Ir al contenido principal

ANIMALES - La mutilación como método de conservación

TOT San Cugat recomienda lo que muchos países prohíben

Por Adriana Mármol y Julio Ortega.-

¿Que ya lleva usted comprados tres marcos para la foto de los abuelos porque su hijo de dos años se empeña en cogerla del sinfonier? Una visita al cirujano traumatólogo para que le seccione al crío los tendones flexores del antebrazo y le garantizamos que los yayos no volverán a precipitarse al suelo.

¿Que su pareja mira insistentemente y con un punto de lascivia a otras mujeres (u hombres) cuando pasean? El oftalmólogo puede llevar a cabo una doble enucleación en el rostro de su compañero ligero de cascos y de retina. Con las cuencas vacías, o rellenas con prótesis muy pintonas pero inútiles, se acabaron los escarceos visuales.



¿Que su gato araña la cómoda en la que guarda los calcetines de su marido? Métalo en un transportin (al gato, no a su marido), acuda al veterinario y mediante una operación denominada desungulación el animal regresará a casa sin las falanges distales, sin los ligamentos y tendones unidos a las mismas y sin sus uñas. Se acabaron para siempre las antiestéticas marcas en la cajonera del Ikea.

En España, en nuestra moderna España, lo que proponen los dos primeros párrafos son sendos crímenes, aberraciones que, además de penadas escandalizarían, y con razón, a cualquier ciudadano que las leyese en una revista. Lo que sugiere el tercero está prohibido en países como Escocia, Gales, Italia, Francia, Alemania, Austria, Suiza, Noruega, Suecia, Irlanda, Dinamarca, Finlandia, Portugal, Bélgica… EnEspaña, en nuestra moderna España, está permitido, y todo lo que existe al respecto es una recomendación a los veterinarios para que no la practiquen salvo casos extremos. Recomendación, sinónimo de consejo: le aconsejamos no mutilar a su hijo ni cegar a su pareja.

TOT Sant Cugat, una revista gratuita de gran tirada en ese municipio de Barcelona, bajo el título Les ungles dels gats, propone este mes a los dueños de gatos, junto con rascadores y cortaúñas, la desungulación como solución para impedir que les raspen el sofá. Hagamos un repaso de las posibles secuelas de no pensar a tiempo si conviene meter un gato en casa cuando se tiene sofá, o meter un sofá teniendo gato, así como no recordar que los gatos vienen con uñas incorporadas ni fijarse previamente en cuál es la escala de valores de cada uno.

La desungulación provoca en mayor o menor medida infecciones en las falanges, problemas articulares, esqueléticos, óseos y musculares, dificultades al andar, que el gato se vuelva mordedor compulsivo, agresivo, asustadizo, o que deje de utilizar el arenero por los dolores esqueléticos que padece al rascar en la arena entre otras consecuencias, todas ellas indeseables.

No, el asunto no tiene la menor gracia, de hecho es muy grave y con claras connotaciones de brutalidad. El tono irónico que empleamos en algunos pasajes de este texto sólo pretende utilizar el sarcasmo a modo de antiemético, porque realmente hemos sentido náuseas al leer semejante elogio a la ignorancia, al egoísmo, a la crueldad y a la imbecilidad, a grandes dosis de imbecilidad.

No hay desungulación de más nefastas y largas consecuencias que de la de la ética en el ser humano. Un artículo en una publicación de las características de TOT Sant Cugat necesita de un autor que lo escriba, de un redactor jefe que lo apruebe y de unos legisladores que no prohíban su contenido. Aquí tenemos de todo, incluso gatos que morirán en la calle porque los cambios en su conducta tras esa salvaje intervención pueden hacer que finalmente sus dueños los abandonen, y un gato casero y sin uñas, si carece de un hogar, está condenado a morir más pronto que tarde.

Pero no ocurre nada, los ciudadanos ejemplares y modernos que se mesan la moral para arrancarse la complicidad de las amputaciones a niños y adultos, pasan de largo si la víctima es un gato, incluso el suyo. porque al final de la historia su sofá está más bonito que un San Luis.

No lo dijo Gandhi pero sí nosotros: se puede conocer el grado de atraso y estupidez de un pueblo que trata mejor al mueble en el que aposenta el culo o guarda las bragas que a los seres vivos con los que convive.

*Adriana Mármol Fernández es veterinaria etóloga y Julio Ortega Fraile pertenece a la Asociación Animalista LIBERA!

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible