yate-privado-avión-privado-miles-de-clientes-privados-de-supropia-propiedad. Color-usurpación-usura-desahucio-comisiones-intereses-de-avaro-sobre-números-descubiert…

La democracia es así

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Constantino convirtió el cristianismo en cristiandad. La jerarquía empezó a sentirse cómoda entre cetros y tronos. Llegaron los papas guerreros, conquistadores que dominaron territorios. La tiara era el símbolo de un papa rey que extendía su poder hasta confines lejanos. La estructura piramidal de la iglesia creó cardenales con la categoría de príncipes en consonancia con la testa coronada del papa-rey. Y abajo figuraban los súbditos sometidos a la obediencia de mandatos infalibles que debían ser cumplidos bajo pena de cárcel, de tortura inquisitorial y de condena eterna. Quedaban atrás las preferencias por los pobres, los ciegos, los lisiados, los pecadores de Jesús de Nazaret.

Esa jerarquía construyó una sociedad paralela a la sociedad profana del mundo. A un código civil correspondía un código de derecho canónic,. a universidades fundadas por los estados se le añadían las universalidades católicas, y al poder mundano, un poder espiritual aunque c…

El actor secundario

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- De vez en cuando los medios de comunicación nos dan una noticia siempre triste: ha muerto tal o cual actor. Nunca encarnó papeles de protagonista. Fue un eterno secundario, pero brillante. Abundan en el cine, en el teatro. No doy nombres por miedo a excluir a algunos que realmente perdurarán en la historia por encima de esos protagonistas de postín, de autógrafos y fans juveniles. Si les soy sincero, esa distinción entre principales y secundarios me resulta artificial. Tan necesario es el cemento como el mármol. El monumento resultante no es una suma, sino una simbiosis que nos muestra la hermosura.

A propósito de la muerte de uno de esos actores secundarios he pensado en la política. Y si en el teatro o el cine algunos tienen clara esa división de papeles, creo que en democracia se ha tergiversado su prioridad por conveniencia de unos pocos. Los políticos elegidos en las urnas se han apropiado del papel protagonista de la historia y exigen (sí, exi…

Diógenes

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- A todos nos han presentado alguna vez a Diógenes. En el bar. En el metro. En la arena de una playa. A Diógenes lo conocí en el instituto. Aquel profesor tenía el empeño de que trabáramos amistad con individuos ciertamente raros. Con esto no quiero decir que tú, amigo Diógenes, seas raro, aunque confieso que al principio me lo pareciste. ¿Que por qué? Hombre, no me digas que es normal ir por la vida con un candil (ahora llevas un grupo alógeno) buscando a un hombre. Pero he de confesarte que con el tiempo fui olvidando a Sócrates, a Heráclito, los presocráticos, Pitágoras…y tú te fuiste quedando ahí, en un rincón del alma, en los adentros de los sentimientos más hondos. Empecé a rodar dentro de los raíles establecidos. “El rodar no será cencia, pero tampoco es pecao” que cantaba Atahualpa. Pero el orden establecido me vomitó. Y entonces retomé tu recuerdo. Me empecé a interesar por lo humano. Pretendí que nada me fuera ajeno. Comprobé que el prest…

¿Puedo hablar?

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- El uno de julio entró en vigor una ley que aboga por la seguridad ciudadana. Yo quiero decir en primer lugar que estoy orgulloso de un gobierno que cuida mi seguridad, la tranquilidad de mi vida, de mis propiedades y que vela por la integridad de una policía encargada primordialmente de poner orden en las manifestaciones promovidas por ciertas hordas judeo masónicas, radicales, extremistas, chavistas, comunistas, amigas de Chaves y Tsipras y Maduro, descendientes del comunismo que quema iglesias y viola monjas. Las llevan a cabo para conseguir destruir la democracia, imponer un totalitarismo y quemar la constitución, como bien ha dictaminado el vidente Aznar con esa voz de agorero mayor del reino. Eso nunca pasará porque los ministros Fernández Díaz y Catalá, delegados de Mariano Rajoy, han promulgado una ley que me garantiza el orden más ordenado y la ministra de agricultura nos ha prevenido que debemos huir de las urnas porque son un peligro.

Todo…

. A lo mejor es democracia

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- La democracia es una plaza grande. Cabe en ella todo el que quiera meter el hombro y hacer de la historia un lugar habitable. Llevamos treinta y tantos años disfrutando de su habitabilidad y sufriendo de la responsabilidad que conlleva. No es cómoda la democracia. Implica una aceptación del otro en cuanto otro. Exige apertura suficiente para creer en los demás y en su voluntad de entrega, de preocupación, de compromiso con la aventura de la comunidad.

La democracia es una consecuencia de la libertad. O su causa, según se mire. Pero sobre todo es por definición una despreocupación por el miedo. Quien convive en el espacio de la democracia es siempre alguien dispuesto a implicarse, nunca un enemigo con ideas de muerte escondidas. La democracia no presupone la carencia de errores, pero descarta siempre el miedo. Miedo y democracia son términos excluyentes. Las dictaduras viven del miedo, las democracias, de la más limpia esperanza como elemento activo …

Bastón de mando

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Dicen los entendidos que el bastón de mando es una evolución del cetro que se entregaba como signo de poder al hombre (hay en esta representación un símbolo de poder sexual como en los monolitos) y como signo de su autoridad. Del neolítico hablan. De un entonces cuando la obediencia de una mayoría respondía al ansia de mando de unos pocos. Y de esos pocos surgía el dominio de alguien sobre la totalidad.

Hace poco estrenábamos ayuntamientos. El neolítico se llama dos mil quince. La antigua antigüedad se hace actualidad actual. El mundo mira su reloj y pone en hora el tiempo. La democracia se viste de Tucci y destierra las pieles del hombre cazador. Y en nuestras manos una papeleta de libertad que confiere el poder a alguien no necesariamente con genitales masculinos, aunque son todavía mayoría los que gobiernan cargados de testosterona. Pero la historia empuja, y los varones hacen sitio a la mujer porque proclamamos falsamente la igualdad de los gén…

Rajoy perdió la niña

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- No he sido fiel al título primitivo. Yo quería decir que Rajoy ha sufrido un aborto, pero me resultaba raro porque me da la impresión que al presidente se le ha retirado la regla, es decir, que ha perdido el norte de sus promesas electorales, que ha dejado pasar el tiempo, que el estrés del FMI, de los rescates, las privatizaciones, los bancos que han chupado la sangre del país, la reforma laboral, Bárcenas como resumen de una corrupción global, que Floriano, Cospedal, Valencia, Púnica, Aguirre, sobres, etc. no le han permitido dedicarse en cuerpo y alma al ciclismo, a la roja (vaya nombre), al Marca. Y todo eso ha hecho que pierda a la niña que llevaba en su vientre cuando la campaña, cuando las chuches, cuando Pons prometía, cuando todavía no había tomado conciencia de la herencia que se le venía encima, cuando aspiraba a gobernar sin tener idea de cómo estaba el país y se tuvo que enterar después por un telediario de Intereconomía. Y Rajoy perdi…

El hombre del saco

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Habíamos vivido con el miedo en las venas. Las dictaduras lo convierten en un elemento indispensable. Un miedo l configurado por el instinto de conservación. El dictador coloca en la nuca del alma una pistola con el tambor cargado y no hay posibilidad de salvar el cráneo, porque esa pistola es un bosque de balas. No queda hueco para la esperanza y uno siente a cada momento la frialdad del cañón que roza las sienes y se deslumbra con el brillo de la culata. La dictadura es un mapa de miedos.

Confieso que sufrí ese miedo. Circunstancias de aquel tiempo aceleraron con frecuencia el pulso y agitaron la respiración y se produjeron jadeos y gemidos por el orgasmo fúnebre que produce la piel de la muerte. Sólo me sentí libre, sin miedo, con la llegada de la democracia, cuando los fusiles sólo disparaban claveles perfumado de loewe. Entonces empecé, como tantos y tantos, a disfrutar de los cerezos en flor.

Con treinta y tantos años, ya no deberíamos hablar …

El lechero

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- ¿Fue Churchill? Dicen que la dijo. Pero la paternidad de la frase famosa puede pertenecerte porque tú eres un demócrata y esas palabras pueden revelar tu ADN, o el de Pepa (directora-gerente de algo) el de Juan (reponedor de grandes almacenes) o mía (humilde juntador de palabras)

Si a las siete de la mañana alguien llama a tu puerta, ciertamente es el lechero o el repartidor de periódicos. Cuando se vive en una auténtica democracia, el lechero o el repartidor de periódicos a las siete de la mañana, son signos (no sólo símbolos) que la hacen visible. Sólo puede llamar a tu puerta una paz reconfortante como un vaso de leche caliente o una noticia engendrada en la libertad de expresión más absoluta.

A las siete de la mañana, en una democracia limpia y transparente, no puede llamar un censor dispuesto a podar tu libertad, a cortar las alas de tu palabra, a poner en duda tu derecho a volar. El vecino del quinto no será nunca un delator de la brigada po…

Desprecio

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Fue largo el tiempo del teocentrismo. Dios era el eje de la historia, alrededor del cual todo giraba como un planeta brotado del paraíso por la voluntad creadora de ese dios adueñado de su destino y obligado a cumplir su soberana voluntad, amputada la capacidad creadora del hombre y su libertad. Cualquier decisión debía ser confrontada con el querer supremo de la deidad y ser rechazado si no estaba conforme con sus designios. El hombre estaba sometido y su forma de existir era la esclavitud.

El renacimiento le dio al ser humano la responsabilidad de su destino, le obligó a cargar con su propia libertad y en consecuencia lo situó ante la necesidad de definirse cuando la vida le presentaba una disyuntiva de difícil elección. Llegaron más tarde los humanismos con sus apellidos correspondientes. Parecía que la humanidad reclamaba y encontraba su lugar. Los humanos éramos centro del mundo y los dioses eran relegados al plano interior, pero más como pró…

Animal político

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Esta definición de un aspecto parcial del ser humano hunde sus raíces en el mundo griego. Era entonces un acercamiento humanista, honrado, que devenía en una visión limpia y comprometida de cada uno con su comunidad. En la cuna de la democracia se participaba en la construcción de la “polis” y todos debían sentirse responsables de su buena marcha. Se tenía que estar implicado en el quehacer de llevar a la comunidad hacia su bienestar individual y colectivo.

Cuando hoy se afirma que tal o cual hombre-mujer es un animal político estamos desvirtuando el sentido primigenio de la definición griega y deberíamos asumir el abismo que separa al demócrata de entonces de este animal político que con frecuencia tiene mucho más de lo primero que de lo segundo. Y en lugar de aplicarlo como un mérito del individuo que se compromete con sus conciudadanos, deberíamos endilgárselo para descalificarlo porque su politicidad (perdonen el vocablo) es puro oportunismo vol…

Rutina

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- La rutina es lo opuesto a la creación. La primera es la mera repetición de actos sin contenido de espontaneidad. No brota de los adentros, sino de la mera costumbre repetitiva. El cangilón del pozo es una costumbre del agua. Al fondo está el manantial, el vientre de la tierra donde brota y se hace vida para la primavera del mundo.

El ser humano es creación o se convierte en cangilón acostumbrado a hurgar en el tiempo convirtiéndolo en pasado sin conseguir transformarlo en historia.

Uno lleva en la sangre huellas de botas, de sables, de montañas nevadas, de Isabel y Fernando y tiros en la nunca. Cuando las viudas de pañuelo negro hasta que la muerte nos junte. Cuando el brazo en alto como mussolinis importados. Cuando usted no sabe con quién está hablando.

La habíamos deseado tanto que no tuvo más remedio que llegar. Como fruto de una tromboflebitis, como temblor de un parkinson que nubla los pulsos, como consecuencia de una conciencia llena de sangre…

Dios ya tiene pupitre

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Estaba preocupado por Dios, su educación, su carrera sin terminar, sin un puesto de trabajo a la vista porque los que no han culminado la universidad no tienen futuro y los que han sido alumnos brillantes se van a Alemania a limpiar retretes y servir cerveza.

Dios había desempañado papeles muy importantes durante el franquismo. El dictador, que fue generalísimo por la gracia de Dios, no olvidó nunca ese favor y se lo pagó con creces. Le había ayudado a vencer al comunismo que pretendía destruir la patria, le había regalado un palio para andar por la calle y que los feligreses confundieran el uniforme militar con la túnica del sagrado corazón de Jesús en vos confío. Y Franco supo abrirse camino eliminando a todo aquel que se oponía al reinado de Dios. “Yo reino en esta casa” se leía en las puertas. El caudillo no fue antimonárquico. Simplemente cambió la titularidad borbónica para poner al dios libertador en su lugar.

Cuando Arias Navarro, aquella pl…