Ir al contenido principal

Greenpeace insta al nuevo alcalde de Carboneras a reconducir la política urbanística

Ante la toma de posesión del nuevo equipo municipal del Ayuntamiento de Carboneras (Sureste de España), que tendrá lugar mañana 1 de julio, la organización Greenpeace insta al nuevo alcalde a que rectifique los errores del anterior gabinete. La organización ecologista pide que se reviertan las políticas obsoletas de desarrollo urbanístico desmesurado e ilegal que han hecho a Carboneras un ejemplo de destrucción de litoral y que declare El Algarrobico no urbanizable.

En la actualidad, el Ayuntamiento incumple el auto del 25 de noviembre de 2008 que restablece en El Algarrobico el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de 1994, donde el suelo estaba clasificado como “Área Natural de Interés Natural”. El nuevo alcalde, el independiente Salvador Hernández, debe rehacer el Plan de General de Ordenación Urbana (PGOU). Hernández debe, según ya ha señalado la Justicia declarar la parcela de El Algarrobico como no urbanizable y no al contrario, como hizo su antecesor.

Greenpeace recuerda que el pasado 5 de mayo de 2010 el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) prohibía personalmente a Fernández “realizar cualquier actuación urbanística” en el sector de El Algarrobico, con el apercibimiento de incurrir en delito de “desobediencia”, una vez que el Ayuntamiento aprobó en agosto de 2009, las normas urbanísticas que rotulaban el sector como urbanizable.

El nuevo alcalde, en declaraciones a el periódico El Almería el pasado 22 de junio declaró que “...El Algarrobico tampoco iba a ser la salvación del empleo en Carboneras, dada la situación de los hoteles en Toyo, en Mojácar, que cierran y solo abren en temporadas”. Greenpeace celebra estas declaraciones ya que supone un cambio sustancial en la anterior apuesta del ejecutivo local por el urbanismo masivo. La organización recuerda que hay demasiados ejemplos fallidos en todo el Estado de grandes promociones urbanísticas como solución a la crisis económica para las zonas costeras.

“Carboneras puede y debe alcanzar un plan urbanístico de desarrollo local que incentive el turismo de naturaleza y rural y que tenga en cuenta el activo económico que significa el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar”, ha subrayado Pilar Marcos, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace. “Es el momento de corregir errores y clasificar el entorno de la parcela de El Algarrobico como insta la ley, como terreno no urbanizable”.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible