Ir al contenido principal

Zapatero se va en 2012. ¿Y el rey, qué espera?

Por Carlos Tena  

La prensa y la TV europeas, en estas últimas semanas, se han ocupado de España con bastante asiduidad, afortunadamente no por Nadal, Fernando Alonso o La Roja, sino por algo mucho más importante: los movimientos ciudadanos, las manifestaciones y acampadas que ya van diluyéndose con el incipiente verano; por la pretendida solvencia económica, derivada de los brutales recortes sociales, amén del récord logrado por el PPSOE al haber llevado a una ciudadanía, que confiaba en la democracia, al terreno de la duda más que razonable sobre la certeza de que tal sistema exista bajo esta monarquía neofranquista, que aún humilla a la inteligencia.

¿De que se quejan "los indignados", me preguntaba Paola, una colega italiana, hace unos días?

E irónicamente apuntaba: ¿Del desempleo, que afecta a más de 20% de la población trabajadora¿ ¿De la congelación salarial y las insuficientes pensiones que reciben los jubilados? ¿De la corrupción de los políticos, tanto derecha e izquierda? ¿Del fracaso de una democracia restaurada hace treinta y cinco años bajo la fórmula de una monarquía parlamentaria y representativa, que impide el ejercicio real de la participación ciudadana en las tomas de decisión políticas?.

Suficiente para mil huelgas generales, concluye.

Paola continuaba su discurso:

Debeis aspirar a un cambio de la ley electoral, que permita a los partidos más pequeños hacer oír su voz; a celebrar un referendum vinculante sobre "monarquía o república"; a dotar de mayor independencia a las universidades, a la derogación del proyecto Bolonia, que actualmente deja en manos de los empresarios determinar qué carreras deben ser las "recomendadas" para los jóvenes, abandonando los llamados estudios de humanidades (sociología, filosofía, pedagogía, etc,); a la participación mediante consultas populares en temas como mejoras de los servicios públicos sanitarios, de transporte, educación y atención a los inmigrantes y un sinfin de medidas para regenerar la democracia.

- Valeeeee… – le dije- No me has dejado ni hablar, pero suscribo lo dicho y más. Tal vez ignoras que España está entrando en la era post-Zapatero, y eso inquieta, enerva los ánimos de sus fieles votantes, tan sumisos como los fieles babeando de las romerías de vírgenes y santos, en este país que sigue siendo la pandereta de Europa. Cuando se hurga en la clase política de los partidos mayoritarios, dan ganas de correr al monte con un tirachinas en la mano. Pero tampoco en la izquierda se da un escenario mucho más optimista.

Y eso que si por mi fuera, nombraba ministro de economía a Rafael Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, de Cultura a Santiago Alba o a Belén Gopegui, aunque los dos se negasen, suprimiría el ministerio de Defensa, y el de Interior lo integraba en el de Educación y Deporte, para que los agentes salieran más preparados a todos los niveles.

Pero esta gente del PPSOE, querida Paola, tiene nombres que hacen temblar incluso a los analfabetos, como Rodolfo Ares, Mariano Rajoy, Patxi López, José Bono, Esperanza Aguirre, Rosa Aguilar, Diego López Garrido, Leire Pajín, en fin, una película de miedo, como ves.
Y para colmo, Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato frente al PP, ante la renuncia de Carme Chacón (lo único inteligente que ha hecho en su vida), famosa tan solo por ser la primera embarazada que pasó revista a unas tropas. Un spot publicitario tan patético como eficaz entre las socialistas que se dicen feministas.

O sea – interviene mi colega – que, salvo sorpresa de última hora, poco probable, Rubalcaba será el candidato socialista en las próximas elecciones parlamentarias. La pregunta que me hago es si Zapatero, se avendrá a celebrar elecciones anticipadas en una España económicamente KO, dirigida por un político como él, que también está KO y una oposición sin programa. Lo tenéis crudo.

Mucho, querida – apostillo sin mucha convicción -. La probabilidad de evitar una victoria del PP en las próximas generales ahora parece débil; el PSOE tratará de reducir en estos meses la distancia que les separa de su hermano, pero la cuestión no es tanto si en 2012 los franquistas ganan las elecciones, sino si obtienen la mayoría absoluta.

Déjame que te cotillee otra noticia – sonríe Paola – que no ha pasado desapercibida en la prensa: el rey Juan Carlos no navegará este verano como solía hacer durante sus vacaciones de verano en Palma de Mallorca.

Sí, – respondo – una costumbre que heredó de su padrino el dictador y genocida Francisco Franco, el frustrado marinero que se pasó la vida asesinado inocentes y dibujando naufragios. Aunque los historiadores españoles dicen que era culpa de sus crisis de autoridad, pero que no era tan malo. Al fin y al cabo, no cremó en los hornos a 6 millones de judíos.

Despido a mi amiga italiana, imaginando al Borbón que ya no pilotará el Bribón. Tal vez sea al revés. Pero sí me hizo gracia que, a las preguntas constantes que le formulaba la prensa nacional e internacional sobre su salud, respondió con enojo: "Estoy muy dolido. Quieren verme muerto"

Se equivoca usted. Lo que queremos es que se vaya y España amanezca republicana.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible