Ir al contenido principal

Boabdil en vaqueros

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Boabdil se arrodilló ante la grandeza de Granada. Se acristianaron los arrayanes, se bautizaron los bordados increíbles, se santificaron las filigranas de luna, luna, lunera. A Boabdil se le nublaron los ojos y le nació un Darro en las pupilas. Y alguien, con un machismo indecente, le echó en cara sus lágrimas: “Llora como mujer, lo que no supiste defender como hombre” Se fue Boabdil por la vega granadina, caballo blanco, elegancia pura sangre jerezana, sin lágrimas para futuros desencantos porque las lágrimas se quedaron regando el Generalife. Boabdil se marchó, vacío de entrepierna, sin relieves masculinos, como un limonero sin fruta inguinal. Y en adelante lloró siempre como mujer de labios perfilados, con la debilidad humillante de quien es mujer plañidera, con menos casta que su caballo blanco, pura elegancia jerezana.

Después vino el tango, esa sangre chorreada por corazones rotos, por desamores adúlteros, por puñales despechados. Y otra vez la humillación de la mujer. “Un hombre macho no debe llorar” El llanto decora los ojos femeninos, pero ofende la testosterona acumulada en las frutales ingles del hombre macho.

Y por fin llega Arias Cañete Pierde el debate mantenido con Elena Valenciano, mujer ella, muy mujer, y el aspirante a un sillón en Europa trata de que todos nos demos cuenta que si un hombre despliega toda su capacidad intelectual frente a una mujer, da la impresión de que abusa de ella y los demás lo tacharán de machista. A Cañete le da lástima abusar de su superioridad de hombre macho frente a la debilidad intelectual de la que siempre es una pobre mujer.

Y Gallardón, plenitud de masculinidad que le sube hasta las cejas, en representación de un partido que reparte carnet de mujer, metiendo mano en el útero femenino para enderezar la débil conciencia femenina y decirle cuando debe y no debe abortar porque él es un defensor de la vida y la mujer una ejecutora errada de la muerte. Y les aclara que sólo la que llega a la maternidad ha llegado a la madurez de ser mujer, Y todo porque él, y sólo él, sabe los mandamientos que deben cumplir ellas. Porque no se trata de disfrutar de un placer sexual (Rouco y la Jerarquía católica lo dice claramente), no se trata de cama enamorada con sábanas sudadas de cariño. Tener relaciones sexuales excluyendo la procreación junto a la existencia del mundo gay forman parte de un designio de la ONU para despoblar el mundo. Lo ha dicho ese Obispo de Alacalá de Henares de cuyo nombre no quiero acordarme.

La mujer no es una plenitud en sí misma. Es sólo una partícula de la grandeza masculina. Ella es una costilla, un hueso insignificante, poco más del tamaño del índice de Adán. Para remate, fue ella quien comió la manzana y se alió con la serpiente maligna que pervirtió al hombre. A ella debemos la necesidad de ganar el pan y en consecuencia se convierte en la fundadora de los mercados, la prima de riesgo, la deuda externa, la burbuja inmobiliaria y la crisis consiguiente donde se normaliza la crueldad contra los dependientes, los enfermos terminales, los estómagos hambrientos, la desesperanza de los parados, la amputación de futuro para los jóvenes. La culpa, queda claro, no es de Merkel, de su discípulo amado Rajoy, ni de Montoro, ni de las amnistías fiscales, las cuentas en Suiza, la evasión de capitales ni de los twiter de Mariano a su amigo Bárcenas animándolo a seguir porfiando en su inocencia, ni de Blesa o Rato, Botín o Francisco González. Sólo ese ser inferior que es la mujer entraña la causa de todos los males que van desde los girasoles paradisíacos a los ERES de Coca-Cola o el Corte Inglés.

En las colas de los comedores sociales se ven hombres con vaqueros llorando porque sus hijos le piden un pan que no tienen, porque su mujer sufre un cáncer que no cura la Seguridad Social porque es muy cara la medicación, porque tienen un chaval que necesita un respirador sin el cual no puede vivir, porque su hija padece una ELA que requiere 24 horas de atención, porque a los 48 años tiene que dormir en un sofá en casa de sus padres porque un banco le ha desahuciado de su techo hipotecado y le ha dejado sin recuerdos de infancia. Y esos hombres lloran ante las cámaras de televisión, sin rubor, sin ocultar su rostro, sin miedo a ser boabdiles sin caballo blanco con pura elegancia jerezana.

Hoy las lágrimas de ternura femenina se funden con las lágrimas de boabdiles con vaqueros porque el dinero conquistador les expulsa del paraíso de la dignidad, de los derechos luchados y los expropia de la gozosa experiencia de vivir.




">


ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible