Ir al contenido principal

El mundo celebra la llegada del Año Nuevo


AGENCIAS.- Las celebraciones del Año Nuevo empezaron en la Isla Navidad en medio del Océano Pacífico y finalizarán en el archipiélago de Samoa.


2011 ya empezó en la península de Kamchatka, las islas de Fiji y en Funafuti, la capital de Tuvalu, perteneciente a la Polinesia.

En Nueva Zelanda se realizó el primer espectáculo de fuegos artificiales que reunió a miles de personas, donde se prohibió el consumo de alcohol en las calles.

Pero el mayor show de fuegos artificiales fue en Australia, donde sus habitantes se congregaron en el área portuaria de Sidney para poder contemplarlo.

Más de 6.000 personas, de acuerdo a lo indicado por la agencia DPA, esperaron 24 horas a orillas del mar para no perderse el despliegue de luz y sonido que proporcionan las siete toneladas de pólvora que se quemaron en los alrededores del puente.

En tanto, que se estiman que más de 1,5 millones de personas fueron a ver el despliegue pirotécnico de cinco millones de dólares, que siguen por televisión más de mil millones de personas en 160 países.

Después de Australia será el turno de Japón de recibir el 2011, donde se verá el tradicional reloj, con la cuenta regresiva, que está instalado en las afueras de la estación de tren de un barrio de Tokio.

Las celebraciones seguirán su curso en Europa y luego en América, para concluir en las islas Samoa.

En Hanoi, la capital de Vietnam, la población se preparaba para su primera cuenta regresiva oficial de Año Nuevo y Taiwán tenía prevista una muestra pirotécnica enorme con la forma de un dragón. Los europeos, por su parte, estaban ansiosos por unas fiestas que los ayudaran a olvidar algo sus preocupaciones económicas, informa ASSOCIATED PRESS.

En Nueva York se esperaba que casi un millón de personas se reúnan en las calles de Times Square para observar el tradicional descenso de la bola que marca el inicio del nuevo año. La grave tormenta invernal que paralizó a la ciudad parecía estar muy lejos luego de que los trabajadores de la ciudad removieran gran cantidad de nieve y temperaturas más cálidas ayudaran a derretir lo que quedó.

Se prevé que al menos 1,5 millones de personas se reunirán en el puerto de Sydney, la primera gran ciudad del mundo donde llega el año nuevo. Las celebraciones comenzaron con vuelos de exhibición de aviones viejos y con un desfile de botes en la zona.

En Christchurch, Nueva Zealanda, se sintieron dos pequeños sismos el viernes, pero esto no arruinó los planes para la celebración.

"Incluso es una razón mayor para que la gente se reúna y celebre el comienzo de un nuevo año", dijo el alcalde interino de Christchurch Ngaire Button que pidió a los residentes que asistieran a la celebración en la plaza de la catedral, donde los trabajadores retiraban algunos pedazos de mampostería que cayeron con los temblores.

Un poderoso terremoto de 7.1 de magnitud destruyó miles de edificios el 4 de septiembre en Christchurch, pero no hubo víctimas mortales.

En Corea del Sur se esperaba que hasta 100.000 personas asistieran a la ceremonia del tañido de la campana a la medianoche en el centro de Seúl. En la ceremonia las autoridades y los ciudadanos tocan 33 veces una gran campana de bronce que se encuentra en el pabellón de las campanas de Bosingak.

En Japón se esperaba que miles de personas asistieran al templo budista de Zojoji, de 600 años de antigüedad, en el centro de Tokio, para liberar globos con notas en las que escriben sus deseos para el 2011.

Por su parte los vietnamitas, que en el pasado prestaban poca atención al cambio del calendario y celebraban en cambio el nuevo año lunar que empieza el 3 de febrero, tendrán su primera celebración oficial. En los últimos años, la influencia de Occidente ha tenido un impacto en los jóvenes vietnamitas, que no recuerdan la guerra y la pobreza y están ansiosos por encontrar un motivo para hacer la fiesta.

En Beijing, se esperaba que unas 500 personas se reunieran en el Museo de la Campana Antigua para tener la oportunidad de tocar la campana del año nuevo, de unas 46 toneladas.

Mientas que muchos en Asia, famosa por sus espectáculos pirotécnicos, tenían planes de iluminar los cielos, la junta militar de Mianmar prohibió todos los fuegos artificiales por al Año Nuevo y dijo que se tomarán medidas severas contra quienes los usen o vendan.

En Europa, muchos quieren simplemente olvidarse de los problemas económicas, en un año en el que Grecia e Irlanda necesitaron de paquetes de rescate financiero y otros, como España y Portugal, se enfrentan a especulaciones de que seguirán el mismo camino.

Los españoles tradicionalmente se reúnen en las plazas principales de los pueblos para comer las 12 uvas, una por cada campanada que cuenta la llegada del año nuevo.

En Londres, miles verán un espectáculo de música y fuegos artificiales en la torre London Eye, de 135 metros, mientras que en París muchos llenaran los Campos Elíseos y el área cercana a la Torre Eiffel.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible