Ir al contenido principal

El reto del periodismo digital es profundizar

“Nueva era de la información: comunicación digital y redes sociales“

Yo soy defensor de los sitios web, porque son nuestros. Las cuentas en redes sociales son de Twitter, Facebook… Esas cuentas no son nuestras
Luigino Bracci

En la “nueva era de la información” el reto del periodismo que se ejerce a través de la web, es crear contenidos que atiendan a la inmediatez y, a la vez, profundicen en las informaciones que la gente necesita.



Caracas, Venezuela.- En esta idea coincidieron los participantes del foro “Nueva era de la información: comunicación digital y redes sociales“, realizado este jueves por iniciativa de la Fundación Premio Nacional de Periodismo (Fpnp) y la Escuela Latinoamericana de Imagen, Palabra y Sonido (Elips), ambas adscritas al Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información, en cuya sede tuvo lugar el encuentro.

“Se supondría que en los medios digitales, tenemos toda la capacidad para producir contenido (respecto a la prensa, radio y televisión que tienen una extensión limitada), pues, paradójicamente, nos dicen: ‘No, son 140 caracteres’. Y resulta que estos medios terminan imponiéndonos la simplicidad. Solo el dato eventual que se difumina inmediatamente”, criticó el premio nacional de periodismo, Víctor Hugo Majano.

El creador del portal La Tabla, manifestó su preocupación por el hecho que plataformas con espacios limitados para la escritura, como Twitter, estén reglamentando las maneras de comunicar de los periodistas y las de adquirir información con la superficialidad.

“Nuestras notas cada vez son más breves, sin contexto, porque suponemos que el contexto es muy actual, pero no profundizamos en el contenido para que se convierta en conocimiento, en memoria”, explicó Majano, quien fue ponente junto al periodista Ernesto Navarro y el informático Luigino Bracci.

En este sentido, Majano destacó la importancia de utilizar la multimedialidad (textos, imagen, sonido) para crear contenidos explicativos que profundicen en los hechos noticiosos. Por ejemplo: infografías, entrevistas y reportajes sobre casos de corrupción como los relacionados con Cencoex y Cadivi.

Alertó, que un texto sin imagen no es atractivo para los nuevas formas cognitivas, sin embargo, un contenido audiovisual sin explicación textual puede prestarse para interpretaciones equivocadas.

Autocrítica

Partiendo de que se hace un periodismo con ideología, que no se oculta tras el término engañoso de la objetividad, los periodistas dijeron que es necesario permitir la autocrítica sobre las formas actuales de hacer periodismo para el pueblo y acerca de los hechos cuestionables que se presentan en el proceso revolucionario.

“Debemos dejar de hacer periodismo para los convencidos. ¿Por qué no abordamos periodísticamente el tema de la corrupción?”, cuestionó Navarro.

Al ser interrogado acerca de la vulnerabilidad del periodista, crítico ante el poder, Navarro concluyó que se deben sostener los argumentos con pruebas y enfrentar con valentía las consecuencias.

De la urgencia a la calma

Navarro, también reflexionó sobre la urgencia permanente en la que se encuentra el periodismo debido a las coyunturas políticas del país.

Desde su experiencia en medios públicos y privados, Navarro consideró que se debe dejar de hacer el periodismo del “golpe de Estado”, que, explicó, es una práctica reactiva que no suma al conocimiento de las realidades profundas del pueblo y que impide mirar más allá de lo que ocurre en Caracas.

En cuánto al trabajo que se realiza en medios públicos e instituciones del Estado, opinó: “Nuestros medios tienen una deuda, que no cuentan las historias de la gente y terminan siendo medios para la burocracia”.

Por su parte, Bracci comentó: “Este conflicto que estamos viviendo no es para nada usual. Es una resistencia a una potencia extranjera y, como periodistas, estamos haciendo todo lo posible para enfrentarla, pero también hay problemas internos que tenemos que esforzarnos en dar a conocer”.

Resguardo de datos

El periodista por ejercicio, e informático de profesión, Luigino Bracci, fue enfático en la importancia de resguardar las informaciones que se producen en todos los medios públicos y portales dedicados a la labor de informar.

Explicó que dichas informaciones representan un importante archivo que registra lo que acontece y permite entender el devenir histórico.

En este sentido, señaló que los periodistas deben escribir e investigar siendo conscientes que sus contenidos pueden ser leídos en el futuro por personas que deseen saber cuáles son los antecedentes de un hecho, o lectores en otros países.

“No solo escribimos para personas de otros países, sino para el futuro. La información puede ser consultada en 5 años”, advirtió, e hizo referencia a una nota sobre las acciones violentas de calle de 2014 (guarimbas), publicada en la página de la emisora Alba Ciudad, que recibió decenas de miles de visitas este año.

Igualmente, destacó lo importante que es, sobre todo para los comunicadores, tener un espacio propio en la web para postear sus contenidos.

“Yo soy defensor de los sitios web, porque son nuestros. Las cuentas en redes sociales son de Twitter, Facebook… Esas cuentas no son nuestras”, insistió.

Argumentó que no se debe depender de las plataformas de las redes sociales, cuyos usuarios pueden ser bloqueados o borrados en cualquier momento llevándose consigo toda la información.

“Sin embargo, tenemos que estar en las redes sociales, porque la gente está ahí”, agregó.

Que cada quien eche su cuento

Los ponentes también coincidieron en que es necesario, cada vez más, que las personas se apropien de las herramientas tecnológicas para contar sus historias colas nstructivas, que se retome la capacidad narrativa inherente al ser humano.

“Que la gente se atreva a contar. Que así como puede contar el chisme, puede contar cuando recibió su bolsa del Clap (Comité Local de Abastecimiento Popular) y cuándo fue al CDI (Centro de Diagnóstico Integral), si lo trataron mal o bien”, sugirió Majano.

En este sentido, recordó que el Comandante Chávez fue un “echador de cuentos”, que encontró la manera de volver mediáticas las historias del pueblo.

Sobre este aspecto, Navarro destacó que la Revolución se ha encargado de enfrentar discursivamente a los medios de comunicación, que anteriormente eran tenidos como poseedores de la verdad, en favor de que se escuche la voz del pueblo y las mayorías; a la vez que promovió el surgimiento de los medios comunitarios y posibilitó que cada vez más personas tuvieran acceso a herramientas como computadoras, teléfonos inteligentes e internet.

Formación

Por su parte, Andrea Hermoso, viceminiestra de Comunicación Digital, destacó la importancia que se realicen actividades como esta para desarrollar el debate sobre los desafíos del periodismo actualmente, así como abonar a la formación de estos profesionales, que tienen la labor de contar la historia del pueblo.

“Es necesario organizarnos. Debemos asumir el tema de la formación y formar nuevos equipos para contar nuestras historias”, señaló.

Invitó a profesionales y docentes del área a ser parte de la conformación de la Universidad Latinoamericana de la Comunicación, plataforma idónea para el desarrollo de esta materia en el país y en la región.

Prensa Digital Mippci

Comentarios

Publicidad

Publicidad

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible