Ir al contenido principal

COLOMBIA - El giro a la izquierda de los “verdes”


30.09.13. OPINIÓN de Fernando Dorado.-  El Congreso del Partido Verde realizado entre el 25 y 26 de septiembre de 2013 aprobó tres aspectos básicos: retirarse de la Unidad Nacional y del gobierno de Santos; apoyar la gestión de “defensa de lo público” de Petro al frente de la Alcaldía de Bogotá; y la lucha por la revisión de los TLCs, recogiendo la iniciativa de las organizaciones que realizaron el Paro Nacional Agrario.

Los temas aprobados constituyen un “leve giro a la Izquierda” del Partido Verde. Además aprobó el nombre de “Alianza Verde” para significar el ingreso de las fuerzas “Progresistas”.

Es un “leve giro” por cuanto en ningún momento deciden enfrentar el sistema capitalista y el modelo neoliberal que se ha impuesto en Colombia. Tampoco se plantean la lucha por soberanía nacional y por la construcción de una nueva sociedad en donde el valor del trabajo sea el referente principal. Sin embargo, es un paso significativo.

Tal parece que la dirigencia “verde” asimiló el espíritu de la movilización agraria que acaba de ocurrir en Colombia, y por sobre todo, captó el sentido de solidaridad que se manifestó en las ciudades con los campesinos, lo que es un síntoma de que el movimiento social va a fortalecerse y a dar un salto cualitativo en los centros urbanos.

Ahora le corresponde al movimiento popular seguir apretando con propuestas de mayor calado. Hay que exigir la coalición entre el Polo Democrático Alternativo, Alianza Verde, Partido Comunista, País Común, Unión Patriótica, Congreso de los Pueblos, ASI y Marcha Patriótica, además de otros grupos menores. Con esa unión existen las posibilidades ciertas de acceder a la Presidencia de la República. Es algo factible, viable y cercano.

Frente al desgaste de Santos y al poco entusiasmo que generan los candidatos uribistas, es muy posible que la oligarquía se unifique alrededor de personajes como Germán Vargas Lleras, lo cual polarizaría la lucha por la presidencia entre la derecha y la izquierda.

En la eventualidad de un gobierno de Izquierda tiene que plantearse el tema central del Estado: ¿De dónde se va a echar mano para financiar programas de impacto en beneficio de la población? ¿Acaso no es cierto que el actual gobierno no ha podido cumplir sus promesas en gran parte debido a las limitaciones presupuestales?

Necesariamente tendremos que seguir por el camino que ya nos han trazado los gobiernos progresistas, nacionalistas y democráticos de América Latina. La nacionalización de los recursos naturales, principalmente los minero-energéticos y la renegociación de la Deuda Pública (interna y externa) tendrán que ser tareas que estarán en primer lugar de la agenda.

La nacionalización de los recursos naturales no implica la expropiación de las transnacionales, ni es una medida socialista. De hecho la Constitución Política establece que esos recursos son propiedad de la Nación[1]. La “nacionalización” es un acto formal para obligar a las empresas que disfrutan de la concesión de explotarlos (principalmente transnacionales extranjeras), a renegociar la participación del Estado en sus ganancias. Esa decisión puede significar la triplicación de los ingresos que recibe el gobierno por regalías e impuestos.[2]

La renegociación de la Deuda Pública[3] es una decisión de mayor peso. En el caso colombiano – que ha sido un excelente y cumplido acreedor de los bancos multilaterales – representa aproximadamente el 34% del PIB, y el servicio de la deuda (pagos de capital y amortización de intereses) corresponde al 25% del presupuesto nacional. Un gobierno “progresista” apuntalado en el apoyo popular puede presionar a la banca internacional y conseguir un buen acuerdo. Sólo es cuestión de voluntad política.

En fin, el movimiento popular debe unificarse alrededor de una plataforma de lucha para presionar al espectro político con sus propuestas. Hemos presentado algunas ideas en ese sentido que es necesario recordar:

1. Nacionalización de los recursos naturales, especialmente los minero-energéticos;
2. Renegociación inmediata de los Tratados de Libre Comercio;
3. Moratoria y renegociación de la deuda pública (interna y externa);
4. Política agraria democrática centrada en apoyo a la economía campesina;
5. Reforma estructural de la Ley 100 de salud; por un servicio de salud universal y financiado por el Estado.
6. Educación primaria, secundaria, y universitaria gratuita, de calidad y pagada por el Estado.
7. Intervención e inversión estatal para industrializar nuestras materias primas y generar empleo digno.

Como podemos observar el “leve giro de los verdes” es una señal de que la “leve y lenta evolución hacia la Izquierda”[4] no sólo es un hecho sino que tiende a acelerarse. Es la hora de la audacia revolucionaria, es el momento de aspirar a lo imposible.

Notas

[1] Constitución Política de Colombia. Artículo 332. “El Estado es propietario del subsuelo y de los recursos naturales no renovables.”

[2] Mientras países como Bolivia, Brasil, Chile y Perú aumentaron impuestos para incrementar la renta minera a favor del Estado, en la última década el país se limitó a ampliar los beneficios para las grandes compañías. Ver: http://www.elespectador.com/noticias/economia/articulo-391134-colombia-paraiso-fiscal-mineria

[3] La deuda externa de Colombia (privada y pública) llega a US$83.000 millones. La deuda contratada por el Gobierno en abril de 2013 fue de US$46.829 millones. La deuda externa creció este año en un 9%.

[4] Ver: “Leve y lenta evolución hacia la Izquierda”: http://www.viva.org.co/cajavirtual/svc0362/articulo04.html
Popayán, septiembre 27 de 2013

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible