Ir al contenido principal

El Vaticano ordenó a los obispos que no denunciaran los casos de pedofilia

Por Carlos Tena   

El primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, inculpó el miércoles a la Santa Sede de frustrar las investigaciones de los casos de pedofilia y torturas a menores irlandeses que fueron revelados en un informe la semana pasada.

Los cometidos en España, desde 1939 a 2011, siguen siendo al parecer secreto de estado, o tendríamos que creer que los curas, sacerdotes, párrocos, hermanos de diferentes órdenes y monjitas en general, practicaban la abstinencia sexual, sin ningún problema. Los psiquiatras españoles han ido revelando datos sobre la pedofilia en el régimen franquista y en el borbónico, aunque sus testimonios se consideran “casos no relevantes”, como los de las torturas.

Por suerte para los ciudadanos de Irlanda, su primer ministro es al menos valiente en este tema. Durante su aparición ante el Parlamento irlandés, Kenny destacó que el informe Cloyne deja claro que el Vaticano intentó obstaculizar la investigación, aconsejando a los obispos católicos que no denunciaran a los supuestos sacerdotes pedófilos.

Y una persona que oculta delitos es tan culpable como el que los comete, ergo Benedicto XVI es un delincuente.

El primer ministro agregó que la cultura del Vaticano estaba dominada por “la disfunción, el elitismo y el narcisismo“. Según Kenny, la Santa Sede minimizó los abusos y la tortura de niños con el fin de mantener la reputación de la iglesia.

El informe Cloyne ya ha provocado un conflicto sin precedentes entre Irlanda, con una mayoría católica de la población, y la Iglesia, que históricamente ha tenido una gran influencia en el país.

“Las relaciones entre la iglesia y el estado en Irlanda nunca podrán volver a ser como antes“, precisó el primer ministro irlandés.

Durante el debate parlamentario del informe Cloyne algunos miembros del Parlamento han llamado a la expulsión del representante diplomático del Vaticano en Irlanda, como protesta por la postura que está tomando la Santa Sede hacia el escándalo de la diócesis de Cloyne. “El Gobierno espera la respuesta de la Santa Sede“, dijo Enda Kenny.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, con la hipocresía que caracteriza a la Iglesia Católica, ha dicho que las recomendaciones que la Santa Sede ha dado a los sacerdotes sobre este asunto. no indican que el Vaticano quiera subestimar los casos de violaciones de menores de edad.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible