Ir al contenido principal

A Joan Rosell, otro criminal, le sobran los pobres

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez/ El Mirador .-

Por si no hubiera suficientes nubarrones y suficiente confusión en el ambiente político español, el presidente de la patronal CEOE quiso tener de nuevo su minuto de gloria en los medios y aportar un poquito más de crispación a un ambiente ya de por sí caldeado. Joan Rosell afirmó ayer y repitió esta mañana en la radio que en España no hay seis millones de parados como señala la Encuesta de Población Activa (EPA) y el Eurostat, y añadió, entre otras muchas estupideces, que sería más barato mandar a los funcionarios a casa con un subsidio que tenerlos gastando papel y teléfono, porque no tienen trabajo que hacer. El presidente de la corrupta burguesía española sí da crédito a la cifra de cinco millones de desempleados que están registrados en las oficinas de empleo.

Lo que Rosell está diciendo implícitamente es que hay más de un millón de personas que no quieren trabajar porque no se molestan en acudir a las oficinas de empleo a registrarse oficialmente. Y por lo tanto, el Estado no debe tener en cuenta a estas personas, ni siquiera como dato estadístico, y mucho menos a la hora de ofrecerles cualquier tipo de ayuda o prestación económica. Es decir, que al presidente de la patronal le sobran un millón de españoles. Le sobran esos miles de trabajadores que ya no se molestan en ir a registrarse a las oficinas de empleo porque están hartos de que nadie les haga caso y no tengan ninguna confianza en el gobierno, más preocupado en tapar su corrupción y en desmantelar el Estado del Bienestar que en resolver los problemas de los ciudadanos. Le sobran los miles de excluidos, los desahuciados, los expulsados por el sistema. A la burguesía, en cualquier parte del mundo, siempre le han sobrado los pobres, los pobres que ellos mismos crean con su criminal sistema capitalista. Son útiles sólo aquellos pobres que limpian sus casas y son explotados en sus empresas y fábricas, todos los demás deben ser eliminados. Son una carga para el Estado. Porque durmiendo en la calle, removiendo la basura que tiramos "la clase media", o haciendo cola en los comedores sociales, dan muy mala imagen de la "Marca España". ¡Que se jodan!

En realidad les sobran muchos más si añadimos a todos esos cientos de miles de vagos que trabajan en el sector público (uno de los más bajos de Europa), médicos y profesores principalmente, que como todos sabemos son los culpables de la crisis que padecemos, junto a todos los trabajadores, claro, que "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". También le sobran todos esos jóvenes que se han empeñado en estudiar para "ser alguien en la vida" y ahora tienen la desfachatez de pedir trabajo como investigadores, médicos, o ingenieros en un país cuyo modelo productivo futuro es Eurovegas. Y encima piden derechos laborales y un sueldo digno. ¡Que se vayan a Laponia!, gritan los patronos.

Eso sí, lo que nunca sobran son "reformas", es decir, hachazos sobre el Estado del Bienestar y los derechos laborales. Dice el patrón de patronos - otros criminales más como los Banqueros y sus representantes políticos -, que hay que hacer "reformas con mayúsculas". Todavía hay pocas, todavía no tienen suficiente con el gran daño que ya han causado a las clases populares. No les importa lo que digan los datos económicos y sociales, ni siquiera los que publican organismos internaciones neoliberales al servicio del capital como el FMI o la OCDE, porque su hambre de beneficios es insaciable. No importa que un año después de ponerse en marcha "su" reforma laboral, la que ellos pidieron, haya más parados y más pobreza en España. Ya sabían que iba a ser así. Sus intenciones son otras. Al igual que los buitres, no van a dejar ni la carroña, quieren llegar hasta el hueso. Ya les queda poco.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible