Ir al contenido principal

En Cazalilla vuelven a tirar una pava desde el campanario

Como todos los años, la localidad de Cazalilla, pequeña población en la provincia de Jaén, ha tirado una pava viva del campanario de su iglesia con motivo de la festividad de San Blas. A diferencia de sus congéneres de ediciones pasadas, que sufrían los golpes y heridas, pisotones, apretujones, gritos, etc. de una muchedumbre a su captura – pues el que la coja, se la queda -, la de este año ha decidido acabar con la costumbre y quedarse en el tejado de la iglesia, ha denunciado el PACMA.

"Las autoridades de Cazalilla prefieren saltarse la normativa legal y pagar los 2.001 euros de multa que supone la infracción tipificada como muy grave por la Ley 11/2003, de 24 de noviembre, de Protección de Animales de Andalucía, antes que perder su costumbre. Al parecer, no supone ningún problema dado que unos días antes, la comunidad aporta su parte a un fondo común para cubrir la consecuente sanción", señalan los animalistas.


Silvia Barquero, portavoz del Partido Animalista indica que “si ya es terrible la desconsideración hacia el animal, lo que cae en la más absoluta sinrazón es la suspensión por parte del Ayuntamiento de Cazalilla de principios tan básicos en un Estado de Derecho como el de Legalidad, que exige de los poderes públicos el estricto cumplimiento de las normas”.





Justicia climática para África







ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible