Ir al contenido principal

El doble discurso

OPINIÓN de Teodoro Rentería Arróyave, México.-  Los escándalos provocados por los vínculos, protecciones, complicidades y franca participación de políticos y sus familiares con el crimen organizado de Michoacán, en forma particular con el líder del grupo delictivo “Los Caballeros Templarios”, Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, está dando para toda las inconsecuencias, incoherencias y para el mea culpa implícito.

Así se presenta desde hace años la grave descomposición social de esa entidad del centro-occidente del país, a partir de que precisamente en ese su estado natal el ex presidente, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, en sus ansias de asegurarle la gubernatura a su hermana, Luisa María, “La Cocoa”, inició su fracasada y cruenta guerra contra el crimen organizado.

La agencia Quadratín, que por desgracia suma a varios colegas de su nómina como víctimas mortales de los enemigos de las libertades de prensa y expresión, dio a conocer al fin el video del que tanto se hablaba, en el que el hijo del ex gobernador, Fausto Vallejo Figueroa, de nombre Rodrigo Vallejo Mora y de alias “El Gerber”, por su gordura, sostiene una larga conversación con el mencionado líder templario “La Tuta”, con la presencia de otras personas.

La Procuraduría General de la República, apenas tuvo la evidencia, detuvo a “El Gerber” para presentarlo ante la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones de Delincuencia Organizada, SIEDO, en cuyas instalaciones desde este miércoles rinde declaración.

Decimos que con el caso Michoacán, las incoherencias están a la orden del día, puesto que por sus aristas y los tentáculos que han surgido y que brotan por todas partes involucrando a todos, les está pasando lo que ocurre en la casa del jabonero, “el que no cae resbala”, nos estamos refiriendo a todas las fuerzas políticas sin excepción.

Jesús Zambrano Grijalva, líder nacional saliente del Partido de la Revolución Democrática, PRD, en su posicionamiento, así le llama, por escrito, del video de referencia de “El Gerber” con “La Tuta”, le resultó un doble discurso en el mismo discurso; no se trata de un galimatías, se trata de una caída política de antología, porque debió de haber tomado en cuenta la sentencia bíblica: “el que se halle libre de culpa que tire la primera piedra”.

Resulta que don Jesús, después de asegurar que “denunciamos oportunamente desde 2011, (que) el PRI y el crimen organizado en Michoacán y presuntamente en otros estados- mantuvieron nexos que facilitaron la llegada de Fausto Vallejo a la gubernatura”, exige al gobierno federal que se investigue conforme a Derecho al ex gobernador y a su hijo, así como al PRI de Michoacán, para fincar responsabilidades y cerrarle el paso a la impunidad.

También deslindó “tajantemente” a su partido, el PRD de cualquier vínculo con la delincuencia, sin embargo algo ocurrió, ya que se acordó del ex gobernador perredista y de su hermano prófugo, Julio César Godoy Toscano, aquel que metieron encajuelado a la Cámara de Diputados para que rindiera protesta y así obtuviera impunidad.

Al final de su escrito-posicionamiento, Zambrano Grijalva, posiblemente al refrescar la memoria, se le dio el doble discurso, al asegurar que refrenda su irrenunciable compromiso con el Estado de Derecho y demanda se investigue “a todo político, del partido que sea, del que se tengan indicios de tener nexos con el crimen organizado”.

Y cómo no, si actualmente políticos, ex funcionarios, miembros de todos los partidos están siendo procesados por presuntos delitos relacionados con la delincuencia organizada, uno de ellos, el prófugo ex diputado perredista, Julio César Godoy Toscano. En el Caso Michoacán, “el que no cae resbala”.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible