Ir al contenido principal

Declaración conjunta de Amnistía Internacional y Human Rights Watch sobre Zaynab al Hosni

COMUNICADO

En septiembre de 2011, Amnistía Internacional y Human Rights Watch emitieron declaraciones tras el homicidio y la mutilación, cometidos por personas desconocidas, de una mujer que parecía ser Zaynab al Hosni.

Zaynab había desaparecido de su casa en Homs a finales de julio, y su familia afirmó que la habían buscado en vano. La familia Al Hosni confirmó a Amnistía Internacional y a Human Rights Watch que había identificado el cadáver de la joven en un hospital militar de Homs. La habían decapitado, le habían amputado los brazos, y partes del cuerpo, incluido el rostro, habían sufrido graves quemaduras. Después la familia celebró un funeral y dio sepultura al cadáver.

El 4 de octubre de 2011, la televisión estatal siria difundió una entrevista con una mujer que se identificó como Zaynab al Hosni. En la entrevista afirmó que había abandonado la casa familiar para huir de los malos tratos a que la sometían sus hermanos.

La familia de Zaynab al Hosni confirmó posteriormente que la mujer que había aparecido en la televisión siria era efectivamente Zaynab al Hosni. La familia no ha podido hablar con ella para comprobar su situación actual.

Sigue sin conocerse la identidad de la mujer asesinada a quien la familia Al Hosni dio sepultura, y Amnistía Internacional y Human Rights Watch han pedido que se inicie una investigación independiente para determinar su identidad.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch han pedido a las autoridades sirias que les permitan visitar el país sin dilación para investigar este y otros casos escalofriantes sobre los que han recibido información. Desde que comenzaron las protestas masivas en marzo, las dos organizaciones, así como investigadores de derechos humanos de la ONU, han solicitado reiteradamente que se les permita acceder a Siria, pero hasta la fecha se les ha prohibido.

Amnistía Internacional y Human Rights Watch lamentan que se identificase erróneamente el cadáver como el de Zaynab al Hosni; ambas organizaciones verifican periódicamente su información con múltiples fuentes independientes.

Amnistía Internacional publicó su comunicado de prensa tras hablar directamente con uno de los hermanos de Zaynab. Posteriormente, Human Rights Watch mantuvo una entrevista personal con la madre de Al Hosni, y con el hermano que lavó el cadáver antes del sepelio, cuando ya habían huido de Siria a un país vecino. Al parecer, la familia de Zaynab se equivocó en la identificación del cadáver que les mostraron debido a los daños de consideración que presentaba el cuerpo.

Human Rights Watch y Amnistía Internacional piden al gobierno sirio que permita el acceso inmediato de investigadores independientes de derechos humanos, como la Comisión de Investigación de la ONU creada en agosto.


El 17 de septiembre, en vista de que hacía dos meses que se había denunciado la desaparición de Zaynab, personal del hospital militar de Homs llamó a la madre de Al Hosni para que identificase el cadáver de una mujer que les habían entregado. La madre identificó el cadáver como el de su hija en paradero desconocido.

Las organizaciones han pedido a las autoridades sirias que tomen medidas inmediatas para identificar a la mujer cuyo cadáver fue sepultado e inicien una investigación sobre el atroz y brutal asesinato de una mujer siria, así como sobre las violaciones de derechos humanos a gran escala que se están cometiendo a diario en el país. A fecha de hoy se calcula que el número de víctimas mortales asciende a más de 2600.

La noticia se ha conocido un día después de que el Consejo de Seguridad de la ONU se haya abstenido de adoptar una posición firme y jurídicamente vinculante sobre la crisis de derechos humanos en Siria.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible