Ir al contenido principal

Comunicado ante el suicidio de un compañero en Granada

Carta

PAH Madrid

Hace dos días, en la noche del viernes 25 de julio, nuestro compañero Gustavo, de StopDesahucios Granada, no pudo soportar más la tortura provocada por la situación financiera y anímica a la que le abocaba la imposibilidad de pagar su hipoteca con el Banco Mare Nostrum, y se quitó la vida. Gustavo estaba casado y tenía dos hijos de 11 y 3 años de edad, que ya no podrán abrazar más a su padre.

Gustavo era un miembro muy activo de la lucha por la vivienda en su ciudad, pero se encontraba en un estado avanzado de su proceso de ejecución hipotecaria. A pesar de sus muchos intentos, BMN nunca quiso negociar con él una salida digna y viable a su situación económica y siempre rechazó todas las propuestas que se le hacían.

PAH Madrid, junto con todos los colectivos de vivienda, queremos manifestar nuestro dolor por la pérdida de una vida más causada por la inmensa estafa financiera en la que estamos inmersos desde hace ya varios años. Apoyamos incondicionalmente a la familia de nuestro compañero y al colectivo StopDesahucios de Granada en estos trágicos momentos y estamos hoy aquí, ante la sede del Banco Mare Nostrum, para subrayar su terrible responsabilidad en este suceso. Recordamos que el artículo 143.1 del Código Penal establece que “Quien incite al suicidio de otro, tendrá una pena de 4 a 8 años de prisión”.

También tenemos que recordar que hace unas pocas semanas, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo, ha establecido en una sentencia ejemplar que la legislación hipotecaria española viola derechos fundamentales de los deudores hipotecarios y les deja en una situación de desigualdad e indefensión ante sus acreedores. Este hecho ya había sido denunciado en repetidas ocasiones por la PAH y forma parte de las reivindicaciones que se recogieron en la Iniciativa Legislativa Popular que presentamos al Congreso en marzo de 2013. Sin embargo, el gobierno del PP rechazó esa iniciativa, avalada por un millón y medio de firmas de ciudadanos de todo el Estado, y promulgó una ley de medidas urgentes que sigue sin solucionar los problemas hipotecarios de muchos miles de familias afectadas por una burbuja inmobiliaria que no provocaron y que sufren día a día del modo que vemos hoy: con la pérdida de una vida que se añade tristemente a todos los suicidios que hemos sufrido en los últimos años.

Por todo ello, insistimos una vez más en nuestras reivindicaciones expresadas en la ILP Hipotecaria: exigimos la paralización de los desahucios, la dación en pago retroactiva y el alquiler social para todos los afectados y afectadas. Sólo con la adopción de estas medidas será posible detener esta sangría de vidas humanas inocentes. Desde la PAH, seguiremos denunciando cada una de las violaciones de nuestros derechos ciudadanos y trabajaremos para exigir la modificación de la ley hipotecaria española, que, veinte años después, sigue sin cumplir las leyes europeas al no haber adoptado la Directiva 93/13/CEE sobre cláusulas abusivas de la Unión Europea.

Abogamos por una sociedad más humana, donde las vidas de las personas y su dignidad valgan más que los beneficios financieros.

Por eso, gritamos con nuestros compañeros y compañeras:

Todas somos Gustavo.

No podemos tolerar ni una muerte más.

No son suicidios, son asesinatos.

PAH Madrid

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible