Ir al contenido principal

¿Se muere la democracia?

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- No hablo de “nuestra” democracia. Me refiero más bien a la democracia como forma de entender la sociedad aquí, en Alemania o Canadá. Es decir, a la democracia como forma vital de entendernos, de vivir, de convivir.

No hace mucho, en Italia se arrinconó a un presidente popularmente elegido y se le sustituyó por un tecnócrata impuesto por la emperatriz europea Angela Merkel. Acabamos de asistir a la deposición de un presidente elegido en Grecia. Su programa ha sido estrangulado por el poder dictatorial de Europa y se han convocado nuevas elecciones. Y ante ese estrangulamiento del programa del primer ministro, los partidos políticos griegos se fraccionan y Europa se frota las manos porque al final impondrá unas condiciones que hagan emerger el presidente sumiso y arrodillado que Alemania necesita para ungirlo como lacayo de sus intereses.

De paso, esa Europa con nombre y apellidos alemanes, nos pone ante el espejo-chantaje de lo que no está dispuesta a permitir y nos exige que pongamos a la derecha que ella propicia y nos aleja de todos aquellos que, queriendo subvertir “el orden establecido” abogan por una recuperación que nos saque de nuestra situación de esclavos y nos devuelva la categoría de ciudadanos.

El partido que ganó las elecciones en España, se presentó con un programa florido de promesas. Las rompió al día siguiente de ganas las elecciones. La herencia recibida llevó al gobierno a hacer lo que no quería: destruir todo lo conseguido culpando a las circunstancias, a la crisis (estafa). Rajoy argumentó que no era posible otra política y se dedicó a vivir arrodillado ante la amante rubia. Lo que significaba que tenía que llevar a cabo la política que le marcaban desde fuera porque no sabía hacer la que le pedían sus votantes. En este sentido, España y Grecia se diferencian por el grado de dignidad. Rajoy se siente cómodo inclinando la cerviz y Xipras dimite porque su dignidad se lo exige.

Pero el problema va más allá. La democracia es el menos malo de los sistemas. El ser menos malo implica que lleva en su seno una maldad que es la preferible si la comparamos con otras maldades, las dictaduras, por ejemplo. ¿Será posible acoger esa maldad venial en el futuro mediante unas elecciones que sepan exigir a sus gobernantes el cumplimiento de lo prometido? ¿Podremos reclamar la satisfacción de las necesidades de dignidad, de derechos humanos sociales, laborales, sindicales a lo que tenemos derecho? Dicho de otra forma: ¿Podremos vivir una democracia sin tutelas, sin exigencias exógenas, sin que nadie imponga unos criterios que no van incluidos en la voluntad de la papeleta electoral? ¿Podremos desarrollar la democracia que tanta sangre costó sin entregarle nutras urnas a la injerencia de quienes sólo pretenden un concubinato con los mercado? ¿Primará el ser humano por encima del dinero? Si la democracia no es antropocéntrica, a mí personalmente no me interesa. Las dictaduras son ególatras y por tanto detestables y corruptas en su misma raíz. La dictadura impuesta por los mercados, las inversiones, los déficits, las deudas, etc. llevan trajes último modelo, pero debajo van las polainas y las pistolas de brillantes culatas. Las dictaduras disparan a la nuca. El dinero fusila los estómagos, desprecia la ancianidad, la dependencia, la enfermedad, la docencia, el hambre, la niñez. Y todo invocando el perverso orden establecido.

Y aparece el miedo como arma anestesiante. Fuera del orden establecido no hay salvación. No hay elección más que la obediencia a ese orden impuesto por la crueldad del capitalismo. El miedo inyectado en el desempleo, en los recortes sanitarios, en el desprecio por la dependencia, en convertir a los jubilados en seres amenazados con la desaparición de sus pensiones, en implantar el copago sanitario para descartar enfermos pobres, en encarecer la universidad porque a un pueblo analfabeto se le maneja fácilmente al antojo del primer postor. Cualquiera que proclame que las cosas pueden cambiar, que la esclavitud es una indignidad, que los trabajadores tienen derechos, que los desahucios deben suplirse por soluciones habitacionales, que el hambre no es una solución sino una imposición, que un niño o un viejo valen infinitamente más que un banco, que la dignidad y lo que conlleva es un derecho inalienable, que un enfermo terminal merece más respeto que quien viaja en jet privado.

A todos esos constructores decentes de la historia les llamaban antes utópicos, prostituyendo la utopía y convirtiendo en puta de lujo. Ahora le llaman populismo despreciando así las aspiraciones del pueblo, despojándolo de la grandeza que merece lo humano como centro del universo.

¿Se ha muerto la democracia? ¿Necesitaremos de unos cristos laicos que la conviertan en resurrección?

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible