Ir al contenido principal

RSF: En vísperas de las elecciones federales en México el terror continúa, pero la sociedad civil se moviliza

Ante la cercanía de las elecciones federales del 1 de julio de 2012, en las que se elegirá al próximo presidente de la República, entre otros dirigentes, el terror que padece el gremio periodístico desde hace una década no vive la más mínima tregua, señala Reporteros Sin Fronteras. Seis años de ofensiva federal contra el narcotráfico no han hecho sino agravar el peligro que representan los cárteles y la infiltración de estos en casi todos los mandos institucionales del país.

Más allá incluso del balance que asciende a 85 periodistas asesinados y 16 desaparecidos en los últimos doce años, la tragedia mexicana plantea una interrogación crucial: ¿qué queda de democracia real cuando las garantías constitucionales fundamentales, entre ellas la de informar y ser informado, son burladas todos los días; cuando los periodistas, defensores de los derechos humanos, blogueros, ciudadanos, representantes de la sociedad civil y políticos locales caen bajo las balas cada semana en una impunidad casi total; cuándo las instituciones políticas, judiciales, policíacas y militares se vuelven en ocasiones cómplices de ésta?

Corresponderá al vencedor del 1 de julio responder concretamente a esta cuestión, aplicando los mecanismos de protección contemplados en la nueva legislación de federalización de los crímenes y delitos que atenten contra la libertad de informar o el ejercicio del periodismo. Asimismo, garantizando con toda transparencia el desarrollo de investigaciones a profundidad y, finalmente, emprendiendo una reforma a fondo del sistema judicial sin la que estas exigencias quedarían como palabras huecas.

El futuro poder también deberá contar con la vigilancia de la nueva generación de activistas encarnada por el movimiento de origen estudiantil #Yosoy132, que hoy representa una prometedora fuente de pluralismo y debate. Algunos de sus miembros han sido víctimas de graves amenazas e intimidaciones durante la campaña electoral. Consideraremos un acto de censura toda maniobra o agresión contra ellos.

Ventana externa

En lo que respecta a los periodistas, a la afortunada reaparición de Stephanía Cardoso a mediados del mes de junio, siguió la denuncia de la desaparición de otros dos reporteros en el mes de mayo: la de Federico Manuel García Contreras, en el estado de San Luis Potosí, y la de Zane Alejandro Plemmons Rosales, en el estado de Tamaulipas. Este último, reportero independiente de 30 años de edad, que vivía en Texas y poseía la doble nacionalidad (mexicana y estadounidense), trabajó en la sección policíaca del diario La I y fue colaborador de diversos medios de comunicación mexicanos y estadounidenses. No se tienen noticias de él desde el 21 de mayo pasado, cuando salió en la noche para tomar fotografías de una balacera cerca del hotel donde se hospedaba en Nuevo Laredo. Esa misma noche, dos sujetos fueron a su hotel y se llevaron sus pertenencias. El hotel cerró tras lo sucedido.

En Veracruz, mientras que aún se espera conocer la verdad en los últimos casos de asesinato de periodistas, la investigación por la muerte de Regina Martínez experimentó un giro escandaloso. Las autoridades de Veracruz señalaron se trataba de un crimen pasional basándose tan sólo en la marca de una mordida en el cuello de la víctima encontrada durante la autopsia. No es la primera vez que se niega toda relación del crimen con la actividad profesional de la víctima. Días antes de su muerte Regina Martínez había publicado en las páginas de la revista Proceso información sobre la colusión de policías del estado de Veracruz con el narcotráfico.

Finalmente, Reporteros sin Fronteras desea un pronto restablecimiento a Rafael Said Hernández, fotógrafo de la Revista Tucán, quien fue herido de gravedad con armas punzocortantes el 24 de junio pasado en el estado de Oaxaca. Se detuvo a tres individuos poco después de que ocurrieron los hechos: Ernesto Gerardo García, de 44 años de edad; Daniel Amador Martínez, de 34 años, y Emilio Martínez Cortés, de 29. Según información del Centro de Periodismo y Ética Pública (CEPET), organización colaboradora de Reporteros sin Fronteras, la madre del periodista escuchó que los agresores profirieron amenazas relacionadas con la actividad profesional de su hijo antes de atacarlo, cuando entraba a su domicilio. Herido en el pecho y en la pierna, Rafael Said Hernández sufría una grave hemorragia cuando fue hospitalizado.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible