Ir al contenido principal

¿Unidad?

OPINIÓN de Rafael Fernando Navarro.- A veces uno empieza a escribir con un escalofrío en la piel. Confieso que lo siento, que la perfora y me llega hasta la sangre. Por eso quiero desde las primeras líneas dejar claro mi condena más ardiente contra un terrorismo cruel, como todo terrorismo, que pretende por la fuerza amordazar los derechos humanos más elementales. Lo repito para todos aquellos que después aprovechen mi escrito para tacharme de cómplice, de contemporizar, de admitir ciertos asesinatos o de demagogo. Por ahí andan algunos periodistas de papel y de radio pisando las palabras que no les convienen, hocicando en miserias creadas por ellos mismos para poder alimentar su odio hacia todo aquel que no participa de la amargura que revelan cada vez que empuñan la pluma o el micrófono.

Francia se ha desangrado. El brazo armado del odio descuartizó las venas de unos periodistas, de unos ciudadanos que compraban comida para sus hijos, de unos policías que entregaban su amor a la ciudadanía. Y el mundo sufrió una hemorragia porque todos nos sentimos Francia, nos sentimos humoristas, nos sentimos compradores de alimentos, nos sentimos policías con la nuca rota por la balas asesinas de alguien que ha hecho del odio el eje de sus vidas.

El mundo, en gesto de unidad, se ha puesto de pie. El mundo, en un gesto de fraternidad, echó rodilla en tierra y llegó a la conclusión generalizadora de que el Islam tiene que plegarse a nuestras costumbres, como si nuestras costumbres fueran arquetipo de bondad, de espíritu creador, de práctica esforzada de derechos humanos, de todos los derechos humanos, de todos los seres que tienen derecho a esos derechos humanos. En estos momentos en que me enfrento al ordenador, París es una inmensa manifestación. Y al frente, el gobierno en pleno, sin fisuras. Y acompañando el dolor de los franceses varios jefes de estado y de gobierno. Un solo grito para dar calor a las familias, a los cuerpos de seguridad, a los periodistas y a todos los franceses que lloran por dentro con la valentía de quien sabe que llorar es fecundar la sangre derramada.

Todo es un signo de unidad. O tal vez sólo un símbolo. Son coordenadas distintas. Y esa distinción dice mucho del contenido. El pueblo que se manifiesta es puro. Los líderes (nunca supe por qué les llaman líderes) son otra cosa. Porque esos jefes de gobiernos que hoy le miran a los ojos con valentía a las metralletas, son incapaces de mirar de frente al hambre de todo un continente africano, incapaces de unirse para derrotar enfermedades que sólo afectan a los pobres y en consecuencia, no merece la pena invertir en sus inmaculados laboratorios o bien aplauden la fabricación de medicamentos al alcance sólo de los pueblos ricos. Se muestran indiferentes ante la sed, el analfabetismo, la falta de vivienda de pueblos enteros. Esos que miran de frente la dictadura de las armas asesinas pactan y comercializan con dictaduras que emplean esas armas para destruir los derechos humanos en otros países, que postergan a la mujer reduciéndola a un simple capricho de entrepierna masculina. Hay dictaduras amables porque el petróleo tiene reverberaciones de oro, se visitan y encumbran los avances científicos de esos gobiernos, se comercializa con ellos porque por encima de los derechos humanos está el dinero, ese dios tirano, vengativos, ajeno al dolor humano. Es despreciable el profeta en cuyo nombre se mata con armamento vendido a quienes los usan, pero se acoge con respeto sumo a quienes arman a esos asesinos porque nos proporcionan obras de autopistas, ferrocarriles, etc.

No llamemos unidad a esos dirigentes que hoy se manifiestan junto al dolor de los franceses. No tengo pruebas de la buena voluntad que dicen tener. Aparecen a través de las televisiones del mundo, serios, con una amistad interesada, con posturas fingidas. Nadie los ve buscando sinceramente soluciones a problemas que afectan a millones de seres humanos, a sus cuerpos, a sus derechos pisoteados, indiferentes ante estómagos vacíos, ante enfermedades para las que hay remedio, ante ciudadanos del mundo que mueren diariamente porque no son interés para los jefes de los pueblos ricos.


El mundo es la plaza del dolor. No había dirigentes políticos llorando por su pena.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible