Ir al contenido principal

Pepe

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.-

Era últimamente Benedicto XVI, pero venía de ser Pepe. Santidad. Eminencia. Excelencia. Padre. Por todos esos nombres pasó el cura, el obispo, el cardenal, el papa. Seguro que en el barrio primitivo de su infancia, mientras pateaba una pelota de trapo, la chavalería le llamaba Pepe o José porque los alemanes son muy serios y les cuadra más la seriedad del José que la banalidad del Pepe.

Benedicto XVI está de regreso. Ochenta y tantos, setenta y tantos, sesenta y tantos. Irá perdiendo la memoria de sí mismo. Papa-Rey. Jefe de Estado. Sumo Pontífice. Vicario nada menos que de Dios. Infalible porque alguien le entregó el monopolio de la verdad absoluta. Capaz de expulsar a teólogos de la liberación, de quemar preservativos que resguardan del sida, de fulminar los avances científicos, destruyendo en nombre del evangelio las células madre, condenando el amor sin arras, la universalidad del corazón enamorado con derecho a amar por el hecho de amar, Reyes a sus pies-zapatos-rojos. Vértebras dobladas para besar el anillo del Pescador. Armas rendidas a su paso de revista a las tropas. Banderas humilladas ante su presencia. Ahora vuelve sobre sí mismo.

Confieso que no he leído ninguna biografía suya. Recurro a la imaginación. Al fin y al cabo todos tenemos casi el mismo comienzo. Nos diferencia la cuna. Nuños que nacen en el barro y se mueren de puro pobres al poco tiempo. Niños de incubadora, de deficiencia, de colores rosados y pulmones abiertos como almendros de primavera. Niños de alta cuna o de sábanas limpias, de enfermeras azules o palangana de matrona de aldea. Pero cualquiera conoce la nomenclatura por la que ha ido pasando este hombre vestido de blanco.

Fue en el principio José o Pepe. Por parte de padre, de abuelo, de tío materno, por parte de no sé quién. La ordenación sacerdotal le convirtió en Don José. Desempeñó no sé cuántos cargos menores. Y un día el episcopado. Lo subieron a la excelencia. Excelentísimo señor. Eminencia más tarde. Eminentísimo José, cardenal Ratzinger. Príncipe. Porque en la Jerarquía de la iglesia de Jesús, el hijo de un obrero y de una muchacha de pueblo, se ha instaurado una pirámide dicen que indestructible. Con la triple corona del rey que fue. Con los príncipes que dicen son. Constantino al fondo, convirtiendo la cruz en espada, fusionando la pasión del gólgota con armas mortíferas contra herejes, erigiendo la verdad aprovechada de intereses en aniquilación de la libertad, construyendo un imperio paralelo al imperio de los Carlos, los Felipes, los Luises. Se arrinconó al predicador, se despreció a Pedro el pescador y se levantaron catedrales, monasterios, vaticanos como centros de poder. Echó músculo el poder divino y sometió a lo que llamaron el brazo secular.

Desde el vértice de la riqueza, del poder, de la soberbia que conlleva es difícil mirarle a los ojos a la miseria del mundo, arremangarse en la chabola, compartir hambre y sed. La Iglesia de los pobres no tiene nada que ver con los pobres de la Iglesia. La libertad no se puede encorsetar con el derecho canónico. La teología no tiene por qué anclarse en Tomás de Aquino o Suárez. No se pueden enjaular las alas.

Un día el don, el excelentísimo, el eminentísimo empezó a llamarse santidad. Se transformó hasta su nombre. José se metamorfoseó en Benedicto y se apellidó con números romanos. Quedaban lejos el mundo real, el hambre, las guerras, la miseria, las dictaduras, la opresión. Alguien le habló de inversiones de dinero en armamento, en preservativos, en laboratorios de anticonceptivos. Había que invertir para ayudar a las misiones. El fin justificaba los medios. Era necesario condenar a los que exigían el regreso de Jesús, a los que querían pensar, a los que urgían a que los pobres fueran los preferidos, a los que suplicaban que la mujer fuera amada como misterio infinito, a los que pensaban que el amor era amor de piel y muslo enamorado. Pero José era Benedicto y fue condenando y expulsando de las fronteras de la Iglesia y tachando de anticristiano todo lo que no convenía a los poderosos de la tierra.

Tal vez esté haciendo un camino de regreso. De santidad a eminentísimo, a excelentísimo, a don, a simplemente José, a limpiamente Pepe. A lo mejor regresa a ser él mismo, el pepe-josé de ayer, al que nunca debió renunciar y menos por los intereses de un dios ajeno al quehacer de la historia.

Hacía tiempo que te echaba de menos. Me he acordado muchas veces de ti. Me alegro de verte, PEPE.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible