Ir al contenido principal

La insólita detención de Rodrigo Rato

OPINIÓN de Rosa María Artal.- No, no es que no hubiera indicios desde hace tiempo de actuaciones irregulares de Rodrigo Rato, todo lo contrario; pero la forma en la que se llevó a cabo este jueves la detención temporal del exvicepresidente del gobierno popular se sale de lo común. No tiene precedentes siquiera. Los síntomas de circo se detectaban desde la primera mirada al caso. La foto confirma la expectación de la grada con el personal inmortalizando el momento con sus móviles.

Foto: EFE/ Ballesteros

Eldiario.es confirma que la detención se llevó a cabo a instancias del gobierno y a través de agentes de Vigilancia Aduanera, sin haber informado a la Fiscalía Anticorrupción que se enteró por la prensa de la película. Montoro optó por la Fiscalía provincial de Madrid para judicializar el caso. Las cámaras llegaron una hora antes que los investigadores. Numerosos miembros del PP desde el propio ministro de Hacienda al de Justicia salieron a decir que su partido es “implacable” contra la corrupción y que rige para todos el imperio de la ley. De ello da prueba, por ejemplo, la negativa de Hacienda a facilitar información para el Caso Gúrtel al juez Ruz. Lo que a uno de sus órganos de propaganda, mal llamado periódico, La Razón, le llevó a firmar esta portada:



Pero el PP pudo este jueves ofrecer esta imagen a sus electores y al mundo. La detención pública, con forzado de cabeza incluido del poderoso hombre al que ellos encumbraron. Para luego –y acusado de varios delitos- soltarle y dejarle ir a dormir a casa.



De todos los titulares que he leído, éste es el que más me sobrecoge. Pensemos que es solo una frase desafortunada. Porque permisos gubernamentales a la justicia en un Estado de Derecho, no suena nada bien.



Las hazañas de Rodrigo Rato, el vicepresidente y mejor ministro de Economíaque tuvo España según el PP, el que accedió al más alto cargo internacional obtenido por un español –la presidencia del FMI-, uno de los presidentes del pufo Bankia (que el gobierno nos ha obligado a pagar a los ciudadanos), sin duda tiene mucho que contar a la Justicia. Pero las formas apestan.

Dicen miembros del partido,este viernes, que la detención perjudica al PP. Poco remedio había a las hazañas de su compañero con varias querellas en marcha e investigación judicial por los cauces reglamentarios. Esto ha sido una salida desesperada, de pata de banco, propia del PP. Quienes apoyan con sus votos estas actitudes no deben llamarse a engaño de cuando sucede y sucederá, ni tampoco de su propia responsabilidad en que ocurra.

Los miembros del Partido Popular piensan que siguen viviendo en el cortijo en el que sus antepasados tenían convertida a España. Puertas afuera nada importaba. Hoy toda la prensa internacional trae el caso dada la relevancia de Rato, persona que –a instancias del PP y el apoyo de Zapatero- dirigió un organismo decisivo en el mundo.



¿Cómo saldrá el PP de esta chapuza, de esta sucia maniobra electoral? Es de imaginar que como siempre: echando culpas fuera y mirando para otro lado.

*http://rosamariaartal.com/

 

ARCHIVOS

Mostrar más


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible