Ir al contenido principal

ESPAÑA. Discriminando a los más vulnerables; alimentando el estallido socia

OPINIÓN de Adolfo Ferrera Martínez.-

No es ninguna novedad que las políticas del Partido Popular perjudican a las clases populares y los sectores más vulnerables de la sociedad. Sus políticas de "ajustes" y sus "reformas" no tienen otra finalidad que la de enriquecer a las élites empresariales y financieras del país, y esto se hace a costa de causar un drama social inaceptable en forma de un desempleo insostenible y una exclusión social inaguantable. La prioridad no son las personas y resolver sus problemas. Y esto se ha vuelto a comprobar tras conocer que "el Gobierno madrileño insta a los trabajadores de sus oficinas de Empleo a que ofrezcan los pocos contratos que gestionan primero a aquellas personas que estén cobrando la prestación por desempleo antes que a quienes ya no cobran nada, priorizando además a aquellos que tengan entre 20 y 45 años y como mínimo el bachiller superior". Esta discriminación no se circunscribe sólo a la comunidad de Madrid puesto que la reforma laboral aprobada por el PP ofrece bonificaciones fiscales a aquellos empresarios que contraten a parados que estén cobrando la prestación por desempleo. Es decir, que la prioridad del gobierno no está en solucionar la situación de extrema necesidad de aquellas personas que no perciben ningún ingreso, sino que la prioridad está en la reducción del sacrosanto déficit público, en ahorrar dinero al Estado aunque éste ahorro se produzca sobre el sufrimiento de las personas más necesitadas. En España hay más de 2,2 millones parados registrados que no cobran ninguna prestación y que, según este criterio que sigue el PP, no tienen ninguna esperanza de encontrar un empleo y quedan condenados a la excusión social y la miseria, o en el mejor de los casos a sobrevivir en la "economía sumergida". La única salida que les ofrecen, tal y como aconsejan en los informativos de TVE, es rezar para aliviar su ansiedad, literalmente. La ministra de Empleo también se encomienda a la virgen para crear empleo en España. Dogma neoliberal que causa drama social y ruina económica, y dogma católico para aliviar sus daños. Este es el proyecto de país del PP de Rajoy.

Esta dramática situación que viven millones de personas, además de describir un escenario de injusticia social inaceptable e incompatible con los Derechos Humanos y la democracia, crea el caldo de cultivo perfecto para un estallido social en España. La mezcla de "paro, despilfarro y corrupción" (que fue el eslogan que enarboló Aznar cuando derrotó a Felipe González) es explosiva. Asistir a estas injusticias sociales y al desfalco público que sufrimos y a la vez comprobar diariamente cómo Bárcenas repartía sobres entre los miembros del PP que imponen a los demás la "austeridad", o ver cómo Miguel Blesa entra a la cárcel por una puerta y sale al día siguiente por otra previo pago de 2,5 millones de euros, o ver cómo "desimputan" a la infanta Cristina, por poner sólo unos ejemplos, no hacen más que calentar una caldera social que cada día sube más de temperatura. ¿Cuántos de esos parados excluidos y sin esperanza decidirán quitarse la vida, como han hecho miles de ellos desde el inicio de la "crisis"? Quizás ese estallido se produzca cuando las víctimas del sistema, antes de suicidarse, decidan llevarse por delante a algunos de los culpables de sus problemas. ¿De verdad piensan que la paciencia y el civismo de las víctimas del neoliberalismo es infinito? El escarnio y el abuso cometido por las élites sobre quienes han perdido la esperanza de tener una vida digna, se acabará volviendo contra ellos. La historia está llena de ejemplos, y parece que los gobernantes no aprenden de ella. Es tan grande su ambición de poder y su clasismo que no ven lo inevitable. 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible