Ir al contenido principal

La libertad no vale nada

OPINIÓN de Raúl Wiener, Perú.- El 15 de julio de este año escribí: “Ya no me cabe ninguna duda que el caso Edita Guerrero y su esposo desalmado, es otro psicosocial de prensa en la misma línea en que se manejó la desaparición de Ciro y la imputación de “mujer fatal” contra Rosario Ponce; la acusación contra Eva Bracamonte que la tuvo tres años en la cárcel en base a conjeturas; el caso de Alicia Delgado y Abencia Mesa, que tenía que tener una autora intelectual de la farándula para que mantuviera el interés público, etc.”

“Ahora tenemos al viudo al que le gritan asesino en la calle, le apedrean la casa y le agreden a la hermana, porque el pueblo pide un linchamiento contra el supuesto asesino de su ídolo musical. Y como el pobre señor Fiscal de la Nación le han dado golpe tras golpe desde la gran prensa, lo hemos encontrado en el momento menos esperado en una conferencia de prensa al lado de la médico legista que ha variado la necropsia original para cambiar la causa de muerte y abonar el linchamiento del señor Olórtiga.”

Ayer las noticias indican que finalmente el señor Paul Olórtiga, viudo de Edita, ha recuperado su libertad, después que una sala superior considerara que los criterios de la primera instancia, se habían “debilitado” porque nuevos testigos habían afirmado que la fallecida no había mostrado nunca señales de una relación violenta con su marido, pero sí los síntomas de la enfermedad que según los médicos le costó la vida. Un paso atrás del Poder Judicial que evita tocar el asunto de fondo que fue el linchamiento mediático del dentista que aparte de perder a su esposa debía cuidar de hijos pequeños.

La intervención penosa del Fiscal de la Nación, que confirmó todas las aprehensiones sobre su persona al aparecer al lado de la autora de la segunda necropsia que pretendía darle un complejo giro a este caso, contribuyó a prejuzgar al viudo, mientras el señor Ramos trataba de ganarse algo como intérprete de la corriente de sanción. Entretanto el grupo musical del que formaba parte la muerta conoció su mayor hora de éxito en los días del escándalo, cuando estalló la nueva acusación, durante la clandestinidad de Olórtiga y cuando fue detenido. Ahora, curiosamente, los hermanos de Edita se han retractado de las acusaciones contra su cuñado y todos reconocen que la artista vivió casi diez años sabiendo que su vida pendía de un frágil aneurisma.

¿Quién ha torcido el criterio de que los casos que debían llevarse en libertad hasta el momento de la sentencia judicial, ahora concluyan reiteradamente en prisión dizque preventiva de los inculpados, sobre todo cuando hay presiones políticas y mediáticas de por medio, alentando además a creer que el que recibe orden de detención ya ha sido prejuzgado y es medio culpable violando de principio de presunción de inocencia que nadie sabe dónde se perdió?.

Justicia climática para África



ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible