Ir al contenido principal

¿Franco ha muerto?

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- Vi la entrevista de Jordi Evole a Gerardo Iglesias. Todavía hay seres puros, pensé. El avejentado político tiene huellas de mina en la frente. Y huellas de cárcel en el alma. Y huellas de ideales sostenidos en toda su existencia. Vive lejos de lo que tuvo, pero muy cerca de los que siempre fue: un luchador honrado y limpio en favor de un país honrado y limpio. Gerardo recorrió para Jordi la visión del vientre de su padre reventado por los asesinos pagados por una dictadura. Cinco años para recoger las tripas de aquel padre. Y sus primero trabajos con doce. Y las honduras de la tierra en busca de carbón que quemara la piel del cuerpo, fabricara silicosis para muchos y llenara de miedo el ambiente grisú con una muerte azulada.

Partido comunista. Izquierda Unida. Secretario general. Un R-18 como lujo supremo. Sin privilegios de viajes pagados y sin justificar para reunirse con miembros del propio partido o para besar unos labios hermosos, unos pechos hermosos, un cuerpo hermoso. Reuniones y caricias que paga el pueblo sabiendo de quehacer político y de amores con caricias isleñas. Sin nada que justificar porque el contacto político es secreto y es secreto el amor cuando la distancia impide el tacto y la sonrisa.

Gerardo lo tiene claro. Volvió a la mina masticando polvo negro porque los hijos necesitaban pan blanco. Casi se le troncha la espalda cuando cayó desde quince metros de altura. No supo de puertas giratorias. Prefirió la línea recta. Y lo tiene claro. La corrupción actual es la consecuencia de aquel entonces, de cuando murió el dictador y hubo que compaginar la vieja guardia de los alrededores de El Pardo con la alegría de la libertad. Hubo que obedecer el pasado militar con la irrupción del futuro. Se hizo lo que se debió hacer y mucho de lo que no se debió hacer nunca. Hoy todos nos revolvemos contra aquella transición. Pero los que ya tenemos canas en la sangre sospechamos que tal vez fue lo único posible. Para bien y para mal, pero tal vez, sólo tal vez, lo que se pudo. Y la Constitución excesivamente sacralizada, ensalzada pero no cumplida, vitoreada aunque sin conseguir las metas que exige. Son utopías. Y se profana la utopía con el desprecio olímpico de quien no tiene el coraje de poner en práctica los derechos exigidos. Y se subordina todo a lo que el capital permite, a lo que al capital le beneficia, a lo que el capital asimila por conveniencia propia. Debe cumplirse lo que pide la Constitución si no obstaculiza el progreso del dinero. Si lo frena se le remite al cajón fúnebre de las utopías.

El capital es la nueva dictadura. Y hay que luchar contra esta dictadura y hacer una transición nueva. La historia es dinamismo. Cuando la queremos detener la cosificamos y confundimos el peregrinar en el tiempo con un mausoleo. Y esa cosificación, con la sacralización que pretenden los que fueron sus protagonistas y los primeros mandatarios, es aferrarse a Cuelgamuros. Desde aquella quietud se perpetúa una dictadura que pretendió hacer de la historia una propiedad privada del dictador. En ese sentido dice Gerardo que todo sigue atado y bien atado. Y la corrupción, asegura el viejo político minero, es una consecuencia de aquella corrupción radical que fueron los cuarenta años.

Una gran parte de la sociedad actual no vivió aquella transición ni se siente comprometido por una Constitución que es repetidamente incumplida. Exigen un protagonismo existencial. Y se detecta un miedo atroz al cambio. Las nuevas generaciones políticas tienen derecho a ser protagonistas de su tarea histórica. No tienen por qué respirar el aire frecuentemente viciado de sus antepasados. La miseria en la que está hundido el país no es el fruto unívoco de un partido o un gobierno. Con altibajos, se ha ido engendrando a los largo de este tiempo. El reconocimiento de derechos ha sido seguido de una amputación de esos mismos derechos. El bienestar ha devenido en hambre, desahucios, recorte de relaciones empresario-trabajador, ataque a sindicatos y al mundo obrero. Falta de medios educativos y sanitarios. El malestar es también un elemento devenido, que ha desembocado en el aquí y ahora, pero que se engendra en el ayer.

Tenemos derecho al mañana. Y si el miedo, el apego al poder nos priva de ese riesgo de construir el futuro es que Franco no ha muerto. Su cadáver nos lleva al inmovilismo que pretendió como pretenden todos los que se sienten dueños de la historia.

Estamos necesitados de seres puros, limpios, honrados. Existen. Sólo hay que creer en la resurrección de la vida.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible