Ir al contenido principal

Artistas boicotean el Guggenheim de Abu Dhabi en protesta contra la explotación de los trabajadores inmigrantes

Estos destacados artistas están dejando claro que no exhibirán sus obras en un museo construido por trabajadores maltratados, y que las medidas adoptadas hasta el momento por el Guggenheim y la TDIC son inadecuadas. Si el Guggenheim y la TDIC no abordan las preocupaciones planteadas por los artistas, el museo puede acabar siendo más famoso más por exhibir violaciones de los derechos del trabajador que por mostrar obras de arte.
Sarah Leah Whitson, directora para Oriente Medio de Human Rights Watch

El boicot por parte de destacados artistas del Museo Guggenheim de Abu Dhabi, el 17 de marzo de 2011, constituye un importante avance para centrar la atención en la explotación de los trabajadores migrantes extranjeros que están construyendo el museo en la Isla Saadiyat, en Emiratos Árabes Unidos (EAU), señaló hoy Human Rights Watch.

Más de 130 artistas internacionales, curadores, escritores y otras personas han firmado un compromiso de boicot exigiendo a la Fundación Guggenheim y a su socio en Abu Dhabi, la Compañía de Inversiones y Desarrollo del Turismo (TDIC), que protejan los derechos de los trabajadores que están construyendo la nueva sede del mueso en la Isla Saadiyat. Afirman que se negarán a cooperar totalmente con el proyecto hasta que el Guggenheim y su socio garanticen la aplicación de mecanismos para reembolsar a los trabajadores cualquier tasa de contratación que hayan pagado, y contraten a un supervisor independiente de buena reputación que haga públicas sus conclusiones acerca de las condiciones laborales, entre otras medidas. Muchos de los artistas son reconocidos y han realizado exposiciones por todo el mundo, lo que incluye Oriente Medio.

"Estos destacados artistas están dejando claro que no exhibirán sus obras en un museo construido por trabajadores maltratados, y que las medidas adoptadas hasta el momento por el Guggenheim y la TDIC son inadecuadas", señaló Sarah Leah Whitson, directora para Oriente Medio de Human Rights Watch. "Si el Guggenheim y la TDIC no abordan las preocupaciones planteadas por los artistas, el museo puede acabar siendo más famoso más por exhibir violaciones de los derechos del trabajador que por mostrar obras de arte", agregó.

En un informe de 2009, Human Rights Watch documentó una serie de abusos en la Isla Saadiyat que dejó a los trabajadores migrantes muy endeudados y sin poder proteger sus derechos o ni siquiera dejar sus empleos. Cada uno de los 94 trabajadores entrevistados para el informe dijo que había pagado entre US$1,800 y US$4,100 en tasas de contratación antes de conseguir el empleo, lo que subraya la aceptación casi universal de esta práctica en los EAU.

Comentarios