Ir al contenido principal

50 niños muertos en un ataque de la OTAN a un hospital de Zlitan (Libia)

Por Carlos Tena

¿Cuántos seres inocentes tendrá que matar la OTAN para que se detenga esta escalada de muerte gratuita? ¿Cuántas víctimas civiles hacen falta para que Naciones Unidas suprima de inmediato la resolución 1973? ¿Cuántos cadáveres más necesita el Fiscal de la Corte Penal Internacional, el payaso Moreno Ocampo, para procesar a Anders Fogh Rasmussen por crímenes de guerra? ¿Cuántos niños han sido asesinados en Libia de forma gratuita, por la ambición del oro negro de las grandes potencias? ¿Quién juzgará a los que son responsables de esta guerra ilegal? ¿Por qué los tribunales internacionales callan de forma vergonzosa en esta y otras ocasiones?

Sencillamente, porque que la Corte Penal Internacional (CPI) se ha convertido, en un arma política y rechazan investigar a criminales como George W.Bush, El carnicero de Bagdad, o sus monaguillos Anthony Blair y José María Aznar.

Ahora se entiende la cortina de humo que la OTAN utilizó, y que los medios de comunicación serviles y cómplices de los crímenes aceptaron, cuando aseguró haber dado muerte a uno de los hijos del coronel Gadafii, Khemis. Una forma indecente de evitar que esos medios informaran de esta nueva masacre cometida impunemente.

Los crímenes de lesa humanidad son patrimonio de la OTAN y La Haya y sus jueces callan como cobardes, cómplices de las matanzas de seres inocentes, para los que no habrá ya ni justicia, ni paz, ni reparación.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible