Ir al contenido principal

Los buenos deseos

OPINIÓN de Teodoro Rentería Arróyave, México.-  

Al buen amigo, además de gran y probo funcionario, Pedro Ojeda Paullada. Nuestra sincera solidaridad con su afligida familia. Ya habrá tiempo de referirnos al político de la segunda mitad del Siglo XX. In Memóriam.

NOGALES, SONORA. Desde que la humanidad apareció en la faz de la tierra fue su costumbre o necesidad medir el tiempo, posteriormente estableció los periodos de acuerdo al movimiento de los astros hasta llegar con la profundización en el conocimiento de la astronomía a los calendarios depurados y de ellos se impuso el Gregoriano que nos rige.

Como consecuencia de la historia del tiempo y también por otra necesidad, la de creer en algo, surgieron los mitos, las adoraciones, las idolatrías y con ellas las religiones. Una necesidad más de la humanidad fue el de querer adivinar el futuro y con ello los buenos deseos para el mismo porvenir, costumbre que persiste y persistirá por siempre.

Desde luego que no nos podemos sustraer a esa hermosa y bella costumbre, por tanto también nosotros, en este último día del 2012, aportamos los buenos deseos para el nuevo año de 2013, envueltos en dos fundamentales: para México un cambio radical, después de haber padecido la docena trágica de la derecha panista; para el mundo, que supere la crisis económica, y para la humanidad toda, paz y felicidad.

Ante todo y sobre todo la pacificación del país, después de haber sufrido la cruenta y errónea guerra unipersonal de Felipe Calderón Hinojosa, que jamás será suficientemente castigada, mediante la nueva estrategia de inteligencia anunciada por el presidente, Enrique Peña Nieto.

Política económica para asegurar el pleno desarrollo del país con la creación de empleos bien remunerados, para así cumplir con la única fórmula conocida de la prosperidad: desarrollo de empresas públicas y privadas, empleos con poder adquisitivo, que a su vez fortalecen aún más a las empresas, claro adjunto se hace necesaria la reforma fiscal justa y que acabe con los favorecidos con las condonaciones abusivas.

Destaca de los buenos deseos para nuestro país, el que a la brevedad el Constituyente Permanente, apruebe la Reforma Constitucional Educativa del todavía flamante régimen peñanietista; llevamos dos Congresos de los 17 que se requieren para que sea publicada en el Diario Oficial de la Federación y se convierta en Ley de estricto cumplimiento y en forma determinante para las camarillas sindicales, que hasta ahora se habían apropiado, no de la educación, sino de la burda y retrógrada burocracia educativa.

En lo internacional, también son tres los deseos: someter a los bancos en su abuso, que es simple agio y que por tanto los convierte en los culpables principales de las crisis que viven las naciones, como ahora las europeas; en esas condiciones disparar el crecimiento para acabar con el desempleo, y terminar con el belicismo en Oriente Medio y en las demás zonas de conflicto.

Con el respeto irrestricto a todos los mitos, adoraciones, idolatrías y religiones, nuestros mejores y buenos deseos para todos ustedes respetados amigos: lectores, radioescuchas, colegas y familiares, para el ya inminente 2013 y por toda la vida.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible