Ir al contenido principal

La papamanía y una dosis de plagio

OPINIÓN de Ricardo L. Mascheroni, Argentina.- Casi 20 siglos de historia no son poca cosa para la vida de una organización social, tampoco lo es, mantenerse durante todo ese tiempo con cierto grado de preponderancia mundial. 

En el transcurso de ese tiempo y en distintos espacios, la Iglesia Católica, ha visto el alumbramiento y caída de imperios y reinados, la desaparición de países y de innumerables organizaciones e instituciones que tenían pretensiones de perpetuidad. 

Más allá de vaivenes históricos y de períodos de florecimiento o de decadencia, la Iglesia ha logrado mantenerse, capeando temporales y escisiones difíciles de sobrellevar para muchos, lo cual no deja de asombrar. 

Hoy, en el trono de la misma se ha sentado Jorge Bergoglio, con el nombre de Francisco I, un político de fuste y un publicista notable, a la que se agrega una habilidad innata y también cultivada para concitar adhesiones populares, seguramente como muchos otros Papas o líderes políticos mundiales que aspiraron a transcender. 

Como plus de sus condiciones, la popular está tentada a decir: “el Papa tiene calle”. 

El arribo al papado, no es producto de la casualidad, la suerte o el destino, todo lo contrario; es la culminación de una ardua tarea de zapa previa, abonada por un esquema de alianzas trabajada por años con líderes políticos, empresariales, económicos, financieros y sociales de todo el mundo, pertenecieran a la fe católica o no. 

Tengo el presentimiento de que el Cardenal Bergoglio partió de Buenos Aires sabiendo que sería el Papa, por cuanto se habían hecho todas las tareas concienzudamente para ello. 

En el Estado Pontificio del Vaticano no hay milagros, aunque cada tantos años se los quiera producir y por ello, no lo fue tampoco, la entronización de Francisco. 

El escenario no podía ser peor, asume en un marco generalizado de descreimiento hacia las cúpulas eclesiásticas en todo el planeta, producto de corruptelas, escándalos sexuales, económicos, financieros y administrativos, agravado con un pérdida de religiosidad social que provocaron un raquitismo y enflaquecimiento de las adhesiones a la institución. 

La iglesia estaba sospechada y debilitada y había que producir un cambio, que el tiempo develará la profundidad del mismo. 

Lo que no hay duda es que quien lo motoriza hasta ahora, tiene el piné para ello y además es jesuita; un soldado de la Compañía, profesional y entrenado por años en lidiar en situaciones conflictivas, detectar necesidades y generar respuestas y simpatías. 

En este contexto el Papado de un jesuita en este tiempo y espacio, no debería ser ninguna sorpresa. Tampoco lo es la elección del nombre, ya que el de Asís encarna la negación del boato, el lujo y la riqueza, sumado a la armonía y reverencia con todo lo existente. 

Nada nuevo bajo el sol, salvo la potencia de fuego formidable de los medios de comunicación, que hoy lo mima y que Francisco sabe aprovechar para acercar voluntades. 

Tal vez como sus antecesores, el Pontífice actual, tenga preferencias electorales en su país de origen, como anteriormente la tuvieron Monseñor Pacelli a favor de la Democracia Cristiana en Italia o la simpatía de Karol Wojtila para con el sindicato Solidaridad de Lech Wallesa en Polonia y al igual que ellos, haga su aporte a favor de un candidato para la resolución de la contienda electoral del año venidero. 

Mucho se ha escrito sobre los papas, intentando resaltar su figura y su significación y por ello voy a echar mano en una suerte de plagio reconocido a alguno de esos escritos. 

“esta tarde estuvo el Papa al alcance de los niños…no parecía incómodo con la temperatura…impartiendo bendiciones a diestra y siniestra, sin preocuparse del calor.” “los niños de las escuelas, sudando la gota gorda dentro de sus uniformes…agitaban los banderines amarillos y blancos –los colores del Vaticano-.”
“Lo asombroso es que este Pontífice, …quedará en la historia de la humanidad como uno de sus políticos más hábiles, inteligentes y discretos,…trabajando como de costumbre, desde la 6:15 de la mañana, hasta un poco después de la media noche. …éste ha sido el año decisivo en su vida…asistió a audiencias colectivas dos veces por semana… No es difícil conseguir el ingreso a esas audiencias…y en una visita a Roma, una audiencia papal será siempre una cosa a la cual se debe asistir, aunque no se comulgue con las creencias católicas. …el Papa sabe que no todos los peregrinos son verdaderos peregrinos…muchos van por curiosidad. Por eso no se prohíbe la entrada a las cámaras fotográficas…porque tal vez el mismo…, con su profundo conocimiento del corazón humano, sabe que él es uno de los grandes espectáculos del mundo”.
“Ecce Homo” 

“Es un hombre que produce una asombrosa sensación de limpieza. Durante la audiencia en la plenitud de las ovaciones, va recorriendo lentamente con la mirada los diferentes sectores, …cuando el Papa miraba, se tenía la sensación que estaba mirando a cada uno de los presentes, se complace en recorrer con la mirada, calculadamente, …como si estuviera respondiendo personalmente a cada uno.” 

“El Poder y la Gloria” 

“Toda esa atmósfera de remota e inalcanzable divinidad desaparece por completo en presencia” (del Papa). “parece un sencillo curita de provincia,…Me parece que esa es la esencia de su éxito atronador…Todos tienen la sensación de que han conversado con él, de que han empezado a ser sus amigos personales, y de que si mañana o pasado lo encuentran por la calle, él se detendrá a conversar un rato sobre el mal tiempo, sobre la familia y sobre” (fútbol). 

“Para concluir, bendice todos los objetos, medallas, relicarios, crucifijos, rosarios, en poder de los presentes. Es en verdad un momento emocionante.” 

“…en realidad está viviendo una segunda y dinámica juventud. Probablemente ningún jefe de Estado está desarrollando en este momento una actividad pública, más intensa, más inteligente y definida que Su Santidad. Otros de los frentes que está atendiendo casi personalmente, es el deporte. Ese interés por el deporte lo lleva Su Santidad en la sangre, que desde niño aprendió a sentir la fiebre del deporte en las acaloradas discusiones que protagonizan los obreros …(por) una partida de fútbol”. 

Por último, aunque sorprenda, debo aclarar que todo lo entrecomillado y en negrita, es autoría del Premio Nobel de Literatura, recientemente fallecido, Gabriel García Márquez, quién escribiera sobre el Papa Pío XII allá por 1955, lo que no dista mucho, de lo que muchos piensan o escriben hoy, sobre Francisco, por ello Ud. deberá seguir los acontecimientos sociales y políticos mundiales y locales, y a partir de ello, ir sacando sus propias conclusiones y sobre todo analizar las lecciones de la historia.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible