Ir al contenido principal

Un nuevo cuadro geopolítico mundial

Reuniones de BRICS, UNASUR y CELAC

OPINIÓN de Niko Schvarz.-  La semana pasada se realizaron en dos ciudades brasileñas (Fortaleza, capital del nororiental estado de Ceará, y Brasilia, capital de la República Federativa) una serie de reuniones que congregaron a las cinco naciones que forman parte del BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, a las 12 naciones sudamericanas agrupadas en la UNASUR, y también a las que reúnen a estas últimas con los países caribeños en la CELAC, reuniones a las cuales se agregaron una variedad de encuentros bilaterales de diverso orden entre los participantes en dichos eventos. Las resoluciones adoptadas en estas reuniones revisten una extraordinaria importancia internacional, ya que están destinadas a configurar un nuevo cuadro geopolítico mundial.

El presidente boliviano Evo Morales, activo participante en la reunión del 16 de julio entre el BRICS y los países sudamericanos de la UNASUR, calificó este encuentro como histórico, en la medida en que tendía a consolidar un nuevo mundo multipolar y a fortalecer la lucha liberadora de los países de América Latina. Felicitó a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, por organizar esta reunión, después que su país albergara el Mundial de fútbol. El presidente venezolano Nicolás Maduro fue categórico al afirmar que la reunión tendía a crear una nueva alianza geopolítica de carácter mundial.

Estas conclusiones derivan de las resoluciones fundamentales que adoptó el BRICS en su VI Cumbre efectuada en Fortaleza, que reunió a la presidenta anfitriona de Brasil, Dilma Rousseff, con sus pares de Rusia, Vladimir Putin, de China, Xi Jinping, y de Sudáfrica, Jacob Zuma, y con el primer ministro de la India, Narendra Modi. El bloque de los países emergentes llegó a un acuerdo para establecer un Nuevo Banco de Desarrollo y también a un arreglo sobre reservas contingentes (ARC). El nuevo banco de desarrollo NBD con una dotación inicial de 100 mil millones de dólares financiará especialmente proyectos de infraestructura y el acuerdo de reservas de contingencias, ARC, deja a disposición de los Estados parte un fondo conjunto de 100 mil millones de dólares para afrontar posibles tormentas financieras internacionales. Ambas iniciativas por su porte implican un desafío abierto a la arquitectura financiera dominante, que tiene en el Fondo Monetario Internacional y en el Banco Mundial dos de sus principales instrumentos. Se dijo concretamente en la reunión de Fortaleza que la creación del Banco de Desarrollo por parte del BRICS estaba destinada a poner coto al predominio del FMI, a actuar contra el neoliberalismo y el neocolonialismo.

“Sudamérica saludó el nuevo banco alternativo al FMI y al Banco Mundial”, decían los titulares de prensa, y se explicitaba que los presidentes sudamericanos apreciaron la creación del banco de los BRICS como alternativa al FMI y al Banco Mundial, en una inédita cumbre en Brasilia con los líderes de las potencias de ese foro. Señalaban que el Nuevo Banco de Desarrollo financiará especialmente proyectos de infraestructura y el Acuerdo de Reservas de Contingencia (CRA) deja a disposición de los estados parte un fondo conjunto de 100 mil millones de dólares para afrontar posible tormentas financieras internacionales. Se citaban al respecto las declaraciones el presidente venezolano Nicolás Maduro en el sentido de que ambos instrumentos “Han sido recibidos como una gran noticia en toda la región de Sudamérica, y hemos propuesto una alianza de trabajo del Banco del Sur y el banco de los BRICS”. El presidente boliviano Evo Morales agregó por su parte: “Lo que hacían el Banco Mundial y el FMI es chantajear a los gobiernos. El nuevo banco de desarrollo estoy seguro en el futuro acabará con las políticas de neoliberalismo y nuevo colonialismo”.

Debe tomarse en cuenta que el BRICS es un espacio de coordinación política y económica entre las cinco principales economías emergentes, que representan el 47 % de la población mundial y el 28 % del PBI mundial. La sede del NBD estará en Shanghai y su capital inicial autorizado de 100 mil millones de dólares será compartido de manera equitativa entre los miembros fundadores, según se indicó en la declaración de Fortaleza.

Los cinco países decidieron que el primer presidente de la junta de gobernadores será ruso, el primer presidente de la junta de directores será brasileño y el primer presidente del banco será indio. También acordaron establecer un centro regional africano del NBD en Sudáfrica. La finalidad del banco será “movilizar recursos para proyectos de desarrollo sostenible y de infraestructura en el BRICS y otras economías emergentes y en desarrollo”, y al respecto el documento establece: “Sobre la base de sólidos principios bancarios, el NBD fortalecerá la cooperación entre nuestros países y complementará los esfuerzos de las instituciones financieras multilaterales y regionales para el desarrollo global, con lo que contribuirá a nuestro compromiso colectivo para alcanzar el objetivo de un crecimiento firme, sostenible y equilibrado”.

En cuanto al arreglo sobre reservas contingentes (ARC), “tendrá un positivo efecto precautorio, ayudará a los países a evitar las presiones de liquidez en el corto plazo, promoverá la cooperación del BRICS, fortalecerá la red de seguridad financiera global y complementará los arreglos internacionales existentes”.

Se proyectó asimismo entrelazar y complementar la acción del Banco del Sur creado por los países sudamericanos con el Banco del BRICS, para una acción más eficaz. Los cinco países expresaron su disposición a facilitar aún más su comercio recíproco, mejorar los lazos financieros, abordar los desafíos del área fiscal y aprovechar el potencial de cooperación en los mercados de aseguradores y reaseguradoras.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró que es tiempo de elevar el papel del BRICS al nuevo nivel y convertirlo en una parte inalienable del sistema de administración mundial en pro del desarrollo sostenible. “El mundo moderno en realidad es multipolar, complejo y dinámico. Cualquier intento por crear un modelo de relaciones internacionales donde todas las decisiones estén dentro de un mismo polo, es ineficaz”, declaró Putin luego de esta reunión y de una visita previa que realizó a una serie de países latinoamericanos como Cuba y Nicaragua, para promover el papel del BRICS. Dijo también que la organización debe desarrollar la cooperación con la Organización de las Naciones Unidas “en todas las formas posibles”. Propuso además crear un mecanismo de consultas regulares de alto nivel entre los respectivos Ministerios de Relaciones Exteriores sobre diferentes conflictos regionales par acordar, donde sea posible, posiciones comunes y esfuerzos conjuntos para garantizar su solución política y diplomática.

El presidente ruso apoyó la decisión de crear el Banco de Desarrollo del BRICS, así como la creación del fondo de reservas monetarias y señaló que ambas “son acciones prácticas para nuestros países, con la intención de fortalecer la arquitectura financiera internacional y hacerla más equilibrada y justa”. Dijo además que debe estar al orden del día las reformas del Fondo Monetario Internacional (FMI), dado que “los países del BRICS están preocupados por el retraso poco razonable para el sostenimiento de un debate sobre este asunto, lo que pone en riesgo todos los esfuerzos del grupo del G20 en esta dirección”. Pidió además que se satisfagan las demandas legítimas de las nuevas economías para equilibrar al FMI en una nueva realidad.

Fue en ese marco que en reuniones bilaterales Rusia y Brasil acordaron firmar una serie de acuerdos que elevan el intercambio comercial recíproco a 10 mil millones de dólares. Dilma Rousseff destacó la importancia de la cooperación en las áreas de la defensa y la energía, que incluye un sistema de defensa antiaérea y usos pacíficos de la energía nuclear. También China firmó acuerdos con Argentina que establecen millonarias inversiones chinas en ferrocarriles, energía e infraestructura, intercambiando los documentos respectivos el presidente Xi Jinping con la presidenta Cristina Fernández en la Casa Rosada. Asimismo, Bolivia firmó acuerdos con China para la adquisición de aviones y construcción de carreteras.

El 17 de julio se efectuó en Brasilia una reunión de los países integrantes de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) con el presidente de China, Xi Jinping. La realización de este foro había sido resuelta en la II Cumbre de la CELAC efectuada el 28 y 29 de enero de este año en La Habana, Cuba, país que desempeñaba entonces la presidencia del organismo, que ha pasado ahora a manos del mandatario costarricense Luis Guillermo Solís. En esta instancia habló el presidente cubano Raúl Castro para resaltar la voluntad política de nuestros países en el empeño por consolidar el diálogo y la cooperación entre China y América Latina y el Caribe, con vistas a favorecer el desarrollo mutuo. Destacó en ese sentido el carácter constructivo de 5 propuestas formuladas en la reunión por el presidente chino y abogó por “un diálogo bilateral sistemático acerca de los principales problemas internacionales, defender los intereses del Sur y avanzar en ambiciosos proyectos de cooperación, comercio, inversiones y relaciones financieras, con un fuerte componente de ciencia, tecnología e innovación, y énfasis en la formación de recursos humanos”. En ese sentido, destacó la trascendencia de la creación del nuevo Banco de Desarrollo y de un Fondo Común de Reservas de Divisas acordado en la reunión de Fortaleza, dijo que el desarrollo económico y social de América Latina, el Caribe y China constituye un significativo aporte a la construcción de un sistema financiero internacional más incluyente, y solicitó que se atendiera con especial atención la situación de las repúblicas caribeñas ( poniendo como ejemplo a Haití), víctimas por añadidura de huracanes devastadores y de las consecuencias del cambio climático. Instó de manera fundamentada a continuar trabajando juntos para promover las relaciones entre ambas partes, las naciones sudamericanas y caribeñas y la gran nación asiática, basadas en el respeto, la igualdad y el beneficio mutuo.

Por último y no menos importante (last but not least, como dicen los ingleses), en las reuniones mencionadas los integrantes del BRICS y las naciones sudamericanas y caribeñas declararon su plena solidaridad con el pueblo palestino y su firme condena a la invasión de Israel a la Franja de Gaza. Reclamaron un pronunciamiento inmediato de la ONU y de su Alto Comisionado de DDHH, para salvar vidas humanas y detener el genocidio israelí.


nikomar@adinet.com.uy

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible