Ir al contenido principal

García el farsante

OPINIÓN de Raúl Wiener, Perú.- Tonterías. No sólo el título de doctor le falta a Alan García para dirigir un doctorado, sino la más elemental trayectoria docente. La fecha que consigna en su hoja de vida del 2006, como en la que asume la Dirección del Instituto de Gobierno de la Universidad San Martín es el 01 de octubre del 2001, cuatro meses después de la campaña electoral en la que perdió ante Toledo. Hasta enero de ese año había permanecido en dorado exilio entre Bogotá y París desde 1992. En la década de los 80 se produce su ascenso político y su primera presidencia, y en los 70 fue “estudiante” en Europa y luego constituyente. ¿Cómo pudo acumular horas de enseñanza universitaria antes de ser director de una escuela de post-grado?, ¿en dónde y cuándo ejerció de jefe de práctica, profesor asociado y principal para llegar a autoridad capaz de firmar títulos de sus alumnos?.

Tonterías. El magister que García dice haber realizado en la San Martín de Porres sería del año 2004, tres años después de haber sido nombrado director de un postgrado. El magister no figura además en la hoja de vida del 2006 ante el JNE ni en la web del Instituto de Gobierno y Gestión Pública (IGGP) de la USMP, que hasta hace poco lo publicitaba como doctor. Si fuera cierto lo del magister, cuyas referencias en notas y tesis de grado no aparecen, García se habría especializado en comercio internacional y economía. ¿De dónde sale maestro en gobierno y gestión pública? La única referencia que se puede tomar sobre el punto es su primer gobierno (1985-1990), que era lo que tenía detrás al asumir el cargo. O sea la universidad de su amigo Chang, le asignó enseñar lo que sabía sobre desgobernar al país durante cinco años que resumieron la peor crisis de nuestra historia.

Tonterías. Es más o menos un lugar común decir que García no trabajó nunca en su vida; que apenas ejerció como asistente de algún estudio de abogados; que acumuló buena parte de sus bienes e ingresos de “donaciones” de empresarios amigos; que fue bohemio y desarreglado en Europa; y que se sacó la suerte cuando Haya de la Torre lo convocó al Perú porque se venía la Asamblea Constituyente. El propio AGP confirma está sequía de experiencia laboral, que forma la personalidad de las personas, cuando en su hoja de vida sólo anota la dirección del IGPP como trabajo realizado. Luego apunta que en el 2004 fue socio de una empresa de ventas y que perteneció a un supuesto Instituto del Empleo sin fecha de ingreso y salida, y que fue abogado también de manera nebulosa.

Es decir no fue profesional independiente ni trabajador del sector privado o público, no tiene investigaciones académicas que puedan consultarse, no siguió la carrera docente, no se formó en la materia que enseña, etc. Engañó a todo el mundo, pero esas son sólo tonterías.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible