Ir al contenido principal

Obama amenaza Latinoamérica

OPINIÓN de Salvador González Briceño, México.- Los países occidentales en decadencia son, como fieras heridas, peligrosos (ver: http://alainet.org/active/81305&lang=es). Y Estados Unidos no es la excepción a la regla. Por el contrario, como imperio encabeza la lista. Peor aún, con Barak Obama —presidente mediocre, vulnerable y sin propuestas propias; títere de los republicanos, afín a sus intereses para salvar a su gobierno y a sí mismo— el peligro aumenta o alcanza dimensiones de riesgo inesperado para algunos países declarados “enemigos”.

A Obama, sus dos periodos de gestión no le alcanzaron (¡a estas alturas ya no cambia!) para levantar la bandera “demócrata” y como tal sus propuestas de campaña (cerrar la base de Guantánamo —las negociaciones con Cuba son mera tomadura de pelo—, reforma migratoria, retiro de tropas de los escenarios de guerra, etcétera). Sin liderazgo y sin respaldo legislativo en el segundo periodo, más bien se dejó arrastrar por la inercia violenta de los Bush (padre e hijo) y los intereses o el negocio que eso representa (venta de armas; invasiones: Irak/petróleo, Afganistán/opio), incluso por encima o en contra del pueblo estadounidense (habrá otros Ferguson). Ya resulta claro que, al término de su gestión, dejará la presidencia a un republicano.

Sin liderazgo y carente de visión geopolítica, Obama ha perdido adentro y en el terreno internacional. Por más que ha intentado meter a los países europeos y a los aliados de la OTAN, tanto en las restricciones económicas contra Rusia como en las acciones de “falsa bandera” para justificar una ofensiva militar, pero sin envío de tropas, nada le ha funcionado. Ahí están: el derribo del avión Malayo, el conflicto en Ucrania que el ejército de Petró Poroshenko tiene perdiendo contra los milicianos del este, y el propio bloqueo económico que castiga fuertemente a los países europeos que están ya en franca rebeldía.

Al contrario, EEUU ha ganado que Rusia y China se acerquen en una suerte de alianza estratégica en varios terrenos, de la economía y de la geopolítica. De ese modo orilla también a que ambos países inviertan en regiones como la propia Europa, África y Latinoamérica. Así, por más que Obama estira la liga para soltarla contra sus homólogos Vladimir Putin/Xi Jinping, el coletazo le revira. Incluso China está fuera del alcance, porque a EEUU nada le resulta con una alianza frágil de Japón o Corea del Sur, contra Corea del Norte o el gigante asiático.

Como que los estrategas de la geopolítica gringa: Zbigniew Brzezinski, Alvin Toffler, Tomas Huntington, Francis Fukuyama, Henry Kissinger, como este último, se quedaron en el pasado y por eso han intentado recrear escenarios de confrontación tipo “guerra fría” vs Rusia, sin resultados para EEUU. Amenaza real representan los partidarios del llamado Nuevo Orden Mundial (NOM), los Roosevelt, Churchill, Rhodes, Wilner, Rothschild, Rockefeller, Warburg, Morgan, Bush, ¡Gates!, o sus ideólogos Aldos Huxley, Bernard Shaw o H.G. Wells, etc.

Precisamente por estas circunstancias se explica que Obama esté cerca de cumplimentar las amenazas contra el chavismo de Nicolás Maduro en Venezuela. Por el petróleo. Pero porque Venezuela no es Rusia, tampoco Irán, que tienen con qué responder. Por cierto que contra Siria inventaron a los mercenarios de un estado que se dice “islámico” pero ignora el Corán; todos capacitados y armados por EEUU y sus amigous. Acá, en América Latina, están los carteles de las drogas domados por la DEA para controlar el negocio de las armas, la variedad de drogas y cualquier tipo de delitos. Pero no funcionan para derrocar gobiernos.

Contra el chavismo en Venezuela, EEUU ha intentado varias rutas y todas le han fallado. Desde el golpe contra Hugo Chávez, la derrota electoral y de Maduro, la oposición mediática, los operativos de protesta en las calles, hasta los escenarios de violencia orquestados para justificar las “violaciones a los derechos humanos” y los atentados a los derechos humanos de los “presos políticos”. Aplica perfectamente en Venezuela la tesis de David Icke, de la generación de la tríada “problema-reacción-solución”, para crear las condiciones del golpe, intervencionismo directo en los asuntos de terceros. Ejemplos de atentados contra gobiernos revolucionarios o nacionalistas sobran en la bitácora de la CIA, de Washington, de la Escuela de las Américas, de los expresidentes y exsecretarios de Estado.

En pocas palabras, a Obama, un líder de pacotilla que ha perdido las batallas en el escenario mundial y dirige a un país en decadencia y se quiere sacar la espina de salvar a su gobierno dando resultados a sus jefes, hay que creerle cuando amenaza a un país poseedor de las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo (ver: http://alainet.org/active/81251) y no posee armamento nuclear, con un proyecto de “liberación nacional” y bolivariano como Venezuela, que participa activamente en proyectos como CELAC o UNASUR, cuando lo señala como una “amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos”. (Orden fechada el 9 de marzo de 2015).

Pero cuidado, porque EEUU con Obama no está solo poniendo su mira en Venezuela, sino contra Latinoamérica, por varias razones:

1) Obama tiene que salvar el pellejo, de sus enemigos republicanos que no lo quieren por su falta de liderazgo e indecisiones guerreras que sí les dieron los Bush; 2) EEUU puede perder en cualquier parte menos en su “patio trasero” (John Kerry), pese a que el sustento está muerto, la Doctrina Monroe (mismo Kerry); 3) El imperio no puede mostrar signos de decadencia y eso se consigue imponiéndose por la fuerza, y el mejor espacio es el tradicional para sus tropelías, como resulta ser históricamente América Latina: golpes de Estado, “guerras de baja intensidad”, militarismo, capacitación, intervencionismo a través de embajadas, CIA, DEA, USAID, acuerdos comerciales, espionaje por muchas vías, gobiernos títeres, narcotráfico, tráfico de armas, etcétera, etcétera; 4) El avance de proyectos ajenos al intervencionismo norteamericano de países como la propia Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Brasil, Uruguay, Guatemala, Paraguay, Dominicana, Perú. Con Hugo Chávez/Nicolás Maduro, Rafael Correa, Daniel Ortega, Néstor y Cristina Kirchner, Luis Inacio Lula da Silva / Dilma Rousseff, Tabaré Vázquez/José Mujica, Álvaro Colom, Fernando Lugo, Leonel Fernández y Ollanta Humala, respectivamente. Por la expulsión de diplomáticos, de empresas trasnacionales, de inversiones, etcétera; 5) El desarrollo de herramientas propias, ajenas por ejemplo al FMI y el BM, pero sobre todo…; 6) Por la presencia de inversionistas rusos y chinos en la región. El Canal de Nicaragua, los BRICS, y demás.

Por todo ello, la ofensiva y amenazas de Obama, de EEUU y sus aparatos de guerra son reales. Dignos de tomarse más que en serio. De condena unánime desde toda la región. De lamentar será si no se contiene ya. La denuncia de los planes, y la solidaridad son urgentes. ¡No a la violencia contra Venezuela! ¿Qué rol juega en esto la oposición venezolana? Que se deslinde. ¿Qué dice Enrique Capriles que es asistido por Felipe Gonzáles? Que lo desmienta ¿Qué, el expresidente del vecino país, el de las bases militares, Colombia, Álvaro Uribe? Que lo aclare. ¿Qué, los “fósiles de la derecha” Andrés Pastrana, Sebastián Piñera y Felipe Calderón? Que se defiendan, si es que pueden.

No obstante, el pueblo venezolano tiene la última palabra. La prueba más dura para el chavismo/bolivariano. Pero más allá: para la liberación de América Latina. Para los pueblos que aspiran a sacudirse a EEUU de sus casas. Un imperio que, como todos en la historia, está perdiendo la batalla desde adentro y hacia afuera. El imperio romano, que inspira tanto a los estrategas gringos, cayó. Como los más. EEUU y Obama son peligrosos, pero a estas alturas resultan hijos de la derrota.

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible