Ir al contenido principal

La tortura

OPINIÓN de Ramón Cotarelo/ Palinuro.-


El ministro de Justicia, otrora Gracia y Justicia, ha perdido el oremus. Esa contumacia en el indulto a unos mossos condenados en firme por torturas, con doble refutación a los tribunales, casi apunta a la prevaricación. El ministro ha querido aguar el problema presentándolo como un conflicto de competencias. Quizá algunos de los doscientos jueces y magistrados que han protestado públicamente por esa medida de gracia lo hayan hecho movidos por celo jurisdiccional. Pero no cabe duda de que la gran mayoría se alza contra un atropello del derecho. Se nota en que califican el indulto de inmoral. 

Y lo es. Este gobierno, igual que el anterior, ha indultado delincuentes económicos de guante blanco y este, en concreto, un puñado de corruptos. Algo verdaderamente lamentable que muestra hasta qué punto España no es un Estado de derecho. Pero indultar torturadores es infinitamente peor. El delito de tortura, cosa que debiera saber el ministro pues es fiscal, de ser generalizado y sistemático, es un delito contra la humanidad. En España quizá no sea generalizado pero parece sistemático pues el país no abandona la lista de Amnistía Internacional de países en los que se practica la tortura. 

Y ahora viene el ministro a demostrar no solo que hay tortura sino que le parece muy bien ya que garantiza la impunidad de los torturadores. Si alguien juzga demasiado radical esta explicación, recuerde que, al menos, es; ya que el gobierno no ha aportado ninguna. Gallardón se ha limitado a decir que el indulto es competencia exclusiva del consejo de ministros. Exclusiva, sin embargo, no quiere decir inexplicada, secreta. Los poderes públicos tienen prohibida la arbitrariedad. 

No hace falta recordar que la tortura es, para la moral contemporánea, uno de los delitos más odiosos, condenado por innumerables instrumentos internacionales, declaraciones, convenciones, así como recogido en numerosos ordenamientos nacionales bajo los términos de una prohibición expresa y absoluta, pues es un delito que atenta contra los derechos humanos. A la luz de esta convicción hoy universal el indulto de Gallardón no tiene justificación posible. 

Otro punto de vista, normalmente conocido como realismo dice que siempre ha habido y siempre habrá tortura, incluso cuando haya que disfrazarla de ley, como sucedió en los Estados Unidos durante la llamada guerra contra el terror de Bush que justificaba la tortura aunque llamándola con otro nombre. Desde las torturas del Imperio de Artajerjes a las prácticas de Guantánamo han pasado veintiséis siglos de civilización y progreso. Así que no hay que ser hipócritas, entender que la policía está para eso, para infundir un sano terror, no andarse por las ramas e indultar, porque el poder tiene siempre que acabar recurriendo a la tortura. Bien. En efecto, es una teoría. El ministro puede pensar que es preciso indultar a los torturadores porque la tortura es necesaria para el mantenimiento del orden. Puede ser. Pero no se limite a pensarlo. Ya que lo hace, dígalo. 

(La imagen es una foto de sandeep thukral, bajo licencia Creative Commons).

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible