Ir al contenido principal

Mucha, mucha policía. Mucho, mucho ladrón

OPINIÓN de Lucas Leon Simon   

Veo el mar, anheladamente cerca y sé que es un encuentro anual con los sentidos. Navego en los colores fuertes: el rojo, el naranja, el amarillo y el azul del horizonte inalcanzable. Es la vacación, el descanso y la vida, cuando sé que otros están lejos de este descanso, de este derroche.

Personas sin bienes, sin trabajo, desahuciadas de derechos y de la posibilidad de consumir hacen, al mismo tiempo, una admirable marcha jornalera por las carreteras al sol de la injusticia de mi tierra, de la que tengo noticia por la prensa escrita.

“Forajidos”, ha dicho ese aborto de autoridad y alcalde que tenemos en Córdoba. “Desalmados”, ha rubricado el no menos aborto de ministro de Interior y Fascio.

Decenas de Policías nacionales y antidisturbios escoltan el sudor y las zapatillas de los rastros de lucha obrera que van quedando. Un baño, una ola de dignidad, les acompaña, mientras los recursos públicos “protegen” la propiedad privada. Si, la de CajaSur, con un agujero de mil millones pagados a escote entre todos, las propiedades de Rafael Gómez, el Sandokan de los pelotazos urbanísticos y las operaciones malayas, los centros comerciales de Mercadona y Leroy Merlín.

Un despliegue como para una guerra protege el edificio de la Subdelegación de Desgobierno. Sólo faltan los tanques. El poder, la derecha, saben bien a quien proteger. Los banqueros, las multinacionales, los empresarios, han defraudado o robado a este país tropecientos millones. Han saqueado las cuentas y la moral. Pero el “peligro” son diez decenas de brazos ociosos que quieren tierra y libertad.

El “peligro” no son Rato, ni Urdangarin, ni el Bigotes, ni la Güertel, ni un macarra con corona que caza elefantes cuando está sobrio, el peligro son los de las llagas en los pies, los que reclaman pan y trabajo a 50 grados al sol.

Mucha, mucha policía, casi tanta como ladrones. De guante blanco y ganancias en negro. Indesmentible violencia estatal. Envoltorio habitual de los más peligrosos “forajidos”. Su menesterosidad de dignidad y vergüenza es tan extreman que la vocean.

La razón ha dejado su sitio a la mentira, la justicia a la impostura y los derechos sociales al fascismo. Lo normal sería deprimirse, pero advertir el miedo que los producimos es mucho más que una terapia social. Veneno puro.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible