Ir al contenido principal

Rodolfo Valentino, Antonio Banderas y... ¡¡Baltasar Garzón!!

Por Carlos Tena

No tengo palabras para expresar las emociones contrapuestas que inundaron mi alma, al conocer el estreno en Berlín de un documental, dirigido por la cineasta catalana Isabel Coixet (Barcelona, 1960), en el que el controvertido juez Baltasar Garzón, ya convertido en estrella, cuenta sus penas y reivindicaciones al escritor Manuel Rivas, denunciando el contubernio contra sus supuestas investigaciones, lamentando la suspensión de sus funciones, pero no explicando, con los libros de derecho en la mano, los artículos utilizados por sus colegas a la hora de su procesamiento y separación del servicio.

Coixet se ha prestado a dramatizar una larga entrevista, en el mejor estilo de los reality show, alegando que “España necesita personas como él”. No precisó para qué, pero sí dejó clara su debilidad por el personaje en cuestión. Otros muchos cuestionan al protagonista de ese enternecedor documental titulado “Escuchando al juez Garzón”.

Ni Coixet, ni Rivas, le inquieren acerca de las denuncias por tortura y malos tratos, que fueron llegaron al despacho del hoy sacralizado juris-imprudente. Baltasar usó la papelera como argumento o las desestimó por falta de pruebas. Quería hechos, pero no sacaba a relucir su convicción moral, que en el caso de los ciudadanos/as vascos/as detenidos/as llenaba los resultandos y fallos condenatorios que remató con su firma. En esas sentencias no alegaba más pruebas que su convicción moral, detalle que en puro derecho no debería poseer más valor jurídico que una sonrisa de complicidad.

Comprendo muy bien a quienes han hecho de Garzón su mártir necesario. Hay ocasiones en que, careciendo de estrellas rutilantes, resulta más cómodo y beneficioso inventarlas. Isabel Coixet ha querido colocar a uno de sus ídolos en la gran pantalla, en un certamen que conoce de cerca (fue miembro del Jurado en dos ocasiones, además de haber presentado dos de sus obras: Mi vida sin mí y Elegía), para tras el estreno organizar una rueda de prensa multitudinaria, que no tenía como meta otro objetivo que convertirse en hagiógrafa de un juez, cuya megalomanía y ambición política y profesional quedaron en entredicho a lo largo de dos décadas. Un juez que prefirió lavar su conciencia en las palanganas de Videla y Pinochet, porque la que se escondía bajo el manto del Borbón, que contiene también sangre de miles de inocentes, era mejor no tocarla. Ausencia de deontología. Cero en conducta.

Sin embargo, no pongo en duda las dotes artísticas del juez. Aquel teatro que Garzón supo montar en el escenario shakesperiano de un Londres gris, húmedo y veladamente democrático, persiguiendo inútilmente al dictador chileno, se saldaba con la negativa a procesar al asesino de Víctor Jara, resguardado tanto por la Cámara de los Lores, la Casa Blanca y la Zarzuela. Su tentativa de convertirse en un Simon Wiesenthal a la española, desprendió siempre un sospechoso tufo a chapuza barroca.

Me vino a la memoria aquella escena del Augusto, balanceando la capa en las exequias de su compadre Franco, sonriendo beatíficamente al nuevo jefe de estado, Juan Carlos de Borbón (y viceversa), a pocos metros de las Cortes, con una calle repleta de franquistas, cuyos hijos ocupan hoy muchos de los escaños del PPSOE, sin que ese hemiciclo haya vivido todavía un momento que demandan millones de demócratas: el de la condena del régimen anterior y la reparación del inmenso daño causado, la anulación de las sentencias, la restauración del honor de todas las víctimas de aquel infame terrorismo de estado, la compensación económica para todas ellas (aunque otras detenten tal prebenda) y la búsqueda de los restos de sus seres enterrados en fosas comunes. Cientos de miles, como los niños robados a sus padres y madres, a quienes hoy se comienza a encontrar tras las denuncias por la impunidad que ha cubierto ese robo inhumano. Hubiera sido otra película, otros personajes, otro argumento mucho más necesario para esa España a la que alude la directora.

Ningún reality show sobre este personaje llamado Garzón estremecerá a los espectadores informados, quienes por encima de una supuesta buena voluntad por parte del entrevistado, podrían hurgar en el oportunismo típico de quien sabe el final del viaje. La inutilidad profesional. Coixet no ha logrado nada digno, excepto colocar a su protomártir en la escena de la Berlinale. Una presunta víctima, más Manolito que latin lover, luciendo birrete y toga, prendas que jamás adornaron a Rodolfo Valentino o que de momento, aún no ha vestido Antonio Banderas.

Coixet ha considerado que don Baltasar es una víctima del régimen de Zapatero. Hay personas que pensamos todo lo contrario acerca de este rey mago sin regalos, pero aspirante al Oro del Banco de Santander, al Incienso de los ingenuos bienintencionados, que le apoyaron en su conato de hallar justicia para con los desaparecidos de la rebelión fascista de 1936, y a la espesa, resbalosa y aromática Mirra con que la realizadora catalana ha untado al personaje.

Lo siento, señora Coixet. Le deseo muchos éxitos en su carrera, pero en lo personal lamento decirle que su intento de glorificar al mentado, podría caer en un talego sin fondo.

Tal vez en los próximos años, cuando millones de parados españoles tengan que optar por un trabajo en Alemania, para dar de comer a los suyos, pueda usted presentar un documental sobre un tema de mayor utilidad para esa España que, según sus palabras, tanto necesita de personajes como el elegido.




">


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

El Mercurio Digital (elmercuriodigital.es) se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible




AI FREE: DIARIO LIBRE DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Entradas populares de este blog

La Unión Europea con crisis de identidad apuesta a la ultraderecha

Las elecciones en clima de guerra e incertidumbre   Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Cimbronazo político continental, tsunami en Francia. Uno de cada cuatro electores en las elecciones parlamentarias que se realizaron en todo el continente entre el 6 y el 9 de junio optaron por fuerzas de extrema derecha. Preocupaciones estructurales irresueltas --seguridad, migración y caída del poder adquisitivo-- a las que se le suman las consecuencias desastrosas de la guerra Rusia-Ucrania marcan a fuego el presente-futuro de una Unión desorientada. El cismo de la disolucion de la Asamblea Nacional Las encuestas previas sobre tendencias no se equivocaron con respecto a los resultados de las parlamentarias continentales: la derecha mantiene casi integralmente su fuerza; la extrema derecha da un salto hacia adelante; en tanto liberales, socialistas, izquierda radical y verdes se esfuerzan por relativizar la pérdida, pero sin disimular la caída. A primeras horas del lunes 10 y cuando todavía se prec

Un campeón antirracista

Guiño sociológico a otro fútbol posible Sergio Ferrari, desde Berna, Suiza Aunque no deslumbró estéticamente, Young Boys (YB) fue el más regular durante toda la temporada y se coronó campeón de fútbol helvético. Fue la sexta victoria en los últimos siete años del equipo capitalino que ratificó nuevamente, sus valores solidarios, antirracistas y contra la homofobia. Young Boys, campeón suizo de fútbol. La victoria el sábado 25 de mayo contra Winterthur. Foto Sergio Ferrari Pitazo final en el Estadio bernés de Wankdorf pasadas las diez de la noche del sábado 25 de mayo y un festejo que arrancó en la misma cancha, se prolongó durante horas y culminó con la fiesta ciudadana del día siguiente. La marcha multitudinaria de la tarde del domingo desde el estadio hasta la  Bundesplatz  (Plaza Federal), frente a la sede del Gobierno nacional –lugar emblemático de las grandes manifestaciones sociales, sindicales y culturales del país--, se transformó en un desbordante festejo popular, sin excesos

Un cortometraje sobre el racismo en República Dominicana es galardonado en el festival de cine de Santo Domingo

UIT-CI.-  El cortometraje «El hijo de María y Oguís», dirigido por Simón Rodríguez y Robelitza Pérez, ganó el primer lugar en el «Festival del Minuto José Francisco Peña Gómez», realizado en Santo Domingo, República Dominicana. El festival, organizado por el cineasta Etzel Báez, reunió varias obras en formato ultrasintético, con un minuto de duración, y tuvo como tema la figura del dirigente socialdemócrata José Francisco Peña Gómez, uno de los principales dirigentes políticos dominicanos del siglo XX y sobreviviente de la masacre racista ordenada por el dictador Rafael Leonidas Trujillo en 1937 contra la población haitiana y dominicana de ascendencia haitiana en el país caribeño. El trabajo de Pérez y Rodríguez, a través de audaces superposiciones de imágenes y audios, centran su trabajo en un discurso poco conocido de Peña Gómez en el que denuncia el racismo antihaitiano de la clase dominante dominicana, y lo vinculan con los actuales pogromos y la cruda violencia gubernamental con

HRW urge a Milei a reconsiderar las nominaciones a la Corte Suprema de Argentina

"Para garantizar el Estado de Derecho, se debe priorizar la integridad, calificaciones y diversidad de los candidatos" (Washington, D.C.) —"El presidente de  Argentina , Javier Milei, debería reconsiderar sus nominaciones a la Corte Suprema teniendo en cuenta las calificaciones, experiencia, diversidad e integridad de las candidaturas", señaló hoy Human Rights Watch. El 15 de abril de 2024, el presidente Milei  nominó al juez federal Ariel Lijo y al académico  Manuel García-Mansilla a la Corte Suprema. Numerosas organizaciones de derechos humanos, ciudadanos, asociaciones empresariales y académicos han expresado formalmente su preocupación por las nominaciones, en particular por el historial de Lijo como juez federal. Si se confirman las nominaciones, no habría ninguna mujer en el tribunal, que está compuesto de cinco miembros. Las nominaciones a la Corte Suprema deben ser aprobadas por el voto de dos tercios del Senado. “Argentina necesita fortalecer la independ

OCHA y OMS alertan del aumento de las enfermedades transmisibles en Gaza

Los bombardeos e incursiones terrestres israelíes continúan en Gaza mientras la población de ese territorio se encuentra al borde de la hambruna y la desnutrición, y las enfermedades transmisibles aumentan a gran velocidad , informaron los organismos de la ONU que operan en ese territorio para asistir a los gazatíes. La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios ( OCHA ) explicó que los desplazamientos forzados de cientos de miles de personas hacia sitios cada vez más hostiles y extremos tratando de sobrevivir , favorecen la propagación de los padecimientos infecciosos, al igual que la desnutrición. “El grupo sanitario advierte un mayor aumento de la desnutrición y de las enfermedades transmisibles, incluidas erupciones cutáneas, enfermedades diarreicas y hepatitis A, debido al desplazamiento a gran escala hacia zonas sin alimentos, agua y otros servicios y bienes básicos”, detalló OCHA en su parte más reciente de la situación en el terreno. Sin servicios de salud En partic