27/4/12

La sociedad civil urge a la ONU a atender las múltiples crisis mundiales

Organizaciones de la sociedad civil participantes en la XIII Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD XVIII) en curso en Doha urgieron a la ONU y a los países que la integran a buscar un “cambio fundamental” en los paradigmas económicos con el objetivo de atender las múltiples crisis mundiales, informó la Agencia de Noticias de Kuwait (KUNA).

"La UNCTAD debería atender en su décimotercera edición la inequidad mundial, así como la intransigencia de las potencias, identificadas entre los mayores problemas planetarios por los y las expertos y activistas que aprobaron el día 19 la Declaración del Foro de la Sociedad Civil en Doha, capital de Qatar, donde se desarrolla la conferencia", señala SOCIAL WATCH.

La declaración llama por un “gran cambio de paradigma basado sobre visiones holísticas y nuevas formas de medir los avances”, y urge a revertir los “efectos negativos de años de ortodoxia económica y políticas neoliberales”.

En ese sentido, llama a una nueva regulación del sector financiero, a establecer un sistema impositivo efectivo tanto a nivel mundial como en los niveles nacionales, una protección social transformadora y ubicar los derechos humanos en el lugar clave de la formulación de las políticas generales.

Gyekye Tanoh, de la Red del Tercer Mundo-África (TWN-A), dijo que los efectos de las crisis eran más devastadores en la población más vulnerable del mundo, y que los trabajadores y trabajadoras “han sufrido privaciones en lo relativo a su participación en el ingreso y en la inversión social”.

“A menos que el sistema financiero, que se ha salido de control, se subordine a la economía real y a las necesidades de la población, gente en todo el mundo pagará cada vez más los costos de las crisis”, dijo Tanoh.

Ziad Abdel-Samad, de la Red Árabe de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (ANND), dijo que el mundo estaba afrontando crisis multidimensionales y que la UNCTAD debería prestarles atención, en su 13 edición, a las dimensiones climática, económica y financiera.

Abdel-Samad agregó que 20 por ciento de la población mundial posee 70 por ciento de las ganancias económicas y tiene acceso a dos tercios de los ingresos.

“El mantenimiento de esta situación sin soluciones ni intervenciones adecuadas son la principal razón de la ola de movimientos populares y democráticos en el mundo, en particular en esta región [Medio Oriente] desde comienzos de 2011”, explicó el experto de ANND.

Mientras, el secretario general de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi, llamó a una globalización con rostro humano que les dé oportunidades de empleo a jóvenes y a mujeres, así como un crecimiento económico equilibrado a todos los países.

El jefe de la UNCTAD destacó la importancia de invertir en capacitación laboral para fortalecer las políticas de desarrollo en todo el mundo, tomando en cuenta que la inequidad y el pésimo panorama en materia humanitaria fueron clave en el origen de la Primavera Árabe.

El crecimiento económico no sólo debe atribuirse al comercio sino a otros factores clave, añadió Panitchpakdi. En ese sentido, remarcó, es preciso un análisis exhaustivo de las cuestiones económicas, del tipo que hoy realiza la UNCTAD, así como atender los elementos de la productividad. Además, sostuvo que reducir las tasas de interés y las devaluaciones son políticas ineludibles para acabar con los problemas económicos de los países.

Fortalecer la UNCTAD

Más de un centenar de organizaciones de la sociedad civil de todo el planeta emitieron el domingo una exhortación a los “gobiernos y negociadores presentes en la UNCTAD XIII en Doha” a “fortalecer, no debilitar”, el papel de la agencia “en la gobernanza mundial”.

“Desde el inicio de las crisis financiera y económica, UNCTAD ha desempeñado un papel importante en la identificación de las causas principales de las crisis, brindándoles asistencia a los países en desarrollo en la búsqueda de soluciones frente a los impactos de las crisis, y abogando por la reforma de las políticas y la gobernanza mundial económica y financiera con el fin de prevenir la recurrencia de crisis similares”, indica la declaración.

“A la UNCTAD se le reconoce haber predicho la crisis con antelación, algo que es digno de elogio, especialmente en vista de los recursos menguados con los que cuenta en contraste con otros organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que no las anticiparon”, agregaron las organizaciones.



El llamamiento de la sociedad civil enumera “una larga historia de contribuciones de UNCTAD”, entre ellas propuestas como “el Sistema Generalizado de Preferencias, la meta del 0,7 por ciento del ingreso nacional bruto para ayuda al desarrollo, la anulación de la deuda, los acuerdos internacionales sobre productos básicos, trato especial y diferenciado en la OMC, y la preservación del espacio político necesario para el establecimiento de políticas”.

La declaración fustiga a “los países desarrollados [que] han tratado de revocar el mandato primordial de UNCTAD para trabajar en el tema de las políticas macroeconómicas y financieras mundiales, y particularmente para participar de la gobernanza mundial en estos temas, que son tan fundamentales para la prosperidad mundial”.

Los países industriales, según la declaración, “han intentado imponerle a UNCTAD el mandato de forzar o presionar a los países en desarrollo a que adopten políticas de comercio y de protección de las inversiones acordes con los intereses corporativos” de las empresas con sede en sus territorios, “en lugar que al servicio de la utilización exitosa del comercio y las inversiones para promover un crecimiento sustentable e incluyente en los propios países en desarrollo”.

“Exhortamos a los países desarrollados a abandonar sus presiones sobre los negociadores del Grupo de los 77, y a trabajar más bien conjuntamente con los países en desarrollo para garantizar que UNCTAD disponga de un mandato prospectivo progresista y con visión de futuro”, indica el documento

Adhirieron al llamado la ANND, la Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas, Via Campesina, la Red Europea sobre Deuda y Desarrollo (Eurodad), el Center of Concern, la Confederación Sindical Internacional (CSI-ITUC), la Tax Justice Network, la Red del Tercer Mundo (TWN), la Red del Tercer Mundo-Africa (TWN-A), el Transnational Institute y el Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos (FOCO, Argentina).

Entre muchas otras organizaciones integrantes de Social Watch firmantes de la declaración figuran CNCD-11.11.11 (Bélgica), Alliance Sud (Suiza), la Asociación de Consumidores de Penang (Malasia) y Enda Tiers Monde (Senegal).

ONU ATRAPADA POR EL PODER EMPRESARIAL

En vísperas de Rio2012, organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo alertan contra “la creciente influencia de grandes corporaciones y grupos de presión empresarial” dentro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Estas preocupaciones fueron evidentes en la XIII sesión de la UNCTAD en Doha: países ricos pretenden minimizar las potestades de esa agencia, cuyos informes han criticado consistentemente las políticas de desregulación, liberalización y privatización que benefician al sector privado.

“El preámbulo de la Carta de la ONU comienza con las palabras ‘Nosotros, los pueblos de las Naciones Unidas…’. Hoy, sin embargo, los intereses corporativos tienen creciente prioridad sobre los intereses de los pueblos en algunos procesos e instituciones de la ONU. Las empresas han ganado enorme influencia sobre sus decisiones”, reza una declaración lanzada esta semana por varias organizaciones internacionales no gubernamentales.

Los firmantes iniciales del texto son Amigos de la Tierra Internacional,
The text was initially signed by Friends of the Earth International, Corporate Europe Observatory, La Via Campesina, Jubilee South/Americas, el Servicio Paz y Justicia de América Latina (SERPAJ), el Instituto Polaris, The Council of Canadians, The Transnational Institute, la Red del Tercer Mundo (TWN) y World March of Women. Estas organizaciones pidieron a otras adherer a la declaración, en el entendimiento de que “la ONU es actualmente la institución global más democrática y adecuada para las negociaciones internacionales”.

“La presión corporativa en las negociaciones dentro de la ONU logró bloquear soluciones efectivas a problemas relacionados con el cambio climático, la producción de alimentos, la violación de derechos humanos, el abastecimiento de agua, la salud, la pobreza y la deforestación”, agrega la declaración, titulada “Acabar con la conquista corporativa de las Naciones Unidas”, que demanda “un mayor fortalecimiento de las instituciones y procesos multilaterales en el marco de la ONU, haciéndolos más democráticos y sensibles a las necesidades de la gente”.

“No es necesario preguntarse quién está a cargo por estos días. Los gobiernos no consultan más a las empresas: las empresas consultan a los gobiernos”, de acuerdo con las organizaciones firmantes. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable (Rio2012) a celebrarse en junio en Brasil “debería aprovecharse como oportunidad para […] terminar con las discutibles alianzas de empresas con la ONU”, con “el acceso privilegiado que se le garantizó al sector corporativo y la consecuente influencia excesiva que se le reconoce en procesos y decisiones multilaterales”, dijeron.

La declaración destaca varias asociaciones que comprometen a agencias de la ONU, entre ellas su Fondo para la Infancia (Unicef), su Programa para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), con “grandes compañías internacionales”.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) se asoció con compañías petroleras y mineras como ExxonMobil, Rio Tinto, Anglo American y Shell, “todas las cuales están involucradas en violaciones de derechos humanos y con la destrucción de biodiversidad”, según el manifiesto.

La declaración cita otros ejemplos, como alianzas entre The Coca Cola Company y el PNUD sobre protección de recursos de agua, y entre la propia Coca Cola, la compañía química BASF y ONU-HABITAT en materia de urbanización sustentable. “Estas asociaciones no solo dañan la credibilidad de la ONU. También socavan su capacidad y voluntad de cuestionar al sector empresarial y de regularlo donde esté involucrado en violaciones a los derechos sociales, ambientales y humanos”, advierte el texto.

El Pacto Mundial, definida en su página web como “plataforma global que reúne a empresas con agencias de la ONU, con trabajadores y con la sociedad civil”, les permite, según la declaración, a “notables violadores de los derechos humanos participar” en organizaciones multilaterales y les ayuda “a mejorar su imagen, en lugar de promover obligaciones que contribuyan a cambiar el comportamiento de esas compañías”.

Esta alianza, más conocida por su nombre en inglés UN Global Compact, “da la falsa impresión de que la ONU y las compañías transnacionales comparten los mismos objetivos”, advirtieron las organizaciones firmantes.

En el camino hacia Rio2012, la asociación de la ONU con la Cámara Internacional del Comercio y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sustentable facilitó la presión corporativa que derivó en un borrador de declaración final para la conferencia en Brasil que “refuerza el rol de las empresas como promotoras de la denominada economía verde”, pero que no “atiende el papel de las empresas en el surgimiento de las crisis financiera climática y alimentaria, entre otras”.

La declaración de la sociedad civil reclama a la ONU y a los países que la integran “resistirse a la presión corporativa para dar a las empresas una posición privilegiada en negociaciones” multilaterales y “dejar de crear nuevos cuerpos de discusión y grupos de alto nivel (y disolver los ya existentes)” que facilitan esa poderosa participación. También recomienda que “los representantes de empresas no sean parte de delegaciones nacionales” en deliberaciones de la ONU.

“La ONU debe revelar todas sus relaciones y vínculos existentes con el sector privado” y debe promover “un código de conducta” para sus funcionarios que incluya un “periodo ‘de enfriamiento’” durante el cual los que se retiran no podrán trabajar para empresas que ejercen presión en los foros internacionales, añade el texto.

El sistema de las Naciones Unidas también deberá estudiar, según las organizaciones de la sociedad civil, “los impactos de las corporaciones sobre los pueblos y el ambiente, y establecer un marco obligatorio en el cual las empresas puedan ser llamadas a responsabilidad de acuerdo con las leyes de derechos humanos y laborales y sobre asuntos ambientales”.

Mientras se conocía la declaración, transcurría esta semana en Doha, Qatar, la sesión 13 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD XIII). Allí, un grupo de economías del Norte rico compuesto por la Unión Europea, Australia, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, Lichtenstein, Nueva Zelanda y Suiza procuraron que esa agencia de la ONU aliente a los países en desarrollo a adoptar políticas comerciales y de protección de inversiones de acuerdo con los intereses corporativos del mundo industrializado, informó la Red del Tercer Mundo (TWN).

Organizaciones de la sociedad civil que participan en las reuniones de Doha llamaron a la remoción de las limitaciones del espacio político de los países en desarrollo determinadas por acuerdos de inversión y de libre comercio, así como por condiciones que imponen donantes e instituciones financieras internacionales.

La UNCTAD fue creada para aportar análisis y asesoramiento a gobiernos en materia de desarrollo vinculado con el comercio, las finanzas y la tecnología, entre otras cuestiones. Los análisis producidos por la agencia han identificado consistentemente, a lo largo de los años, la liberalización y desregulación de mercados y sistemas financieros como factores perjudiciales a los que luego atribuyeron la actual crisis económica.


Kuwait News Agency (KUNA), en inglés: http://bit.ly/K5nXdX
Minga Informativa de Movimientos Sociales: http://bit.ly/I6IiV4
Petición “Acabar con la conquista corporativa de la ONU”, en inglés: http://bit.ly/I42IOu
Declaración de la sociedad civil, en ingles y en formato PDF: http://bit.ly/IQUMwZ
Foro de la Sociedad Civil de UNCTAD XIII: http://bit.ly/JcW2rH

0 elmercuriodigital.es :

Publicar un comentario en la entrada

- EL MERCURIO DIGITAL - Comentarios