Ir al contenido principal

Durban: El cambio climático es una seria amenaza para la infancia

La ciudad sudafricana de Durban acoge hasta el 9 de diciembre la XVII Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático (COP17), una cumbre al más alto nivel sobre una problemática que representa una seria amenaza para los niños de todo el mundo.

UNICEF participa en Durban con una delegación cuyo objetivo es hacer visibles a los niños en las negociaciones y soluciones que allí se debatan, garantizando además que se escuche la voz de los más jóvenes en la respuesta al cambio climático.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia aboga por dar prioridad a los más pobres y vulnerables, especialmente las mujeres y los niños, que a menudo sufren todo el peso de los fenómenos meteorológicos extremos y los desastres medioambientales, a pesar de ser los menos responsables del cambio climático.

UN RETO PARA LA SUPERVIVENCIA

El impacto del cambio climático plantea multitud de retos para el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo de los niños. Entre ellos está el incremento de la desnutrición, debido a una alteración de los niveles de rendimiento de la agricultura y una reducción del abastecimiento de agua.

De hecho, la emergencia nutricional que desde este verano sufre el Cuerno de África, donde 320.000 niños menores de cinco años sufren desnutrición grave, se debe en parte a un mayor espaciamiento e intensidad de las épocas anuales de sequía y lluvias.

Situaciones así exponen a los niños a un mayor riesgo de contraer enfermedades infecciosas (como el cólera, el dengue o la malaria). El hecho de que el sistema inmunológico de los niños no esté desarrollado aún del todo les hace más vulnerables a contraer enfermedades y verse afectados por los problemas derivados de las mismas.

Otros efectos indirectos del cambio climático son la interrupción de la educación de los niños y la separación o el desplazamiento de sus familias. En Mongolia, por ejemplo, más de un tercio de los niños invierten de tres a cuatro horas al día en buscar agua, por lo que muchos de ellos faltan a la escuela.

UN RETROCESO HACIA LOS ODM

Las consecuencias del cambio climático en la infancia pueden echar por tierra los avances conseguidos hasta ahora por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Aunque no hay fórmulas mágicas, la reducción del riesgo ante desastres naturales es una línea de defensa vital para las poblaciones vulnerables, especialmente en las áreas geográficas más expuestas.

Por otra parte, cuando los niños están educados, informados e implicados, están mejor preparados para protegerse a sí mismos y, además, comparten esa información con el resto de miembros de su comunidad.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible