Ir al contenido principal

La Policía desaloja a manifestantes en Los Ángeles y Filadelfia

AGENCIAS.- La Policía antimotines rodeó el campamento de "indignados" que protestan contra Wall Street frente al municipio (City Hall) de Los Angeles y comenzó a desalojar las carpas de campaña de los activistas, según medios televisivos.  Más de un centenar de policías intervenía en la operación de desalojo segun órdenes del alcalde.

También en Filadelfia, la Policía irrumpió en los campamentos de Ocupemos Wall Steet demandando el desalojo de los manifestantes, dos días después de que se venció el plazo judicial para que se marcharan de esos los lugares.

Ambos campamentos llevaban semanas y eran dos de los más grandes del movimiento Ocupemos que quedaban en Estados Unidos, informa ASSOCIATED PRESS.

Decenas de agentes policiales ocuparon los escalones del Ayuntamiento de Los Ángeles poco después de medianoche y comenzaron a desmantelar el campamento que ya llevaba dos meses. El operativo tuvo una precisión militar y los oficiales portando cascos y bastones avanzaron y comenzaron los arrestos.

Los policías antimotines se colocaron en la calle haciendo frente a una línea de manifestantes mientras cientos exclamaban "El pueblo unido jamás será vencido''. Algunos entonaban el himno nacional con cornetas mientras un helicóptero volaba en círculos.

El operativo en Los Ángeles sucedió después de que activistas en Filadelfia marcharon por las calles después que la policía les ordenó a desalojar su campamento de tiendas de campaña cerca del Ayuntamiento.

La policía en Filadelfia comenzó a desmantelar las tiendas aproximadamente a la 1:20 de la madrugada del miércoles después de haber entregado a los manifestantes tres advertencias de que tenían que marcharse. La acción tiene lugar más de dos días después de cumplirse el plazo para que los manifestantes retiraran sus pertenencias y carpas de la Plaza Dilworth.

Charles Ramsey, comisionado de la policía en Filadelfia, informó que irrumpir en el campamento en la madrugada ayudó a minimizar la interrupción del tráfico y la afectación a los negocios.

En Los Ángeles, el alcalde Antonio Villaraigosa citó preocupaciones por la salud y la seguridad al anunciar la semana pasada los planes para desalojar el campamento, mientras en Filadelfia las autoridades dijeron que los manifestantes debían limpiar el sitio para hacer espacio a un proyecto de renovación de 50 millones de dólares.

Pero en Los Ángeles, antes de que comenzara el operativo todavía permanecían casi la mitad de las 500 carpas que estaban antes de que venciera el plazo de una orden judicial para retirarse y los manifestantes que quedaban no mostraban señales de querer irse.

En los primeros momentos de la redada, los agentes derribaron una tienda y a un hombre tatuado con una cámara en los escalones del Ayuntamiento mientras forcejeaban con él en el suelo. Alguien gritó "brutalidad policiaca''.

Equipos de cuatro o cinco oficiales avanzaron entre la multitud arrestando a una persona a la vez, esposando a los manifestantes con cintas blancas de plástico. Un círculo de ocupas se sentó con los brazos cruzados, muchos mirando en calma y sonriendo.

Opamago Cascini, de 29 años, dijo que la noche había sido una explosión y que estaba dispuesto a ser arrestado.

El movimiento contra la desigualdad económica y la avaricia de las empresas comenzó con Ocupemos Wall Street en Manhattan hace dos meses.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible